Visitantes

viernes, 4 de marzo de 2011

EXTRAÑAS MIRADAS

¿Por qué me mira así? pienso mientras noto el frío recorriéndome el cuerpo. Me pesan los párpados. Figuras borrosas se mueven alrededor y me agitan. Otra vez esa cara observándome feliz, como si todo el universo estuviera en mí concentrado. Reconozco su voz. Afloran los recuerdos, la música, el tic tac incesante. ¿Quién es ella? Oigo un llanto, alguna vez lo he escuchado, pero distinto, me doy cuenta que es mío. Todos se alegran y unas manos me arropan. Limpian la sangre. Me introducen en una caja, de cristal, trasparente. Se van. Nuevamente quedo solo, tranquilo y a salvo de extrañas miradas.

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Bellísimo.
Alguna vez he pensado en qué pasaría por la cabeza de un recién nacido, qué sentiría ante tan violentos estímulos, pasando de la protección del útero materno a las inclemencias del mundo exterior. Es increíble como has sabido tú meterte en su pequeña cabecita en tan sólo unas líneas.
Una verdadera joyita.

Un beso enorme.

TORO SALVAJE dijo...

Que bueno.
Buenísimo.
Un aplauso para ti.

Besos.

Torcuato dijo...

Pobrecito, el bebé prematuro. No estará todavía con su mamá.
Seguiremos participando, Maite, aunque, sinceramente, yo no tengo esperanzas. :-(
Besicos.

Pedro Alonso dijo...

Qué tierno y bonito intento, Maite. Creas una atmósfera rica en sensaciones físicas y emocionales a base de pinceladas muy bien ejecutadas. Un placer, como siempre. Muxus.

AGUS dijo...

Perfecto Maite, perfecto. Describes con precisión el instante del despertar, las sensaciones. Y también - si me lo permites y a riesgo de meter la pata - el texto podría ser la historia al revés. El momento de irse, de morir. El detalle de la la caja transparente, nos indican claramente que estamos ante un nacimiento, pero al mismo tiempo - para mí esta es la genialidad del texto - deslizas la otra posibilidad. Haciéndonos reflexionar sobre la similitud y semejanza de ambos momentos tan extremos.

Abrazos y buen finde.

Bicefalepena dijo...

Estoy con Agus, de hecho fue mi primera lectura pensar en el fin.
Será que estos cambios traumáticos se acercan en las sensaciones. Al menos así nos lo haces ver.
La alegría y la pena son las claves, pero forman parte de lo mismo...;))

Un abrazo

José Antonio Fernández dijo...

También tuve esa sensación de que hablabas de la muerte, hasta que el micro reposó en mi cabeza. Los polos se tocan.
Para mí, un gran micro. Me ha encantado.
un abrazo.

manuespada dijo...

Hecer hablar a los bebés, o a los animales, o a las cosas, es muy arriesgado porque conlleva una gran dificultad de verosimilitud, pero tú lo has bordado. Es creíble, y transmite todo lo que has pretendido transmitir, Maite.

Su dijo...

Qué bueno.

Lo único que me ha chocado un poco es "Oigo un llanto, alguna vez lo he escuchado, pero distinto, me doy cuenta que es mío." Puede que esté hoy un poco dormida...

Besos

Anita Dinamita dijo...

Muchas veces me he preguntado cómo será para los bebés ese nacimiento y ese pasar de la soledad a tener un montón de gente mirándoles, y de brazos en brazos cuando solo quieren estar con su mamá, tiene que ser duro...
De ahí a que prefiera la caja de cristal, no sé yo... muy fría, pero a salvo de miradas, eso sí.
Muy bien, porque me has situado en el lugar del bebé y he podido entender un poco mejor.
Un abrazo

Patricia dijo...

Preciosísimo!!!
Un canto a la vida, la apuesta que siempre deberíamos hacer.

Gracias por este dulce regalo de viernes Maite

Rocío Romero dijo...

