Visitantes

lunes, 28 de marzo de 2011

UN PASEO IDÍLICO

Abrí la puerta de casa silbando. Este había sido uno de los mejores días de mi vida. El sol, el cosquilleo de la hierba bajo mis pies y el trinar de los pájaros en los árboles, habían convertido aquel paseo en idílico. Dejé las llaves en la cómoda de la entrada y me acerqué a la cocina. Un escalofrío recorrió mi espalda. La imagen que percibí no era halagüeña: los platos en la pila aún por fregar; una botella de vino rota sobre la mesa; un periódico fechado hace días y una nota manuscrita sobre el mantel. Aproximé la mano hacia la cuartilla que contenía la confesión del suicidio, las lágrimas se me cayeron sobre aquellas cuatro líneas, escritas con mi mejor caligrafía.

41 comentarios:

Puck dijo...

Quizás solo necesitaba un respiro... Buen giro final. Me gustó
SAludiillos

TORO SALVAJE dijo...

Te salvaste.
Para quedarse conmocionado.

Besos.

Luisa Hurtado González dijo...

Está claro que necesitaba dar un vuelco a su vida y lo ha hecho, además el cambio es claramente a mejor y con un poco de suerte no pueda ni deba fregar él los platos.
No veo el problema la verdad. ¿De qué se preocupa?
Un beso.

Ángeles Sánchez dijo...

¿Y si no hubiera encontrado la nota?, se le estropeó el día de paseo idílico, esperemos que se reponga y en su nueva existencia sea más feliz.

Un abrazo Maite, me gustó la historia.

José Antonio Fernández dijo...

Buen giro y un micro que queda abierto pues no dice qué decisión final es la que toma.
Abrazos.

Sibreve dijo...

Es que suicidado se está mucho mejor, dónde va a parar, hombre.
Saludos.

AGUS dijo...

El hueco por donde se escapa tu historia es magnífico. A esto se le llama elipsis. Es un texto muy bien medido y el cierre es perfecto. Precisamente porque hace que el micro se desdoblé. Felicitaciones, Maite. Un placer pasar por aquí.

Abrazos.

Sandra Montelpare dijo...

muy muy bueno Maite con ese giro final me en - can - tó!

Torcuato dijo...

Me ha gustado mucho, Maite.
Tú micro demuestra la máxima: Esto también pasará.
Besos.

Torcuato dijo...

Y esto también.

manuespada dijo...

Muy buen micro, Maite, te superas día a día. La última frase es demoledora (y reveladora). El gran contraste entre la primera parte y la segunda está muy trabajado. Estupendo. Besos.

bicefalepena dijo...

Y ahora las dudas sobre el personaje suicida arrepentido o incrédulo fantasma, y la mayor de todas, ¿quién va a recogerlo todo?
Toda acción tiene su reacción...
Me gusto mucho.
Un abrazo real

Su dijo...

Vaya... que se quede con lo idílico, seguro que lo ha pasado mejor.

Besitos

Elysa dijo...

Muy buen micro sobre todo por el contraste entre esa primera parte tan llena de vida y esa otra imagen de ¿desastre?. Para rematar con esa frase final.
Genial

Besos.

Anita Dinamita dijo...

Un paseito feliz por el campo: gratis
Recoger y reponer los platos rotos: 30€
Darse cuenta de que muerto estás más feliz: no tiene precio
Un abrazo y muy buen micro

Patricia dijo...

A veces se necesita desansar, yo respeto eso. Si ahora está viviendo, mejor digamos, sintiendo, uno de los mejores dias de su vida, entonces todo está bien y me alegro por tu personaje.

Un beso grandote como tu micro.

Claudia Sánchez dijo...

Nada más que agregar. Estupendo Maite!
Abrazos,

Jesus Esnaola dijo...

