Visitantes

lunes, 9 de enero de 2012

Microrrelato: UN MAL DÍA



El pie izquierdo no me quiere hacer ni caso; camina bajo escaleras y andamios, se para cada trece pasos dados y da puntapiés a los gatos, de color negro, para más señas. Esta mañana, nada más sonar el despertador, ha vuelto a adelantarse a mi extremo derecho. Con un fuerte impulso él ha sido el primero que se ha posado en el suelo. No sé porqué, pero sospecho que hoy tampoco va a ser mi día de suerte. Decido hacer algo para evitarlo. Con un machete corto de un tajo limpio al causante de mis desdichas. Lo noto caer, como si se hubiera desprendido de mí, o tal vez soy yo el que se desprende de él. Oigo llegar la ambulancia. Me introducen en ella y el sonido se hace aún más fuerte. Al lado de la camilla veo un cubo con mi pie bien conservado en el hielo. Estaba seguro, hoy, tampoco iba a ser mi día de suerte.

28 comentarios:

Su dijo...

Jejej, ya ves, ni cortando por lo sano lo consigue.

Es que hay cosas contra las que no se puede luchar.

Besitos

Elisa dijo...

Hoy te ha salido un humor tirando a negro, el final es muy divertido.

Yunuén Rodríguez dijo...

Jaja, conocía el síndrome de mano ajena, pero eso de levantarse cada día con el pie izquierdo no se tolera.

TORO SALVAJE dijo...

Seguro que la ambulancia choca con un camión.

Besos.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, desde luego que no parece que vaya ser el día de suerte que se espera, y todo por culpa de ese revoltoso pie que no hace más que incordiar. La medida antisuerte muy radical, ¿no?
Buen ejercicio.
Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

El micro es simpático pero... esa foto, ¿de dónde la has sacado? Le va como anillo al dedo y ¡qué dedos!
En fin que se lo van a implantar y que el pie va a seguir como siempre, a su bola.
Un beso, Luisa.

David Moreno (No Comments) dijo...

jajajaja ni cortando por lo in-sano, jajaja Un poco gore ¿no? jeje

Un saludo indio

Anita Dinamita dijo...

Jope, Maite, qué relato tan bueno!!! Has hilado fino con todas las supersticiones para dejarnos con un pie que se va solo pero que se queda.
Abrazos

Cybrghost dijo...

Ays, supercherías. Yo creo que me levanto todos los días con el pie derecho, y tengo muchos malos días. Digo creo porque ocupo la parte derecha de la cama, pero me levanto demasiado espeso para estar seguro.

AGUS dijo...

Humor negro en estado puro con su miga detrás. Me gustó mucho la duda que planteas: me desprendí de él o él de mí.

Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Me ha puesto la piel de gallina esta amputación como respuesta a la rebeldía.
Buen micro.

Abrazos enteritos.

PD. Gatos, datos, chirría un poco ¿no?

Adivín Serafín dijo...

Madre del corazón hermoso, no se libra de él ni a tiros.

Blogsaludos

Maite dijo...

Su: efectivamente, lo que no se puede...no se puede y además, es imposible :)


Elisa: más que tirando a negro -lo que sería más o menos un gris- yo lo veo negro del todo, jejeje. Besos.


Yun: un pie díscolo e intolerable, pero el dueño no parece ser muy inteligente, ¿no crees?


Toro Salvaje: solo si el camión está cargado de pies.


Nicolás Jarque: si es que ya se sabe que a grandes males, grandes remedios. Aunque insisto, para mí que este tipo se lo va buscando.


Luisa Hurtado: pues la foto es de nuestra siempre bendita fuente de datos -internet- Y sí, le va como anillo al dedo, pero que no se entere el pie o saldrá huyendo para casarse y ponerse una alianza.


David Moreno: y si te lo imaginas con la sangre saliendo a borbotones, el gore se queda corto, puag. Abrazos dislocados.


Anita Dinamita: hay cosas que solo se desprenden de uno cuando ese uno se da cuenta que le pertenecen ¿se ha entendido? glups.


Cybrghost: pues tal vez no debas cambiar de pie al salir de la cama, pero sí de pensamiento :) Lo pruebas y me cuentas. Besos.


Agus: comentario de hilo fino el tuyo, sí señor. Lo peor de todo es que el señor no se de cuenta que cortándose el pie, aunque se desprenda de él, solo conseguirá tener otro día de mala suerte o "mala pata"


Lola Sanabría: ¿un poco? chirría mucho, mucho, me di cuenta y pensé haber puesto la versión corregida, con señas, pero nop, gracias por la llamada de atención!! Besos mil.


