Visitantes

sábado, 24 de mayo de 2014

Juego de dioses

Los vecinos envidiaban la ornamentación floral de la que el exuberante jardín de Cliff hacía gala. La mayoría se había resignado a no conocer el secreto, que con tanto celo guardaba su dueño, sobre su abono. Por eso quedaron impactados al escucharlo declarar jocoso a la prensa: "Será la primera vez que un asesinato logre que un escalofrío recorra mi cuerpo" Tras esas premonitorias palabras,  la silla eléctrica fue accionada.

5 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Genial manejo de las palabras en ese final. Me gustó, cargado de ironía.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, un microrrelato que juega con los lectores como si fuésemos esos incautos viandantes, que no se dan cuenta del verdadero secreto que esconde el jardín.

Un buen juego negro.

Besos.

CDG dijo...

Y se acabaron las tonterías.
Un saludo.

Manuel dijo...

Menudo abono cruel. En la china de Mao se usaron cadaveres de la gente que moría de hambre para abonar las tierras de cultivo. El micro es duro y me lo recordó. Gracias

Obat Infeksi Amandel Untuk Anak dijo...

El propósito principal de la vida es ayudar a otros. Si no puede ayudarlos, al menos no nos lastimamos ellos.