Visitantes

jueves, 28 de julio de 2011

Microrrelato: DIAL

Los dos estaban en la misma onda. Se veían con alta frecuencia en un punto exacto, justo al inicio de la nacional ciento siete, lugar donde, sin pudor, daban rienda suelta a sus sentimientos.
Todo era perfecto. Una dulce atadura tejida por hilos de plata. Y así fue hasta que el gran apagón dejó sin luz sus mundos; ella no encontró su voz modulada, él notó que ya no sintonizaban, y se quedaron allí, varados, mudos, sin poder intercambiar más palabras.

27 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Deberán cambiar de emisora.
Todo se acaba.

Besos.

No Comments dijo...

Perdidos por el submundo de las ondas del dial.

Un saludo indio

Patricia Nasello dijo...

Qué tierno!
Pues habrá de buscarse de otro modo

Besos

Cybrghost dijo...

Es que las audiencias bailan mucho.

Su dijo...

Te he leido y me ha venido a la mente el relato de Relatadamente tuya http://relatadamentetuya.blogspot.com/2011/07/vibraciones.html

Hay veces que cuesta coger la mejor sintonía.

Besitos

Elysa dijo...

¡Qué triste! ese hilo era muy frágil.

Besitos

Anita Dinamita dijo...

Genial, yo también pensé en el relato de Relatadamente tuya... cuando se desintonizan las personas no sé si se pueden resintonizar o mejor cambiar de emisora...
Abrazos

Puck dijo...

Me encanta la magia de la radio y tú la has captado perfectamente
Saludillos

Odys 2.0 dijo...

Inteligente escarceo amatorio en versión radiofónica.

¿Conseguirán Agapita Cienfuegos y Arnaldo Augusto Remigio José De Todos los Santos salvar el abismo que les ha separado, o se consumirán de angustia para siempre?

Lola Sanabria dijo...

¡Ah, qué bueno y original! Me gustó mucho, Maite.

Abrazos ondulados.

Kum* dijo...

Un gustito volver a leerte, Maite. Te extrañé.

Besos sin radio.

Maite dijo...

Toro Salvaje: cuando ya no se sintoniza, es mejor cambiar de emisora, o al final acabaremos oyendo demasiado ruído.


No comments: así es, David, perdidos en las ondas y sin "chispazos"


Patricia Nasello: eres la única que, por el momento, intenta salvarlos ;)


Cybrghost: cierto, y hacen que cambien los contenidos ^_^


Su: gracias por el aporte, no es tan fácil escuchar bien, en cuanto uno se mueve un poco, muchas veces, se pierde la señal :s


Elysa: va a ser que sí, que no había cogido la mejor frecuencia, aunque en ocasiones merezca la pena hacer el esfuerzo.


Anita Dinamita: eterna duda la que planteas, muchos luchan o se resignan, y a los que cambian a veces se les tacha de cobardes y otras...de valientes.


Puck: tienes razón ¿qué tendrá la radio, verdad? que a pesar de los avances y del discurrir velozmente de los tiempos, ella permanece.


Odys 2.0: jajajaja, has caricaturizado muy bien esas series radiofónicas de otros tiempos, tendremos que esperar al próximo capítulo ;)


Lola Sanabria: gracias, Lola, un beso sintonizado, para que lo aprecies en toda su magnitud!


Kum*: Karlos, guapo, por aquí ando de nuevo, aunque un poco como el Guadiana. Espero poder ponerme al día con todo pronto. Besos.

vittt dijo...

ah, la estática..., el sonido a frito en que termina el amor.

manuespada dijo...

Qué bonito Maite, me encanta el título. Como amante de la "arradio" (que deiría mi abuela) me lo quedo. Besos.

Sigrid dijo...

Cada uno en su mundo, sin buscar más allá de las ondas, sin buscar el calor en otros medios... Precioso y triste.
Un saludo

Claudia Sánchez dijo...

Es que la radio es compañía Maite, y cuando se pierde un compañero, a veces uno se pierde un poco también.
Abrazos,

Maite dijo...

vittt: no podrías haberlo descrito mejor ;)


manuespada: pues guárdalo con cariño, porque yo también le tengo un especial amor a este medio, el precursor de otros muchos.


Sigrid: nunca se sabe, es posible que se les quedara obsoleto el medio y buscaran algo más "de hoy en día" en fin... hay quien no sabe apreciar lo que tiene ;)


Claudia Sánchez: totalmente de acuerdo, Clau, cuando uno pierde el apoyo, se le derrumban los cimientos. Besos.

Elise Reyna dijo...

Fantástico, me encantó. Pienso, ante las relaciones que se forman por internet, un día podría pasar lo mismo.

egolastra dijo...

Otro ocupará ese dial...

Respecto al comentario de Elise Reyna, muy certero. Además las relaciones virtuales, más que relaciones complejas pueden acabar (o empezar ya) siendo relaciones acomplejadas.

Una bonita historia, saludos.

Raúl dijo...

Terrible, la fragilidad de algunas relaciones. No están ya ni cogidas por hilos, sino sólo por ondas hercianas.

Acuática dijo...

Ains, ¡no me hables de modulaciones! Me ha encantado la frase: "Una dulce atadura tejida por hilos de plata"...¡qué poético!
Muy buenos los juegos de palabras...
Besitos ;)

Elèna Casero dijo...

¡qué lástima! me ha gustado mucho la idea. Es como escribir cartas y que se pierdan en el horizonte.

Un abrazo

Antonio M. dijo...

Da mucho juego el micro, Maite, y como amante del mundo de las ondas, me ha encantado¡
Abrazos cuánticos¡

Maite dijo...

Elyse Reina: creo que lo que aquí se cuenta podría ser un paralelismo con cualquier relación, ya sea nacida de una manera virtual o en el terreno, a fin de cuentas, ¿cúal es la diferencia?

egolastra: te remito a mi comentario anterior, conozco muchas relaciones de amor y de amistad, nacidas de lo virtual y te aseguro que no tienen ningún complejo, ni nada que envidiar a ninguna otra :)

Raúl: efectivamente, llega un momento en que piensas que los hilos son invisibles, y sin embargo, lo que ha pasado, es que se han roto

Acuática: vaya ojo tienes, Marina, esa frase tenía toda la intención poética ;)

Elèna Casero: las cartas es otra preciosa forma de comunicación

Antonio M: yo también soy una amante de este medio, me parece que siempre sobrevivirá a los avances, toda una heroicidad

egolastra dijo...

Hola Maite, tú lo señalas muy bien: relaciones "nacidas" de lo virtual que pueden llegar a ser bonitas historias de amor.
Pero una relación que sólo sea virtual, que no pueda afrontar un cambio de escenario.. siendo también gratificante; siempre envidiará el pellizco del encuentro.

Un abrazo virtual :( :)

Yun Rodríguez dijo...

Amo la radio, este micro me pone nostálgica. Saludos.

Maite dijo...

egolastra: ahí tienes toda la razón, no puedo reargumentar nada, si no termina habiendo roce, o es platónico y por tanto imposible, o terminará en el olvido, por terminarse el calor inicial a falta de "tacto"


Yun Rodríguez: a mí también un poquito