Está todo dicho, Maite. Estupendo, como han dicho, el contraste entre las dos partes del microrrelato. Si me permites, siempre tengo que hacer algún apunte, sólo una cosa pequeñita. En la primera frase, en rigor, el gerundio que utilizas nos haría entender que el personaje abre la puerta a fuerza de silbidos. Los gerundios son un poco cabrones y yo también tengo que cuidarme de ellos para no usarlos mal.
Con ánimo de mejorar.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

GENIAL!!! como todo lo que escribes... y profundo, redondamente profundo. Te adentra y te develve a la superficie... o... es al contrario??? Me deja pensando... y sintiendo.

Un abrazo

Juani

No Comments dijo...

Me sorprendió e impacto el giro final. Enhorabuena.

Un saludo indio

Lola Sanabria dijo...

Estoy con Jesus en el apunte que te hace. Y también creo que este magnífico microrrelato ganaría sin el tan manido escalofrío en la espalda y lo de la imagen no alagüeña. Si cortas hasta ahí y el micro no pierde, es que gana.

Besos al cubo.

Pedro Alonso dijo...

Tu relato me lleva de la mano con fluidez por sus cimas y valles emocionales para dejarme a solas con la reflexión. El sol, la hierba, los pájaros y los árboles que un día nos pueden llegar a extasiar son los mismos que pueblan los días grises en los que pasan desapercibidos. El suicidio es la forma más torpe que conozco de cambiar la percepción negativa de la vida. Un abrazo lleno de vitalidad.

depropio dijo...

Bff. Dejas hecho polvo, hija. Muy bueno

David Figueroa dijo...

Muy buen micro, Maite! Un final arrollador.
Abrazos.

Maite dijo...

Puck: un respiro o un último suspiro, vete tú a saber! :s Besos


Toro Salvaje: no lo tengo yo tan claro, lo de salvarse, porque de lo de quedarse conmocionado, no tengo ninguna duda, no es para menos :o


Luisa Hurtado: pues no sé, tal vez ya sea tarde para arrepentimientos ¿no?


Angeles Sánchez: estupendo esta pregunta que extraes de la historia ¿qué hubiera pasado si no hubiera encontrado la nota? Gracias por venir y sembrar la duda. Besos.


José Antonio Fernández: el puramente optimista tal vez esconda lo que dice la nota y siga pensando que todos los días puedan ser ese paseo idílico. Abrazos.


Sibreve: ¿lo dices por experiencia? :)


Agus: sabes que siempre hay un hueco también para ti, para tu análisis y tus agudos comentarios. Besos.


Sandra Montelpare: pues no hay nada mejor para un escritor que al lector le encante, así que solo me resta dejarte un abrazo.


Torcuato: en la vida todo pasa, nada queda. Besos dobles.


manuespada: quise que el contraste fuera muy fuerte entre el inicio y el final, para crear una espiral de sentimientos que no dejaran impasible al lector. Jesus Esnaola me ha apuntado por ahí una cosita que voy a ver cómo lo arreglo. Besos.

Maite dijo...

Bicefalepena: no sé por qué me da que va a tener problemas para contratar a alguien que le limpie la casa. Abrazos!!


Su: desde luego, al parecer en algún momento se sintió liberado, pero tal vez ahora vuelva a sentir la carga. Abrazos.


Elysa: es una especie de degradación del color de la escena a través del texto, del luminoso día, al gris decorado y al negro final. Abrazos.


Anita Dinamita: jejejeje, y tu comentario tampoco tiene precio :D Abrazotes


Patricia: afortunadamente, solo hablamos de ficción. Besos.


Claudia Sánchez: pues nada más tampoco por este lado, solo un par de besos :)


Jesus Esnaola: tienes toda la razón, gracias por el apunte, voy a ver si consigo meter ahí una frase que no me destroce todo. Besos.


Anónimo: Juani, si te deja un poco tocada, eso es que ha tenido el efecto esperado, en el fondo es una reflexión profunda, como no puede ser de otra manera en un tema como el que se trata. Besos.


No comments: mi querido Indio, pues esa sorpresa es todo un logro, porque a alguien que sabe hacer elipsis, giros, vueltas de tuerca y reflejos en el texto como tú, no es fácil de sorprender. Abrazos, David.

