Visitantes

miércoles, 6 de abril de 2011

RESTOS DE AMOR

Entró en casa, vestida con un ceñido traje negro, soportando el intenso dolor que le atravesaba la espalda. Miró la caja que había dejado sobre la mesa y buscó un recipiente donde verter su contenido. Una bolsa le pareció lo adecuado. Abrió el microondas y puso dentro la bolsa. Giró la ruedecilla. Esperó unos minutos y una vez desvestida, acercó el envoltorio, que ya estaba tibio, a las lumbares, notando un alivio casi instantáneo. En ese momento pudo sentir que él le proporcionaba el mismo calor que ayer, cuando estaba vivo.

43 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

A grandes males grandes remedios.

Besos.

Luisa Hurtado González dijo...

Tuve como una sospecha según leía, pero no me encajaba, la deseché; después llegué al final, sorprendente y certero. Aún estoy sorprendida porque...has logrado que algo raro parezca normal, has unido el dolor al dolor físico (dolores al fin y al cabo) y les has proporcionado consuelo a los dos.
Muy bueno.

Torcuato dijo...

Dobles sentidos a lo largo de todo el texto.
Logrado, Maite.
Besos.

Víctor dijo...

Ufffffff..... Sin aliento.

AGUS dijo...

Es muy difícil definir esa falta. Siempre se suelen utilizar grandes y altisonantes palabras. Creo que tú diste en el clavo, Maite. El frío es la ausencia. Me gusta mucho, mucho, la precisión y el minimalismo con el que tratas un tema tan universal. Como dijo muy acertadamente Víctor, es un micro que te deja sin aliento. Enhorabuena.

Abrazos.

No Comments dijo...

Me quedé noqueado como Víctor.

Salvaje micro.

Un saludo indio

Daniel Sánchez dijo...

Muy bien trabajada esa metáfora.
Creo que al lector lo noqueas.

Seguramente, junto a Agus y alguno más, eres sin duda de las escritoras que más mantiene esa constancia y rigor en cuanto a calidad y brillantez. Y eso habla de una escritora ya consolidada.

José Antonio Fernández dijo...

Un amor para siempre! Un micro de temática negra y muy bien llevado.
Un abrazo.

bicefalepena dijo...

El que tuvo, retuvo, aunque sea a base de microondas.

Un abrazo

enmalestado dijo...

Madre... realmente terrorífico... Muy bueno

Sandra Montelpare dijo...

ese cierre es tremendo Buenísimo Maite!

Patricia dijo...

Una prosa impecable para un giro final que más que giro es un remolino, un agujero negro.

Bravo Maite!!!

depropio dijo...

Eres una gamberra: nos pones las palabras caja y traje negro para que pensemos en muertos, luego nos devías la atención con el microondas y al final nos vuelven a engañar.
Me gusta que me tomen el pelo asi

Su dijo...

Qué bueno.

Me ha encantado como has jugado con la mezcla de dos realidades para llegar a ese final.

Besos

David Figueroa dijo...

Me da escalofríos pensar en ese "contenido", y por ese simple hecho, me ha gustado mucho el micro.
Abrazos.

Elysa dijo...

Vaya manera de engañarme, yo esperando algo más X y me encuentro con ese final que habla de pérdidas.
¡Bravo!

Maite dijo...

Toro Salvaje: nunca estuvo mejor expresado un refrán que en este caso :D


Luisa Hurtado Gonzalez: creo que es un claro ejemplo de lo que la "socialización del hombre" su educación, sus reglas, sus canónes, etc. hace en nuestra mente. Hay cosas que pudieran ser normales, o no, según se miren. Un abrazo.


Torcuato: esa era claramente la intención, Tor. Un beso.


Víctor: no me asustes!! :D Un fuerte abrazo.


Agus: gracias por tu disección de microcirujano ;) Besos


No comments: ay, madre! que voy a tener que montar un hospital de campaña a este paso ;) Abrazos de los fuertes.

Daniel Sánchez: pues si que parece que el lector se queda algo impactado ;) Ese era el objetivo, así que me pongo un pin! En serio, me gusta ver que la maniobra de distracción ha funcionado, y que el final, que puede que parezca descabellado tal vez quede en el subconsciente del lector como no tan descabellado. Un fuerte abrazo.


José Antonio Fernández: es un relato negro con mucho amor ;) Abrazos

Maite dijo...

Bicefalepena: jajaja, pues sí, viene muy a cuento tu comentario ;)


enmalestado: puede resultar un poco macabro, pero a mí, sinceramente, me resulta muy romántico :D


Sandra Montelpare: ese cierre es el regalo sorpresa :)


Patricia: espero que no te haya succionado :o
Besos!


depropio: Vicente, ya ves, estoy empezando a superar a tu hija en gamberradas :p


Su: efectivamente, he ido recorriendo caminos paralelos. Un abrazo.


David Figueroa: cuando "descolocas" al lector, ya tienes una buena parte de la partida ganada (creo yo) Abrazos


Elysa: así que te esperabas algo más picantón ¿eh? pues espero no haberte defraudado al "romper" con algo tan distinto. Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Precioso. No me salen más palabras.

Blogsaludos

Lola Sanabria dijo...

