Visitantes

viernes, 1 de abril de 2011

UN HOMBRE EN LA LUNA

“Soy capaz de alcanzar la luna y ponerla sobre esta mesa”, dijo Anselmo con voz firme. Los demás, cruzando miradas incrédulas, rieron burlones. “¿No os lo creeis?” preguntó desafiante. La mayoría de los allí congregados lanzaron sonoros abucheos, otros, los menos, aplaudieron la idea alentándole a hacerlo. En un rincón, algunos comenzaron a realizar sus apuestas. El hombre, dolido en su orgullo, se levantó de la silla vociferando: “Yo os lo demostraré” Sin pronunciar más palabras, retrocedió unos pasos para coger impulso y de un salto alzó el vuelo. Todos observaron atentos la maniobra. Su cuerpo, suspendido en el aire, se convirtió en un recorte humano sobre la redondez de la luna. Lo vieron colgando de ella, haciendo esfuerzos por bajarla a la tierra. Al rato descendió avergonzado y aguantando las mofas de todos explicó: “no puedo hacerlo, está anclada al cielo”.

27 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Y según leía pensaba yo: "Por donde saldrá, cúal será el final, qué pasará,..." y el final llegó para pasmarme y sorprenderme, como todo el micro, elegante y perfecto.
Me gustó mucho y todo.
Un beso.

AGUS dijo...

Me gusta mucho la resolución del micro, el final. Quizás lo más importante sea eso, intentarlo, atreverse a cometer lo imposible, más que el resultado en sí mismo. Mucha miga detrás, Maite.

Abrazos.

Kum* dijo...

Impecable, Maite, delicioso de principio a fin:

“no puedo hacerlo, está anclada al cielo”... es un final ferpecto.

Siempre lo he dicho, muchas veces las utopías lo son sólo porque no las intentamos.

Te dejo aquí mi sombrero.

Besos anclados al cielo.

Kum* dijo...

Quise decir.... aquí.

CYBRGHOST dijo...

Genial. Y la gente paso por alto lo extraordinario de alcanzar la luna centrándose en su fracaso.

Su dijo...

Qué bonito, Maite.

Sí, esa frase de la luna anclada al cielo es preciosa. Pero también lo que dice Cybr, el hecho de alanzarla, y yo no diría fracaso, sino la aceptación y respeto.

A lo mejor me fui por peteneras, pero... en fin, que precioso.

Abrazos

manuespada dijo...

Es muy bonito este microrrelato, Maite, Javier Tomeo tiene alguno parecido de un hombre que apaga estrellas con la mano o un niño que prende la luz de una estrella para ponerla en el moño de su madre. Besos.

Anita Dinamita dijo...

La imagen del hombre colgando de la luna, me recordó a Buster Keaton colgando del reloj, porque este micro tiene cierto toque de blanco y negro, nostálgico y retro... ¿será por la imagen?
Como Cybrghost me fijé en que los demás se ríen, como si lo único que importase es traerla encima de la mesa...
Me parece un micro genial, te veo muy en forma, Maite
Un abrazo

Daniel Sánchez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Agus.

Muy buena la salida experimental.

Patricia dijo...

Bellísimo micro, Maite!!!

Creo que, antes que fantástico, es poético. Todos hemos subido a la luna, o no? ... Para encontrar que estaba 'anclada al cielo', que siendo nuestra se pertenece sólo a sí misma, que allí debíamos dejarla.

Enhorabuena por esta preciosura de texto.
Un beso grande.

TORO SALVAJE dijo...

Se olvidó las herramientas.
Otra vez será.

Genial.

Besos.

Ángeles Sánchez dijo...

Bueno, no la pudo poner sobre la mesa, pero él la tocó. Tiene miga el micro, y como te dicen por arriba la frase final es preciosa.

Abrazos

Elysa dijo...

No pudo poner la luna en la mesa, pero la maravilla de este micro es intentarlo y creer que es posible.

Besos.

Pablo Gonz dijo...

Perfecto, Maite. A lo mejor se podría pulir un poquito por aquí y por allá pero el concepto y la realización calzan perfectamente. Más desde lo emocional: me entusiasma que un tipo pueda alcanzar la luna y que se entristezca por no poder bajarla al suelo. Encuentro mucha carga en ese asunto.
Abrazos admirados y muchas gracias por haber escrito esto,
PABLO GONZ

Maite dijo...