Hola Maite, a mí no me ha sugerido nada relativo a la muerte hasta que he leído los comentarios (es cierto que hay similitudes, sí). Pero me ha hecho pensar en el nacimiento desde el punto de vista del otro protagonista y entiendo que ese era el fin. Bordadito y redondo. Muy bueno. Abrazos de viernes

Elysa dijo...

Verás en una primera lectura rápida, he pensado en un muerto, luego más reposada he visto mi error, es un nacimiento, las sensaciones están ahí. Aunque también se podría aplicar a un difunto...

Un beso

Jesus Esnaola dijo...

Me gusta el paralelismo entre la vida y la muerte, entre la lucha, la victoria, y la derrota. Muy conseguido.

Besos

PD. Me habías sacado tanta ventaja que me ha costado lo mío alcanzarte. Espero que me disculpes.

Lola Sanabria dijo...

Delicado como la piel de un bebé.

Besos de finde.

Pablo Gonz dijo...

Muy original, Maite. El torrente de conciencia de Joyce puesto en boca de un recién nacido. Ya te digo: muy original.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

depropio dijo...

Me ha gustado mucho porque me has despistado, pensabas que hablabas de un coma y hablabas de un nacimiento. He tenido que leer varias veces el cuento para descubrir cómo me habías engañado.

Maite dijo...

Anónimo: yo también lo he pensado, el cambio es tan brusco que tienen que ser increibles las sensaciones.
Un beso.


Toro Salvaje: recibo ese aplauso con sonrojo, por no merecerlo, así que mejor utiliza las manos para recoger este abrazo ;)


Torcuato: yo esperanza ninguna, la verdad, pero es un buen ejercicio de práctica y me propone un tema al que agarrarme, sobre todo cuando flaquean las ideas ;) Besos


Pedro Alonso: no sé si lo he logrado, pero lo que trato de trasmitir es mi inquietud por saber qué se sentirá, algo que jamás sabré, así que no me queda más remedio que imaginarlo. Fuerte abrazo.


Agus: debo confesarte que nunca tuve la intención de plasmar ese "otro momento", pero que cuando lo terminé y lo leí, también vi un pequeño atisbo de ello, así que puse esa urna de cristal, para eliminar dudas, quería que fuera un momento alegre, a pesar de la inquietante comunión que parece existir entre ese momento de vida y de muerte. Mil abrazos.


Bicefalepena: nadie mejor que tú para saber que esas dos emociones, la pena y la alegría, son indispensables y caminan de la mano, teniendo diálogos de vida alucinantes ;)


José Antonio Fernández: es curioso como a través de la casualidad, nos encontramos con fórmulas que nos dan el resultado del círculo perfecto. Un abrazo.


manuespada: es cierto, cuando el recurso se utiliza en poesía es totalmente aceptado, pero cuando se lleva a la literatura, aunque realmente sea ficción, puedes caer en la poca credibilidad dando al traste con la historia. Me alegra no haberlo estropeado. Un abrazo fuerte.

Maite dijo...

Su: me alegra que te haya gustado. Sobre lo que dices, el niño oye todo lo exterior, música, voces, e incluso llantos, pero imagínate el shock que le tiene que producir oirse a sí mismo mismo llorando, que de momento es el único sonido que puede emitir. Espero haberte aclarado algo. Un beso.


Anita: yo creo que cuando vuelve a la caja de cristal, con su lamparita de calor, vuelve a sentirse un poco en su medio, no les dejamos mucho tiempo de periodo de adaptación del vientre materno a la cruda realidad. Y eso que luego, cuando van a empezar la guardería, bien que se hace ese período de adaptación. Paradojas de la propia vida. Un beso.


Patricia: efectivamente, Patri, un canto a la vida :D Un beso


Rocío Romero: así es, ese era el fin, que el otro protagonista, o tal vez el único protagonista, pudiera tener voz, o al menos hacernos reflexionar sobre ese cambio radical al que es sometido durante el parto y después de él. Abrazos.


