Visitantes

lunes, 12 de noviembre de 2012

Microrrelato: Autoprofecía





En un mundo devastador donde los Creeps devoraban las cabezas de sus enemigos, Taggart tuvo una premonición, su hijo iba a ser asesinado.

Afligido, quiso ahorrarle la agonía matándolo con sus propias manos. Esa tarde los monstruos depusieron las armas. Taggart, sobre la tumba, gime sin poder hallar consuelo.



11 comentarios:

Cybrghost dijo...

Por eso no se puede perder la esperanza. Me gustó mucho.

Elysa dijo...

¡Para que te fies de las profecías. ante la muerte de un hijo no hay consuelo y de esta manera aún menos.

Besitos

Nicolás Jarque dijo...

Maite, ya leí este micro en otro lugar que tú y yo sabemos, como allí resulta simplemente fantástico.

A esperar la nueva edición, ¿te apuntarás, verdad?

Un abrazo fuerte.

Maite dijo...

Cybrghost: sin duda Miguel Angel, nunca hay que perderla, si es caso, hacer algo para cambiar el destino, no ayudarle con nuestra rendición :)


Elysa: yo creo que no puede haber cosa más dura. Besos!


Nicolás Jarque: creo que sí que me apuntaré. Esta edición me ha renovado un poco la fuerza :) Te espero en la arena!

David Moreno (No Comments) dijo...

Maite me gustó y mucho este microrrelato. Enhorabuena.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Publize dijo...

Buenas,

Nos gustaria invitarte a unirte a nuestro proyecto de literatura. Se llama Publize.com y es una red social para amantes de la literatura, en la que los escritores pueden darse a conocer o difundir su obra y los lectores encontrar cualquier tipo de lectura.

Te animamos a probarlo. Puedes darte de alta en www.publize.com, donde también podrás encontrar información. No hay que pagar nada ni dar tu cuenta ni nada por el estilo ;)

Saludos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

La excelencia de este micro está en la duda que siembra en el lector, Maite. ¿Qué haríamos en su lugar?

¡Genial!

Una pieza que se nos queda enganchada.

Abrazos.

El Microrrelatista dijo...

Ahora toca pensar si ese intento de quitar sufrimiento a su hijo se puede considerar asesinato.
Por otro lado, ¿Quién tiene derecho a decidir por otro, por muy padre que sea?
Buen micro, hace cavilar.

Besos, Maite

Maite dijo...

David Moreno: gracias, David, no sabes cuánto me agrada tu comentario. Un fuerte abrazo indio.


Publize: gracias por el ofrecimiento, pasaré por allí a ver vuestro trabajo.


Pedro Sánchez Negreira: la opción que él propone es muy dura, pero uno nunca sabe cómo reaccionaría ante tal o cual situación. Un abrazo grande, Pedro.


El Microrrelatista: buf, lo que propones es muy complicado. Sin llevarlo hasta este extremo, muchas veces hacemos cosas por amor que creemos beneficiarán al otro, y metemos la mata ¿somos culpables? Abrazos, Tor.

Odys 1.99 dijo...

Dando palos de ciego avanzamos a trompicones por la neblina lechosa de la existencia... El micro bien pudiera ser una metáfora de nuestra condición invidente.

Maite dijo...

Odys 1.99: una reflexión que me deja pensativa...