Luisa Hurtado González: me alegra haberte "despistado" y haberte llevado por un mundo algo mágico y sorprendente :)


Agus: sin duda, amigo mio, lo más importante es intentarlo, si no lo hacemos ¿cómo sabremos de lo que somos capaces? Ese es el trasfondo del micro, el juego con el lector consiste en que piense que ya solo lo de la luna es imposible, así que ni dirige su mirada hacia que la pueda poner sobre la mesa. Sin embargo, si todos los grandes genios hubieran pensado que era imposible, ninguno habría logrado grandes avances. Abrazos.


Kum*: "ahí le has dao" hay millones de utopías que han dejado de serlo, pero antes lo fueron, hasta que llegó alguien y...lo hizo. Abrazos con el sombrero puesto ;)


Cybrghost: tú le diste otra mirada al micro. Gracias, Cyb. Un abrazo.


Su: gracias por ponerle música al micro, por lo de las peteneras :) en serio, esa frase me gustó a mí también cuando vino a mi mente, y la imagen del hombre intentando descolgarla, pero no era como un cuadro sobre la pared, estaba anclada, tal vez para que nadie pueda robarla :D


manuespada: voy corriendo a leer a Tomeo, los temas que has planteado me resultan muy atrayentes. Más besos para ti también.


Anita Dinamita: ahora que lo dices, tal vez mi subconsciente haya utilizado esa imagen de Keaton, la verdad es que me la imaginé más o menos así. No sé si estoy en forma, te aseguro que tengo agujetas ;)


Daniel Sánchez: es difícil no estar de acuerdo con Agus, tiene ojo de lince ;) Gracias Daniel, un fuerte abrazo.


Patricia: la luna siempre es un elemento romántico, vela las noches de amantes, y de desamores, probablemente no exista nada en el mundo que conozca mayores y más íntimos secretos. Abrazos.


Toro Salvaje: jejeje, si, me salió un ladrón de pacotilla :)


Angeles Sánchez: me salió un poco la vena poética :D y es que tratándose de la luna, casi es inevitable. Besos.


Elysa: claro que sí, hay que intentarlo, nunca se sabe ;) Como dice la frase "lo hice porque no sabía que era imposible" ;)

Maite dijo...

Pablo Gonz: te me has "colado" mientras escribía ;) Es verdad que se puede pulir, todo texto se puede pulir, una y otra vez, la perfección no existe, y por tanto todo es susceptible de mejora, de eso soy consciente, tendré que contratar un corrector de estilo ;)
Gracias por acercarte y colgarte conmigo de la luna, es un claro ejemplo de que lo imposible es posible. Gracias a ti por leerlo y por tanto, darle sentido. Besos.

Lola Sanabria dijo...

¡Qué bueno! ¡Qué visual ese recorte en la luna! Me gustó mucho, Maite.

Besos triples.

Antonio M. dijo...

Me gustó la imagen de la luna anclada al cielo, Maite ;-)

Abrazos lunares¡

Maite dijo...

Lola Sanabria: me quedo triplemente agradecida, Lola. Besos


Antoniio M.: eso es lo que los de la NASA están investigando, el anclaje, porque si la pueden mover y llevarla a otro lado, donde la vida sea más factible, cualquier día de estos, y tal y como está la tierra, nos trasladan ;)

Sandro Centurión dijo...

Hermoso cuento, no tiene desperdicio. Saludos

Maite dijo...

Sandro Centurión: gracias, espero que todo el que lo lea le encuentre la hermosura, como lo hiciste tú ;)

woody dijo...

Que es muy chulo ya lo han dicho todos... y me sumo. Pero para mí su principal virtud es ese regusto amargo que deja al final (el tipo que está convencido de algo y la realidad, la jodida realidad, como dice la canción, le devuelve a la tierra).
Abrazos

Maite dijo...

Woody: así es, para mí, lo más especial del texto es que a pesar de que el tipo llega a la luna, los demás se quedan solo con que no es capaz de ponerla sobre la mesa, y siguen mofándose de él, cuando el primer paso dado ya es simplemente maravilloso. Y él llega hasta allí, porque cree que puede hacerlo. De ahí parten las grandes hazañas. Un beso.

Torcuato dijo...

Genial cuento, Maite.
Me ha encantado imaginarme al hombre enganchado a la luna.
Besos.

Maite dijo...

Torcuato: a mi fue la imagen que me provocó todo el texto, Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Poético.

Blogsaludos

Maite dijo...

Adivín Serafín: se podría decir que tiene su punto poético, sí. Un abrazo.