Visitantes

lunes, 22 de octubre de 2012

Lipograma: Otro otoño



Lloró con horroroso dolor por Rodolfo. Loco, roto, lo clonó. Brotó sordo, tosco, monocromo, con poco color. Probó con fogosos monólogos, no lo logró. Con sollozos otro otoño, solo, soportó.

19 comentarios:

Miguelángel Flores dijo...

Qué de tiempo, Maite. Me alegro de ver luz en tu ventana. Hermoso ese otoño doloroso lleno de oes.
Un abrazo.

Yun Rodríguez dijo...

Nunca había leído uno de estos, me agradó.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, me alegro por volverte a leer, ya hacia tiempo. Este ejercicio es de dificultad máxima y te ha salido muy bien.

Espero que esta entrada haya sido el inicio de otras más continuadas.

No sé si participas en las Justas, pero en caso de estar participando tengo la sospecha de cual es tu identidad. Y sí es así, mucha suerte pues aún estás en pie.

Un beso y a seguir escribiendo.

Maite dijo...

Miguelángel Flores: de veras que más me alegro yo de estar de vuelta y de ver que siguen grandes amigos asomándose a mi casa. Espero retomar toda la actividad, tanto la escritora, como la lectora. Un besazo fuerte.

Yun Rodríguez: pues te aconsejo intentarlo, además de ser un reto, resulta divertido. Un fuerte abrazo.


Nicolás Jarque: ay, Nico, Nico, mira que me da a mí que tu últimamente andas en un coche de esos de segunda mano... ;) Un fortísimo abrazo. A ver si consigo mantenerme por aquí con constancia.

David Moreno (No Comments) dijo...

Buen ejercicio Maite. De nuevo actividad por aquí... me alegra.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Lola Sanabria dijo...

Ya se te echaba de menos, Maite.

Feliz vuelta al otoño.

Abrazos como hojas.

Pedro dijo...

Alegra -y mucho- volver a leerte, Maite. Espero que el retorno sea para que podamos verte con más frecuencia.

Dicho esto, declaro mi admiración al talento capaz de ejecutar este tipo de ejercicio.

Mis aplausos.

Un abrazo,

Cybrghost dijo...

Hermoso ejercicio. Sólo me falla (en el sentido de que te hace volver a que es un juego) el final.

vittt dijo...

valió la pena esperar. te.

Maite dijo...

David Moreno: gracias por pasarte, David, siempre es agradable reencontrarte con gente estupenda :) A ver si consigo imprimir un poco de ritmo al blog y visitaros a todos.


Lola Sanabria: seguro que yo os he echado más de menos :) Espero ir progresivamente poniéndome al día. Besos!


Pedro: yo también espero que esto vuelva a convertirse en una sana costumbre, me refiero a escribir y a leer y comentar. Gracias por tus palabras, eres un sol.


Cybrghost: Miguel Angel, tal vez haya historias que no tengan nunca su punto y final. Espero que la tuya con la escritura, tampoco lo tenga. Un fortísimo abrazo.


vittt: y abrir-te la puerta, la visita de los amigos son momentos inabarcables, por su grandiosidad. Abrazos.

manuespada dijo...

Me alegro de tu vuelta, Maite, nos pasaremos por ru casa más a menudo a probar estos buenos canapés. Besos.

Ximens dijo...

El otro día vi un cisne por los blogs y me dije, vaya parece que vuelve del veraneo. Hoy me dejo caer (como hoja otoñal) para llevarme una alegría al verte florecer (jeje). Tu relato es un ejercicio o pirueta que supone esfuerzo pero merece la pena. Otoño triste en soledad. Venga, nos cruzaremos por los senderos.

Anita Dinamita dijo...

Maite, qué bueno volver a saber de ti!
Es que clonar un otoño siempre monocromatiza.
Un abrazo de o

Odys 2.0 dijo...

Historia de O. Óroso ono voz on cocodrolo con olmo do poroquoto.

Me da a mí que no es así como se consigue... hum... seguiré probando :-)

Besos

Maite dijo...

manuespada: yo seguro que paso por la tuya, cada vez está más interesante tu blog ;)


Ximens: gracias por pasarte por esta otoñal entrada, esperemos que no entre en un letargo invernal ;)


Anita Dinamita: si es que ya sabemos que segundas partes nunca fueron buenas, o eran terceras partes? Me alegra verte por aquí, espero coger el ritmo adecuado de visitas y escrituras :)


Odys 2.0: jajaja, lo que me he reído con tu ocurrencia. Menudo periquito estás tú hecho :) Abrazos!

Elysa dijo...

¡Anda que se me había despistado! Ya estás por aquí y además vienes fuerte con semejante texto. Me alegro.

Besitos

Maite dijo...

Elysa: qué alegría da ver que pocas cosas han cambiado, eso hace que te sientas más como en casa. Gracias por pasarte.

Torcuato dijo...

¡Coño!
Otro corto!!

Me alegro de tu vuelta, Maite.

Maite dijo...

Tor: Y no sabes cuánto me alegro yo de verte aquí. Espero que todo esté perfecto por ahí. Abrazos fuertes, fuertes.