Visitantes

lunes, 3 de junio de 2013

Microrrelato: Primera fuente de energía



Primera fuente de energía

El homo erectus caminaba en busca de una mujer sapiens con la que aplacar la combustión interna de sus feromonas.

Las chispas que saltaron, tras la fricción de sus cuerpos, arrojaron la suma de dos cadáveres calcinados y la pista por la que la tribu pudo al fin comer carne guisada.

7 comentarios:

Miguelángel Pegarz dijo...

¿Subrealismo gastroerótico?. Inclasificable.(pero me gustó eh!)

Laura dijo...

Creo que es muy CIFI, y ¡me gusta Maite!. Qué suerte la de la tribu degustar un buen guiso de carne asada... ;)

Un besote.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, recuerdo este microrrelato de las Justas y te confesaré que escribí unos cuantos micros para enfrentarme a él, pero desistí porque es muy bueno. Y esto lo hice porque ya te conté que tu rival en este duelo fue un amigo mio al que le "obligué" a participar para que se animara a escribir. Al final publicó uno que ideó él y ni por esas.

¡Menudo rollo que te he soltado! Pero quería compartir la anécdota.

¿Participas en esta edición que ya está abierta?

Abrazos.

Alberto Flecha dijo...

Erotismo y grastonomía. Así me gusta, Maite, yendo a las fuentes. O a los orígenes, viniendo de la Prehistoria...

Un abrazote.

Luisa Hurtado González dijo...

Has mezclado tantas cosas que... me he quedado planchada con el final.
No me digas por qué me trasladé a Adan y Eva, el giro erotico encajó en mi película, con la calcinación de los cuerpos guiñé un ojo, y ya el asunto de la comida y la tribu... acabaron conmigo.

Pedro dijo...

¡Muy bueno, Maite! Me ha gustado esa clasificación de "gastroerótico" que le han dado a esta pieza, que a mí me ha arrancado una buena sonrisa.

Un abrazo,

Lorena dijo...

Horroroso! Pero en el buen sentido.