Adivín Serafín: hummmm, ¿a tiros, dices? es una idea, se la diré al protagonista a ver qué le parece ;)

Ximens dijo...

jeje, me gusta por el mensaje bíblico que lleva, ese de si pecas con la mano derecha córtatela (¿era mano, ojo, oreja, labio o pene? no recuerdo, quizás fuera pie). Pues eso, que si el jodio pie izquierdo va a su aire, mejor cortárselo. El final me gusta, ese implante le volverá a la desazón. Por cierto, que en la foto el pie golfete es el derecho (jeje)

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¿Que puede ser peor que que el pie izquierdo vaya a su libre albedrío?

Un micro genial, Maite.

Hilarante.

Un abrazo,

Mar Horno dijo...

¡Qué bueno Maite! No se podrá deshacer de él, lo estoy viendo. Se lo cosen y punto. Maldito pie. Divertido y muy bien escrito. Un beso.

Maite dijo...

Ximens: estás seguro que el golfete no es el izquierdo ;) vuelve a mirarlo. Abrazos.


Pedro Sánchez Negreira: yo no encuentro nada peor :p
Esa es la mejor lectura, la de la sonrisa!


Mar Horno: lo va a tener difícil, no parece sencillo deshacerse de él. Si este hombre se divirtiera más, como lo hacemos nosotros con la escritura, o sacara a bailar más a ese pie, seguro que cambiaría su perspectiva. Besos!!

Laura dijo...

Genial Maite, me ha recordado a un pie izquierdo que también escribí y acabó cosido. Ji,ji, en medio de todo tu pie izquierdo y el que yo creé tienen algo en común, son inseparables del cuerpo.

Lo publicaré un día de estos.

Un besote des -
demispalabrasylasvuestras. Laura.

Elena Casero dijo...

Lo que más me ha gustado del micro es la disyuntiva entre si se ha desgajado él de ti o tú de él.

Un abrazo

manuespada dijo...

Grandioso Maite, el final me parece grandioso, estoy viendo ese cubo de hielo con el puñetero pie. Es un micro que se podría llevar muy bien al cine, muy visual, saldría un gran cortometraje de humor negro.

Raúl dijo...

No hay mayor lastre que la superstición. menos mal que nos queda reírnos de ella... como con tu relato.

Maite dijo...

Laura: me encantará leer tu relato, espero pronto su publicación y allí estaré leyéndolo :)


Elena Casero: tengo debilidad por ese tipo de imágenes y pensamientos. Besos.


manuespada: te tengo que confesar que cuando lo escribía me imaginaba que se podía hacer un buen corto animado con él (modesta que es una) Besos!!


Raúl: este micro surgió por la superstición de un amigo diciéndome que la lotería había que pagarla o de otra manera no toca. Me reí de él, porque lo único -y poco- que me tocó en reintegro o pedrea fue lo que me habían regalado y no pagado.

Miguel Baquero dijo...

Jejejeje, tienes razón, cuando una parte de tu cuerpo se pone pesadita...

Miguelángel Flores dijo...

Maite, lo mejor, después de cortarlo, es meterlo en el horno y dejar que se chamusque. Con eso se acaba seguro. Pruébalo cuando te lo peguen, es mano de santo, oye.

Un abrazo.

Ana Crespo Tudela dijo...

Si es que contra el destino no hay nada que hacer. Lo malo es que, a veces, a la mala suerte la llamos nosotros de tanto pensar en el miedo que nos da.
Me has hecho reír y eso me gusta, seguro que da buen fario.
Besos

Maite dijo...

Miguel Baquero: no me quiero imaginar a qué te estás refiriendo :p


Miguelángel Flores: lo tendré en cuenta para decírselo a mi protagonista, que a mí aún no me ha dado por cortarme otra cosa que no sea el pelo o las uñas.


Ana Crespo Tudela: Ana, la sonrisa es el mejor de los presagios, así que nos sentiremos afortunados, ya que, en cierto modo, todos somos dueños de nuestro destino, como bien apuntas.

vittt dijo...

tendrías que ver la sonrisa de escualo que me has provocado, maite.

Maite dijo...

vittt: jajajaja, te debía una por la última que me habías provocado tú a mí con tu lápida ;)