Visitantes

lunes, 12 de diciembre de 2011

Microrrelato: COPIA ORIGINAL


En unos pocos minutos terminé de escribir el relato. Tras recostarme en la silla y estirar los brazos como si de la entrada en meta de una competición se tratara, procedí, como siempre, a repasar el texto en alto, bolígrafo en mano, para irlo puliendo a medida que iba haciendo mis correcciones. Me sorprendió ver que lo escrito no necesitaba retoques. Contuve la respiración al ver un dinosaurio en la historia y personajes pendientes de un hilo, esperando a ser empujados por el lector en el momento en que el autor pasara justo por debajo, mientras en otro escenario ya se le iba preparando una lápida al futuro difunto, una losa muy pequeña, de dimensiones reducidas, con una inscripción que decía “aquí yace un microrrelato” Como ya he dicho antes, no tuve que cambiar ni una coma. No lo entendí hasta que di la vuelta a la etiqueta que pendía del texto, -Made in China- podía leerse, casi igual que el original.

24 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Made in China...

Se va a romper.

Besos.

Daniel Sánchez dijo...

Gracioso final.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, esto que relatas es la magia de la escritura y la realidad de una sociedad donde sale barato copiar. Por cierto, te diré que esto de introducir Made in China en un micro es una idea que me venía rondando en la cabeza, ahora deberé reposarla un poco más.
Me gustó mucho.
Un abrazo grande.

Luisa Hurtado González dijo...

En esto de los micros y los blogs, en que la gente escribimos, dibujamos o lo que sea, gratis; los chinos somos nosotros.
Me gustó tu micro y me sorprendió. Me ha dado que pensar.
Un beso, Luisa

manuespada dijo...

Es curioso cómo ha cambiado la idea de antes de "Trabajar como un chino", que era trabajar mucho, o "Trabajo de chinos", que era un trabajo minucioso al concepto actual, de copia barata y mala. Me ha gustado mucho este micro metaliterario que en el fondo deja traslucir una especie de crítica al hecho de escribir micros como churros, con todos esos componentes que mencionas. Besos.

Patricia Nasello dijo...

E X T R A O R D I N A R I O Maite!!!
La idea, la prosa, el remate.

Enhorabuena por este micro perfecto

Mar Horno dijo...

Muy buena esa etiqueta colgada del microrrelato "made in china". Buen final para una micro copia que puede resquebrajarse en cualquier momento. Estupendo Maite. Como siempre chica. Un beso.

AGUS dijo...

Sí, coincido con la lectura de Manu. Y el cierre apunta más cosas que las que dice. Es curioso, pero lo he leído varias veces y el pulso del texto cambia, desde el humor hasta la reflexión y el vértigo. Me gustó. Es una pequeña pieza de relojería.

Abrazos.

Anónimo y orgulloso de ello dijo...

Santa palabra.
La Boca del Ello

Adivín Serafín dijo...

Creo que te has acercado a los Best Sellers de los micros, cocinados como churros en un puesto de rollitos de primavera.

Blogsaludos

Lola Sanabria dijo...

Una crítica certera a los micros que salen como churros, sin un mínimo repaso. Buen micro, Maite.

Abrazos sin copia.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Una crítica dura disfrazada bajo una traje de humor metaliterario. De ahí ese sabor agridulce que permanece después de varias lecturas.

Un micro estupendo, Maite.

Elena Casero dijo...

jojojo. Me encanta. Puedo incluso imaginar la cara de sorpresa.
Es lo que ocurre con los micros, igual que con los churros.

Un beso

Cybrghost dijo...

Seguro que es tóxico, yo no lo leo.
Muy original, por si acaso no tengas demasiado éxito, o será real y no ficción.

Elysa dijo...

Lo que tiene de crítico también lo tiene de divertido. Y me deja sorprendida encontrarme con la misma cara de perplejidad que debe tener el narrador...

Es brillante, Maite.

Besitos

Maite dijo...

Toro Salvaje: casi estoy segura de ello :)


Daniel Sánchez: bueno, espero que no se quede en una pura anécdota :o


Nicolás Jarque: has captado bien la esencia del micro -como siempre- A mí también hacía tiempo que me rondaba la idea, desde que comenzaron a aparecer esas copias tan sospechosamente iguales a otras. De todas formas, tú escribe el tuyo, que ya sé que es -Made in Nicolás Jarque- jejeje. Besos.


