Visitantes

lunes, 29 de agosto de 2011

Microrrelato: ACUAFILIA

El pez ve al gusano en el agua. Mueve sus aletas y comienza a hacer unos bruscos movimientos que avisan a los otros de que en la zona, hay alimento.
De entre los arrozales emerge la figura de un barbo descomunal, quien se abre paso entre el resto. Observa el sedal del que cuelga la lombriz perfectamente ensartada en el gancho. Abre la boca y traga el cebo. Siente el afilado anzuelo clavándosele con firmeza en el cuerpo. Entonces empieza a dar fuertes tirones, llevando al hombre cada vez más y más adentro. El pescador pierde pie. Miles de peces celebran que hoy, hay alimento.

21 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El pescador pescado.

Besos.

Paola dijo...

muy bueno, me gusto el giro del final

Patricia Nasello dijo...

Clap, clap, clap!!!!!

Bienvenida, Maite

Un beso grandote

Elysa dijo...

Buen micro, una se espera algo cuando lee: Siente el afilado azuelo. Pero no ese final. El pescador cae en la trampa.

Besitos

Adivín Serafín dijo...

La venganza se sirve fría y húmeda.

Blogsaludos

Maite dijo...

Toro Salvaje: así es, ¿por qué esa frase tiene que ser exclusiva de los cazadores? ;)


Paola: me alegra que te guste y aprovecho para darte la bienvenida ;) Siéntete cómoda


Patricia Nasello: gracias guapa, veremos si consigo que no me salgan agujetas :p


Elysa: el pescador cae en la trampa, y espero que el lector también ;) Un beso


Adivín Serafín: respuesta correcta :D

Pablo Gonz dijo...

La cosa es aprender de los animales; no que ellos aprendan de nosotros.
Buen micro. Aplauso,
PABLO GONZ

manuespada dijo...

Muy buena inversión, el cebo realmente era el hombre, pero él no lo sabía. Estupendo, menudo festín se van a dar. Besos y feliz regreso, Maite.

Maite dijo...

Pablo Gonz: siempre hay que aprender de los demás, de sus virtudes, y de sus defectos. Un abrazo, PG

manuespada: todo un banquete, Manu. Nunca hay que menospreciar al rival.

Ene dijo...

Y el pescador conoció las aguas...

NiñoCactus dijo...

Un giro inesperado... ¿Quién sabe? Tal vez sea la forma de "alimentar" luego a su familia...
Abrazos con escamas

Yun Rodríguez dijo...

Jajaja, maravilloso, justiciero y terrorífico para los nuestros. ¡Saludos!

Elèna Casero dijo...

Buen micro.Inesperado giro de la naturaleza.

Un beso

Cybrghost dijo...

La próxima vez que coma pescado lo veré como un combate. Era él o yo.
Me gustó.

Nicolás Jarque dijo...

Maite me ha gustado este relato donde el cazador es cazado. Muy bien contado y una sorpresa final que te deja con una sonrisa y todo. Seguro que ya te habrán dicho que recuerda a "Al viejo y al mar", por lo menos a mí sí.
Un buen micro, un saludo.

depropio dijo...

Me ha recordado mucho a los micros que escribe Hank Moody (es un halago).
Me gustan sobre todo las trs últimas frases, son un micro en sí mismas

Elise Reyna dijo...

Muy buena mini. Cariños

montse dijo...

Llamaron al primo zumosol con aletas para poner al pescador en su sitio!

Maite dijo...

Ene: y caminó sobre ellas.


Niño Cactus: le has dado un gran sentido al micro, lo has metido en un bucle, en el ciclo de la vida!!


Yun Rodríguez: así es, Yun, nunca menosprecies a tu adversario por inofensivo que parezca!


Elena Casero: la naturaleza tiene su propia idiosincrasia, siempre nos sorprende!!


Cybrghost: el pez pensará lo mismo que tú ;)


Nicolás Jarque: pues mira, no me lo había dicho nadie, me halaga la comparación, por lejana que sea ;)


depropio: conozco el buen hacer de Hank y desde luego es un halago ;) lo mismo que contar con tu presencia y comentario, tú sabes el porqué.


Elise Reyna: gracias, por el comentario y el cariño depositado


montse: sip, la famiglia ;)

Anita Dinamita dijo...

Maite, me gusta la solidaridad que pintas a los peces, avisan a los demás de que hay alimento, el más grande se encarga de pescar. Toda una trama bajo las aguas.
Abrazos tardíos

Maite dijo...

Anita Dinamita: tú nunca llegas tarde ;)
La verdad es que este pez nos da un ejemplo, porque no siempre el grande es el que se hace cargo de la responsabilidad