Visitantes

lunes, 21 de marzo de 2011

NECEDAD DEMOGRÁFICA


A Ramiro todo el mundo le tomaba por tonto. Hacía cosas extrañas como sentarse en un banco que tuviera un cartel de “recién pintado”. Se mofaban de su torpeza y a veces, esperaban largo rato a que Ramiro se levantara para ver las rayas de pintura decorando su ropa, pero él nunca les daba ese gusto. Cuando nadie le veía, regresaba a casa con su cartel bajo el brazo, a sabiendas de que mañana tendría, sin duda, el mejor banco del parque.

33 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Jajajjaa.
Ramiro for President.

Besos.

Víctor dijo...

Bien. Además, me hizo gracias porque estoy acabando de pulir un micro sobre bancos con carteles de recién pintado. Veremos si está a la altura del tuyo. Un abrazo.

Víctor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Antonio Fernández dijo...

Vaya. Y parecía tonto. Me ha hecho reir.
Un abrazo.

AGUS dijo...

Una historia surrealista que tiene mucho de esos personajes pícaros de la literatura del siglo de oro español. Pero más allá, la historia que cuentas es terrible, porque la soledad, la incomprensión y la marginación siempre lo son. Me gustó mucho, Maite.

Abrazos.

Ángeles Sánchez dijo...

Este pesonaje insólito es cautivador Maite, como la historia donde se desenvuelve. Me encantó.

Un beso

bicefalepena dijo...

Por pura estadística, son tantos los muy tontos, como lo muy listos.
Necedad e inteligencia demográfica.
Interesante.
Un abrazo.

Anita Dinamita dijo...

Le hubieran tachado de raro igualmente por ser muy listo y tener siempre su sitio en el parque.
Un abrazo

No Comments dijo...

Quién ríe último ríe mejor, jejeje

Un saludo indio

Pedro Alonso dijo...

Me llama la atención que la gente se quede observando para reírse del hombre en lugar de informarle del cartel. Es algo que cada vez parece más común. Me estoy imaginando a unos cuantos adolescentes, móvil en mano, en espera de captar el vídeo más visto de youtube. Una historia con más fondo del que aparenta. Besos.

marialuisa dijo...

Y parecía tonto...
jajaja
muy bueno!!!

besos

Su dijo...

Qué bueno! Tonto por ser más listo que nadie.

¿O los tontos somos nosotros por ver tontos a otros? ¿Quién es tonto?

Besos... tontos o no, pero besos.

Anónimo dijo...

¡¡Qué bueno, pequeña!!
Me ha encantado este Ramiro, impopular y marginado, pero más íntegro, socorrido e imaginativo que todos esos listos que, sin saberlo, se reían de su propia ignorancia.

¡Soberbio!

Patricia dijo...

Una historia que bajo un sesgo de humor, esconde una horrorosa marginación.
Singular y profundo micro.
Me ha encantado Maite.

Besos

Gemma dijo...

Vaya con Ramiro... :-)
Un abrazo

Elysa dijo...

Ramiro nos demuestra lo prepotentes que podemos llegar a ser...
¿Quién es el tonto aquí?

Besos.

Pablo Gonz dijo...

Los tipos más listos siempre terminan fingiendo la idiotez. Para que los dejen vivir.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Lola Sanabria dijo...

Muy listo, Ramiro. Voy a ver si lo copio.

Besos, cientos.

depropio dijo...

Muy bueno. A mi los tontos no tan tontos siempre me han gustado. En el pueblo de mi madre había uno que cuando en la guerra llevaban a fusilar a alguien decía: no los matéis, ¿no veis que se van a morir ellos solos?

Puck dijo...

jajaja llamame tonto y déjame en paz
Saludillos

Maite dijo...

Toro Salvaje: habrá que presentarle a Justiniano ;)


Víctor: se ve que estamos conectados en alguna especie de realidad paralela ;) A ver si publicas pronto tu idea sobre los carteles, que estoy deseando leerla! Abrazos.


