Visitantes

miércoles, 22 de junio de 2011

UN TIPO CON VALOR




Desde el otro lado del puente, el carpintero observa al muchacho que pide limosna. El hombre se apiada de él y comparten un trozo de pan rancio. El pequeño explica que su ropa sucia y raída, hacen que se sienta un ser despreciable.
El carpintero, lo mira de soslayo; busca en sus bolsillos, saca un billete recién timbrado y le ordena que vaya a comprar, con ese dinero, lo que más le guste. Regresa con un camión de madera y unas pocas golosinas que, hasta entonces, nunca había probado.
Al día siguiente, el carpintero, hurga dentro de uno de sus bolsillos y saca un billete ajado, roto y arrugado. Extiende la mano y se lo vuelve a dar al muchacho. “Cómprate lo que quieras con esto” le dice. Al rato, ve aparecer al pequeño cargando un muñeco y una bolsa, con golosinas. 
Entonces, le mira a los ojos y articula estas palabras: “no importa si eres rico y tu vestimenta está reluciente, o si por el contrario eres pobre y tu ropa se ve sucia o arrugada, tú, al igual que ese billete, eres tanto o más valioso que cualquier otro con quien te compares"

Relato presentado al Vendaval de Microrrelatos 2011

17 comentarios:

AGUS dijo...

Me gustó mucho Maite. Tiene en la forma ese aire de historia antigua. En el contenido, la realidad más actual. Una composición con mucho encanto.

Abrazos.

manuespada dijo...

Un relato con regusto a fábula, a cuento tradicional de los de toda la vida. Me gusta mucho el tono de moraleja (dicho dsde el buen sentido del término), porque le da un toque a cuanto infantil, que tanto me gustaban. Sólo una cosa, en los vídeos con música es mejor poner bandas sonoras, porque la letra de las canciones cantadas despistan al lector, y no digamos y además hubiera una voz en Off. Pero bueno, esto es deformación profesional de mis año de radio (aunque en los micros de la SER también lo hacen y empasta), espero que me permitas la pequeña crítica. Un beso, Maite.

Maite dijo...

Agus: gracias, siempre sabes sacarle brillo a todo ¿no serás primo de Don Limpio? ;)


manuespada: recojo tu comentario como un tesoro, tienes toda la razón, era lo primero que montaba en este sentido y me parece muy acertado el consejo ¡no despiste=no letra en canción! Lección aprendida. Sobre la moraleja, no me gusta mucho ahondar este campo, pero a veces es inevitable, y algunas otras, hasta neceario :D Besos!

Patricia Nasello dijo...

Un encanto, Maite. Micro para todas las edades. Dicen que eso es lo que hace "grande" un texto, que su belleza pueda ser captada aun por un niño.

Besos!

Odys 2.0 dijo...

Bonito cuento en el que destacaría la sencillez de su enunciado y lo acertado de la moraleja :-)

Un beso.

Sucede dijo...

Muy bueno Maite. Suena a cuento de todos los tiempos.
Me ha gustado mucho!
Abrazo!!

Adivín Serafín dijo...

Tan buena la historia como tu madera literaria. Me encanta volver a leerte.

Blogsaludos

TORO SALVAJE dijo...

Bien construido y con espléndido mensaje.

Besos.

Elysa dijo...

He disfrutado al volver a leerlo, tiene un aire de cuento fácil de entender por todos, llega al corazón.

Besos

depropio dijo...

Nos costó sacar tu micro adelante, mierda de tecnología.

Ya te puse en el Vendaval que no tiene moraleja, tiene una verdad mayúscula

Yun Rodríguez dijo...

¡óRale! Un micro con moraleja, qué buena onda n_n

Maite dijo...

Patricia Nasello: efectivamente, nunca debemos subestimar la inteligencia de un niño, si algo le llama la atención a él, es mejor pararse a mirar, porque seguro que merece la pena :D


Odys 2.0: la sencillez de una historia para reflexionar


Sucede: sí, esa es un poco la idea. Con lo que a mí me han gustado siempre los cuentos, no puedo evitar que a veces me salga la vena "cuentista" :)


Adivín Serafín: qué bueno es tenerte de vuelta. Y además, dando ánimos. Gracias.


Toro Salvaje: tal vez se lo puedas leer a los loquitos de tu manicomio ;)


Elysa: algo con una moraleja tan clara no se puede perder en dificultosas interpretaciones o pierde toda su fuerza (creo yo) Un beso grande


depropio: jo que sí, Fer, cómo se resistía el condenado ¿eh? menos mal que no se nos pone nada por delante :D


Yun: me alegra que te gustara, espero que el mensaje retumbe siempre en nuestras cabezas y no nos infravaloremos nunca. Besos.

Cybrghost dijo...

Una preciosa fábula.

EBUDE dijo...

Gracias, Maite, por recordar estas cosas que, por evidentes, deberían formar parte de nuestra información genética: pero, lamentablemente no es así y, lo que es peor, cada vez lo es menos.

Antonio M. dijo...

Comparto el comentario de manuespada. Relato con sabor a fábula...con muy buen sabor¡
Abrazos cuánticos.

Miguel Baquero dijo...

Te deseo, cómo no, toda la suerte del mundo. El relato es fabuloso, por lo de fábula y por lo bueno

Maite dijo...

Cybrghost: ojalá todos tuviéramos claro este mensaje, no solo para apreciar el valor de los demás, si no también el de uno mismo.


Ebude: estoy totalmente de acuerdo contigo, Avelino, debería estas cosas deberían estar en nuestro código genético.


Antonio M.: me alegra que deje ese regustito tan dulce. Abrazos.


Miguel Baquero: Gracias Miguel, supongo que me deseas suerte por lo de "presentado al Vendaval 2011" pero no es un concurso, si no una revolución de microrrelatistas, debes de ser el único en el planeta tierra que no te has enterado :p Besos!