Luisa Hurtado: pues si te ha dado qué pensar, ya ha logrado una buena parte de su objetivo. Besos.


manuespada: es cierto que el significado de ciertas frases o tópicos va cambiando según se van instalando en la sociedad. La primera acepción de trabajar como chinos se sigue utilizando, tanto en el sentido de a virtud, como en el pellorativo, y el resto, sobre la cultura de que la copia es algo natural, eso ya es otra historia. Abrazos.


Patricia Nasello: ays, gracias Patri, he intentado ponerme amarilla -en plan chinito- pero lo que me he puesto es roja como un tomate ante tus inmerecidos halagos. Un besazo!


Mar Horno: si es que ya hay que mirarle las etiquetas A TODO. Un beso grande.


Agus: eso es lo que me gusta de los micros, que son como un caleidoscopio, según desde dónde se mire, proyecta una imagen, u otra. Siempre aguda tu visión, Agus. Besos.


Anónimo y orgulloso de ello: Amén. :) -y bienvenido-


Adivín Serafín: y aderezado con un poquito de salsa agridulce. Abrazos.


Lola Sanabria: y un homenaje a los copyright, Lola. Besos.


Pedro Sánchez Negreira: muy apropiado eso del sabor agridulce, Pedro, tal vez también lleve algo de soja. Más que una crítica, es una reflexión, o eso intenta ser. Besos.


Elena Casero: ojiplático se quedó el narrador :) Besos


Cybrghost: alguna sustancia tóxica tendrá, fijo, ¿a ver si va a tener algo de "El nombre de la rosa" también? Abrazos.


Elysa: hasta yo me he quedado perpleja :) pero el mérito es todo de los chinos. Besos.

Ximens dijo...

Nada Maite, que ando buscándote el registro. Lo leo un par de veces y no acabo de verlo. Luego recurro a los comentarios y es ManuEspada quien me corta el muro.

Fidel dijo...

En mi opinión, este microrrelato tiene una calidad conceptual fuera de toda duda. Me ha encantado, se puede leer en voz alta (suena magníficamente), y transmite.

Odys 2.0 dijo...

Ácida miniatura... Escrita con elegancia, incita tanto a la sonrisa como a la reflexión.

Besos,

Huan Chin-chon

Maite dijo...

Ximens: bues espero que me lo encuentres :) Yo me he quedado un poco dubitativa pensando en qué me quieres decir con eso y con lo de derribar los muros.


Fidel: pues has retratado a la perfección lo que busco en un micro, así que estoy realmente agradecida de tu entrada y de tu lectura. Bienvenido, un abrazo.


Odys 2.0: el humor que no hace pensar no me gusta. Besos!!

Ximens dijo...

Maite, pues nada, que no entendía el relato, había un muro que me impedía entenderlo y es el comentario de Manu el que lo derriba, es decir, me hace un pequeño agujero para ver.
Y lo del registro es que cada escritor tiene una forma de escribir uy ocultar el mensajem y hasta que no capte tu estilo, tu registro, es decir, te pille el truco pies me costará entenderte. Va, cosas mías.

Gotzon dijo...

Bueno, quizá la falsificación sea un "trabajo de chinos", la verdad es que en ocasiones es complicado (a simple vista) distinguir el falso producto del original hasta ver la etiqueta escondida en el reverso (o hasta que el rolex retrasa, o el gore-tex se cala, la pila se gasta, el juguete se rompe, etc...) lo que me hace pensar que, a pesar de ser una copia mala y barata, detrás lleva un minucioso trabajo en lo visual, en definitiva, un trabajo de chinos. (eso si, también me hace pensar que si es tal el el auge de los comercios "al estilo chino" en nuestros barrios... ¿será porque somos consumidores malos y baratos?

Oferta-demanda (y viceversa)

Miguelángel Flores dijo...

Jajaja, si es que cualquier día uno se cruza consigo mismo y resulta que eres tú la copia. Tiempo al tiempo.
Un abrazo verdadero, Maite.

Maite dijo...

Ximens: me gusta mucho tu ojo crítico, los muros que otros derriban no tienen porqué ser tus muros, aunque, claro, fijándote en la interpretación de un grande como Manu, el radio de posibilidad de equivocación se reduce ;) Espero que no encuentres fácil mi registro, solo mi estilo, así no se perderá la magia y la sorpresa. Besos.

Gotzon: pues tienes toda la razón, es como los programas de la tele, si están ahí es porque la gente los consume. Abrazos

Miguelángel: jejeje, pues eso da para otro microrrelato