Elysa: sí, ya veo que esa sensación se ha visto bastante reflejada y que muchos la habéis visto. Es una manera de verlo, como ya hemos dicho por ahí, tal vez sean dos puntos no tan equidistantes como pensamos. Besos.


Jesus Esanaola: ahora la que lleva retraso soy yo, que tu me has sacado un cuerpo de ventaja. Gracias por pasarte y comentar, aunque no me gustaría verte con la lengua fuera, que se trata de disfrutar, no de ahogarse ;) Abrazos.


Lola Sanabria: al principio con unos pocos granitos, hasta que el PH se empieza a adecuar al nuevo ambiente, luego, suave, suave :D Besos


Pablo Gonz: ya me gustaría a mí acercarme, aunque fuera muy someramente, a algo tipo Dublineses, pero quiá, ni aunque viviera mil vidas ;) Abrazos con garantía original


depropio: Fernando, tengo que pensarme eso de que hayas tenido que leer el micro unas cuantas veces, no sé si es bueno o es malo, en cualquier caso, supongo que ha despertado tu interés, si no, lo hubieras dejado correr, así que...muchas gracias por prestarme tu tiempo, tus palabras y tu lectura, un honor. Abrazos.

CYBRGHOST dijo...

Me gustó.

Sucede dijo...

Aupa Maite!!
Eso dicen, no? que para los recién nacidos es un mal trago el alumbramiento... que se sienten fuera de lugar, pero luego se nos pasa eh? jaja, y podemos ser felices o infelices dependiendo de nuestras circunstancias, pero al menos olvidamos ese trauma inicial...
Muy buen micro, desconcertante y agradable!
Un abrazo!!

woody dijo...

Estupendo, Maite. Muy bello

Maite dijo...

Cybrghost: gracias cyb. Un abrazo grande.


Sucede: Auupa, paisano!! eso dicen, que es el primer trauma que el ser humano padece. Y sí, a algunos se os pasa, y otros quedamos un poco tocados ;)


Woody: no tiene mérito, cuando uno cuenta un hecho bello, el mérito es del acto en sí, no de las letras. Besos.

Antonio M. dijo...

Maite, tal y como sugieren Agus y Bicefa, me gustó mucho por la posible doble lectura.
Aplausos para tí, y un abrazo grande ;-)

Maite dijo...

Antonio M.: gracias Antonio, la vida es siempre dual. Un beso.

enmalestado dijo...

Muy buen intento. Y una historia realmente original a partir de una frase.

Maite dijo...

enmalestado: gracias, efectivamente, en eso se quedó, en un intento, pero para eso estamos, para perseverar y sobre todo pasar un buen rato :D

NiñoCactus dijo...

Tremendo.
Al principio me despiste un poco pero al leerlo una segunda vez me encantó.
Me gusta ese "reconozco su voz".
Un abrazo nuevo

Maite dijo...

Niñocactus: me quedo con ese abrazo novedoso, como todo lo que siente un niño al nacer, todo nuevo, todo por descubrir. Gracias por la relectura y la recomprensión ;) Debo ser yo que tengo una mente un tanto complicada. Besos.

Acuática dijo...

Jurs, ¡qué chulo! Me ha llevado un par de lecturas pillarlo (hoy estoy lenta), porque mi cabeza, que tira más por los derroteros fantásticos, había pensado inicialmente en el cuento de Blancanieves (por eso de la caja de cristal), pero claro, lo de que fuera chico me ha descolocado, jejeje. Lo dicho, muy bueno :)

Maite dijo...

Acuática: tienes razón, cada uno tiene una visión de la lectura, y un relato realmente cobra vida cuando lo interpreta el lector. Aunque también un recién nacido es un poco bello durmiente ¿no? ;) Besos

Raúl dijo...

Me abruman tus elogios, Mayte.
Sonrío.

Maite dijo...

Raúl: que no te abrumen, son merecidos. Abrazos.