Para eso se quedó, para eso servía cuando estaba vivo, para dar calor. ¡Cómo sería el hombre! o ¡cómo sería la mujer! Nunca se sabe.

Me gustó.

Besos sin dolor.

NiñoCactus dijo...

Increíble, descarnado y directo a las entrañas...
Aplausos, madmuasela.

Raúl dijo...

Hasta la muerte y más allá...
Buen micro, Maite.

CYBRGHOST dijo...

Tan bueno como macabro.

Maite dijo...

Adivín Serafín: veo, mi querido Adivín, que te has quedado con la parte romántica ;) Un abrazo


Lola Sanabria: bueno, eso es lo que la mujer ha podido rescatar, el calor que siempre le había dado, eso aliviaba un poco su dolor, aunque yo creo que el hombre, en vida, le daba muchísimo más ¿no crees? Besos


NiñoCactus: un placer llegar hasta las entrañas del lector, monsieur. Un abrazo fuerte.


Raúl: ¿hasta que la muerte nos separe? ja! ni por esas.


Cybrghost: como decía por ahí arriba antes, también tiene su puntito romántico ¿no?

manuespada dijo...

Qué bueno. A mí más que una metáfora me parece algo muy real, que se ponga a su pareja caliente tal cuál, a ls bravas. Me ha recordado a un cortometraje que escribió un amigo en el que la chica esnifaba las cenizas de su novio muerto para tenerlo dentro. Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

Tremendo Maite! me has dejado temblando del éxtasis jajaja. A veces lomuerto parece que sigue aquí, vivo, delante de nuestras narices...
Un abrazo.

Maite dijo...

manuespada: tiene cierto paralelismo, y he jugado con ello, pero es cierto que la historia no es una metáfora sino que pretende ser algo real, ¿por qué es malo utilizarlo de esa forma y no el ponerlo sobre la televisión, por ejempo? La opción de esnifar las cenizas también se me pasó por la cabeza, pero no quise que mi protagonista se volviera loca cuando se le acabaran :o Un fuerte abrazo


moderato_Dos_josef: ya sabes que a veces los muertos están más vivos que los propios vivos ;) Abrazos

Gemma dijo...

El frío es la ausencia, como dice Agus, pero también la cara oculta de la crueldad.
Logradísimo. Da hasta grima leerlo.
Besos

Anita Dinamita dijo...

Me parece brutal, y tierno, y de andar por casa, con la bolsa de arena caliente...
Y me parece que nos has dado una idea estupenda por si acaso ocurre una desgracia, no desperdiciar encima de la tele la urna dichosa.
Un abrazo flipado!

MA dijo...

Y es que hay que buscarle un uso a lo que ya no nos sirve.

Maite dijo...

Gemma: espero que tras asimilarlo, produzca también algo de ternura ;)


Anita Dinamita: ya sabes que no hay mal que por bien no venga :o Un súper abrazote


MA: o lo que tanto nos ha servido, procurar que siga haciéndolo, y sobre todo potenciar el sentimiento y evitar que se acabe perdiendo ¿no crees? Un abrazo

Claudia Sánchez dijo...

Este va directo a las series negras. ¡Estupendo Maite! y romántico también, cómo no!
Besos,

Maite dijo...

Claudia Sánchez: Gracias Clau por ver también ese "otro lado" romántico. Un beso.

vittt dijo...

es bueno saber que, además de la leche, uno puede templar el alma con un microondas.

Miguel Baquero dijo...

Ja ja, muy bueno.A lo mejor, si en vez de "caja" hubieras usado urna o recipiente (donde se echan las cenizas de los difuntos)te hubiera quedado ya del todo redondo

woody dijo...

Uno de los comentarios me ha hecho pensar lo frecuentemente que asociamos frío y calor a presencia/ausencia. Y me gusta este juego de contrarios que haces y que logras también con los tonos (un microondas para calentar una ausencia...). Me encantó, Maite

Maite dijo...

vittt: por lo visto se puede templar el alma, sí, hoy he leído por ahí que una madre se ha tatuado con las cenizas de su hijo, así que...


Miguel Baquero: lo pensé, pero poner urna era demasiado evidente, en esa misma palabra se desbarataba todo el micro, como un castillo de naipes (a mi parecer) Abrazos


woody: me alegra muchísimo tu comentario, porque creo que el micro está lleno de simbolismos y también de sentimiento. Un abrazo.

Antonio M. dijo...

La ausencia marea...
Muy bueno Maite ;-)

Maite dijo...

Antonio M.: hay quien hace lo imposible por permanecer eternamente al lado del ser amado ;) Besos

Javi dijo...

Me gusta.

Maite dijo...

Javi: muchas gracias y bienvenido!

Odys 2.0 dijo...

Serán sus cenizas, será su corazón, será una desconsolada viuda o será una viuda negra y vengativa?

La respuesta permanece flotando en la atmósfera; quisiera atraparla, pero me vence su naturaleza esquiva.

Un abrazo

Maite dijo...

Odys 2.0: has abierto una nueva posibilidad, la de la viuda negra, la otra cara de la moneda, toda historia tiene su negativo. Un fuerte abrazo.