José Antonio: si, parecía tonto cuando lo cambiamos por un botijo :D


Agus: este bien podría ser un descendiente del Lazarillo de Tomes :) Esa segunda visión está muy bien realizada, hay quien se rie y omite la ayuda...triste realidad.


Angeles Sánchez: me alegra infinito que Ramiro te haya cautivado :) Gracias por venir.


Bicefalepena: estoy segura que son muchos, tal vez demasiados ¿no crees? Besos


Anita: sin duda, todo el que es algo diferente y se sale de lo establecido por vete tú a saber quién como normal, es raro. Sin embargo, eso que lo distingue es lo que hace que sea único y especial. Besos.


No commments: siempre hay que llorar el primero y reir el último, así siempre que queda uno con buen sabor de boca :D


Pedro Alonso: el "pin" de hoy, va para ti, porque has clavado el comentario. Gracias por llegar hasta la esencia. Un fuerte abrazo.

Maite dijo...

marialuisa: si, si, fíate tú de las apariencias :)


Su: yo creo que a veces, todos somos un poco tontos, o un poco listos, o tal vez mediocres, vete tú a saber. Besos


Anónimo: Luis, se agredece tu vuelta ;) Has hecho un comentario que casi es mejor que le propio micro, así que...no digo más. Un beso.


Patricia: un lujazo tener lectoras que lleguen hasta la raiz. Un abrazo enorme.


Gemma: vaya, vaya, pues el tonto no era tan tonto ¿verdad? ;)


Elysa: esa es la pregunta :D exactamente esa.


Pablo Gonz: por eso son los más listos precisamente, un fuerte abrazo, Pablo.


Lola Sanabria: cuando lo pruebes, nos cuentas la experiencia. Besos.


depropio: alguna vez he visto un tonto con unos ojos de listo y una sonrisa inteligente que encandilaban. Me gusta el tonto de tu pueblo, que tanta razón tenía. Abrazos!


Puck: si, si, esto es un poco como lo de "ande yo caliente y ríase la gente..." Besos

CYBRGHOST dijo...

Lo tildan de tontos los que carecen de su ingenio. Me gustó.

manuespada dijo...

Muy bueno, me he reído mucho. Al final los más tontos son los más listos, en la línea de los timadores de la estampita o los trileros, que se hacen pasar por tontos y nos la pegan. Estupento, Maite.

Maite dijo...

Cybrghost: la tuya es una frase antológica, buena reflexión, me alegra que haya sido provocada por la lectura del micro. Abrazos.


manuespada: la risa es la mejor recompensa, gracias ;)

Daniel Sánchez dijo...

Un claro ejemplo de lo que es un microrrelato.

enhorabuena.

David Figueroa dijo...

Jejeje... Muy bueno, como la estrategia de Ramiro.
Abrazos.

Maite dijo...

Daniel Sánchez: Gracias. Me quedo saboreando tu comentario :D


David Figueroa: ay, ay, ay, este Ramiro... :) Abrazos fuertes

Torcuato dijo...

Hace años empecé a ver una peli en la que salía Anthony Hopkins (sólo empecé),. Este llegaba en su coche y aparcaba en un sitio donde había una señal de prohibido, la cogía y la metía en el maletero del coche, el tío.
Je, je, me gustó la técnica del recién pintado.
Besos, Maite.

Miguel Baquero dijo...

Hacerse el tonto no es mala política

Maite dijo...

Torcuato: el tipo de la señal debía de ser primo de Ramiro, eso si no era él ;) Besos


Miguel Baquero: yo creo que es más bien una táctica política ;)

NiñoCactus dijo...

Me encantó la picaresca del personaje. Un relato fresco y divertido.
Abrazos

Maite dijo...

NiñoCactus: esa era la intención de base, hacer algo resco y divertido, claro que si se rasca un poco más se pueden ver coas como soledad, necedad, aislamiento, insolidaridad... Un abrazo muy fuerte, NiñoCactus