Visitantes

miércoles, 11 de agosto de 2010

MOBUTU


Cuando desde el aire llegó el cargamento al poblado, todos acudieron gritando hacia las cajas buscando víveres. Tras abrirlas, encontraron decenas de balones de fútbol y una bicicleta. La decepción fue grande, Mobutu hacía casi dos días que no había probado bocado, y su mujer, en cinta, necesitaba urgentemente alimento. Mientras, los chiquillos, alborotados, daban patadas al esférico sin parar de reír. El pequeño Enconga trataba de pedalear en aquel caballo de acero, yéndose al suelo una y otra vez, hasta que consiguió recorrer unos metros sin caerse. Jugaron toda la noche, alumbrados por el haz de luz de la luna llena, insigne espectadora. A la mañana siguiente, el deporte y las pocas horas de sueño, acentuaron el hambre. Mobutu tuvo una idea, agujereó la parte superior de los balones y les cosió una hoja seca a modo de asa. Mandó a Enconga a visitar a la tribu vecina para que les pidiera unas semillas. Cuando éste volvió con los balones repletos de simientes, Mobutu ató al guardabarros una madera previamente afilada y comenzó a hacer surcos en la tierra con la bicicleta. Detrás, los chiquillos, poco a poco fueron sembrando para en poco tiempo recoger los frutos. Mobutu, aún guardaba una sorpresa más, uno de los balones estaba intacto. Con una amplía y blanca sonrisa se lo enseñó a los pequeños. Todos gritaron de júbilo. El mundial había comenzado.

6 comentarios:

Alberto Flecha dijo...

Me gusta el relato, Maite, casi siempre se trata de ayudar sin saber lo que es realmente necesario. Sólo le veo algún inconveniente de tipo técnico: ¡me resulta dificilísimo imaginar a Enconga arando con una bicicleta!
Un abrazo.
-------------->

Ángel dijo...

Me ha resultado superdivertido. Se nota el relajo vacacional ¿eh?.
Besotes.

Maite dijo...

Alberto Flecha: Creo que no es un problema técnico,si no un problema de falta de imaginación ;-) Sustituye una mula por una bicicleta en una tierra no muy dura...pedalea fuerte y...ya está! Un abrazo --->


Angel: no se si se nota el relajo vacacional, porque este relato lo escribí antes!!! voy a colgar alguna de tus ilustraciones, gracias!!!

Ángel dijo...

Jajaja!. Bueno, pues vale. Mucho mejor: Es tu genuino sentido del humor.

Alberto Flecha dijo...

¡Habría que pedalear como una mula!

Maite dijo...

Alberto: Jejejeje, así es, así es, pero hay muchos humanos que parecen animales o ¿no?, aunque no es el caso del pobre Enconga :-D