Maite dijo...

Lola Sanabria: me tomo nota de tus apuntes para estudiarlos más detenidamente ;) Abrazos.


Pedro Alonso: qué bien, cómo me gusta esa vitalidad que traes :D y la frase que has puesto en el comentario me parece para guardarla en el cajón, nos puede hacer falta muchos días y nos hará darnos cuenta de la verdadera dimensión de las cosas "El sol, la hierba, los pájaros y los árboles que un día nos pueden llegar a extasiar son los mismos que pueblan los días grises en los que pasan desapercibidos" Gracias!!


depropio: ya ves, hoy tocaba día oscuro, menos mal que siempre nos quedan los relatos de la peque, los inspirados en tu niña, que nos ponen la sonrisa. Besos.


David Figueroa: me alegro mucho que te haya gustado y sorprendido. Un fuerte abrazo, David.

Stewart dijo...

Leyendo tu micro no puedo dejar de pensar en Bruce Willis...

Me has dejado con esa cara de tonto de... ¿cómo no lo vi antes?

Un abrazo boquiabierto.

O_o

Raúl dijo...

"A veces veo muertos..." que diría el niño del Sexto Sentido.
Buen micro, Maite.

Maite dijo...

Stewart: ya sabes que las mujeres tenemos un sexto sentido :p

No lo pudiste ver...era un fantasma, jejeje.

Un fuerte abrazo!


Raúl: sí, lo que pasa que este ni se enteró. Un abrazo grande.

woody dijo...

Esto sí que es volver a la escena del crimen... jejeje (llevo unos días desaparecido, demasiado trabajo, me alegra volver).

vittt dijo...

a veces tomar las riendas de la propia vida puede significar soltar amarras. me gustó el micro. es de los míos pero en color ;-)

Alberto Otaduy dijo...

no sé a veces creo que no los pillo. esta vez se salva no? si es así puede que me recuerde a ciertos días en los que no tiene ninguna pinta de salir bien ni de que haya ninguna motivación para hacer nada. Sin embargo la inercia diaria te levanta , te viste, te patea para salir a la calle y todo va envolviéndote y para cuando te das cuenta ya estás creando. es posible que esos días llegue a casa y me encuentre mi nota...
me ha gustado mucho.
besos alber

CYBRGHOST dijo...

Nunca se sabe cómo vas a encontrar la felicidad.
Me gustó mucho.

Antonio M. dijo...

Dejame que decida que la vida fué el único error...

Me ha gustado mucho, Maite ;-)

enmalestado dijo...

Terrible suicidio, gran micro.

Maite dijo...

woody: y tanto, sagaz observación, serías un buen detective ;) Me alegra verte de vuelta.


vittt: tal vez la próxima vez te encargue que le hagas el epitafio :o


Alberto Otaduy: como siempre te digo, la lectura buena es la que tú le des, esa es la gracia de la literatura y más aún de los micros, los finales abiertos permiten historias múltiples. Tal vez debieran ser utilizados por los psicólogos, seguro que según la visión que el lector tenga acerca de una misma situación, se puedan sacar muchas conclusiones. Abrazos grandes.


Cybrghost: tal vez sea que perseguimos cosas que no existen. Besos.


Antonio M.: por supuesto, la elección es tuya :D


enmalestado: gracias por el comentario. Un fuerte abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Yo no podría suicidarme sin haber lavado antes los platos. Nunca me ha gustado ver cacharros amontonados en la pila

Maite dijo...

Miguel Baquero: uy! te pasa igual que a mí, mi carácter no me permitiría dejarlo todo hecho un desastre. Abrazos.

Manuel dijo...

Cuanta soledad hay en el mundo. A veces la casa pesa como una losa. Ese fue un paseo de despedida. Aunque me queda la esperanza que tras ese paseo, rompa la nota y decida vivir.

Maite dijo...

Manuel: me temo que ya era tarde :(