Visitantes

miércoles, 8 de febrero de 2012

Microrrelato: Las reglas de Queensberry


Joderme –repite Micky saboreando la palabra y la sangre que le mana del labio a causa de la pelea. Eso es lo que te hubiera gustado –matiza. Esa noche ambos habían intercambiado unos buenos golpes, pero él había logrado tumbar a su rival en la lona al filo del tercer round, por nocaut. Un ojo morado, la mejilla partida, los nudillos rotos y un par de molares perdidos eran el balance final de su oponente. Joderme –insiste mientras saluda al público con los puños en alto en señal de victoria.  Entre la algarabía, consigue lanzar un beso a Amanda. Es entonces cuando, vuelto hacia su contrincante, se le aprecia murmurar entre dientes: -A ver si estás tan sonado como para volver a tocarla.

22 comentarios:

Mar Horno dijo...

Muy buen micro. Me queda la duda de si la última frase que culmina el micro se refiera a Amanda, o a alguien del pasado, por ejemplo su madre. Excelente contribución.

AGUS dijo...

Al final de todo siempre hay una historia de amor o desamor. Dices más de lo que cuentas. Bravo.

Abrazos.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, me ha gustado este combate de boxeo en el que hay en juego mucho más que la bolsa de premios. Uno debe saber que nadie puede tocar a una mujer.

Me ha gustado mucho.

Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Intuyo el final aunque puede haber otras versiones. Duro en el fondo.
Un saludo indio

Patricia Nasello dijo...

Como bien dicen los compañeros, el final se insinúa. Un micro que completa el lector.
Como lectora creo que el protagonista se refiere a Amanda, pero esa es mi opinión...
Me encanta leerte, Maite

Un abrazo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Un micro compacto, Maite, contundente. Un relato que nos cuentas toda su historia en la frase final.

¡Me gusta!

Un abrazo,

David Vivancos Allepuz dijo...

Ah, pero, ¿hablan de una mujer? Pensaba que iba de un tuno que le arrebata la bandurria a otro ;-)

Melvin Rodríguez Rodríguez dijo...

Divertido y doloroso. Los puños duelen, las relaciones implícitas aquí duelen más.

Luisa Hurtado González dijo...

El dolor en la corazón, la traición a lo que se siente, los celos,... son grandes motivaciones, no me extraña que haya ganado el combate, evidentemente iba dopado... con la mejor droga.
Un beso, Luisa.

Su dijo...

El combate va más allá del rin. Buena metáfora de lo que pasa con muchas cosas de la vida.

Abrazos

Cybrghost dijo...

Muy "peliculero". Se vislumbra mucha historia detrás de tan pocas letras. Me gustó mucho.

Elysa dijo...

No lo dice pero ahí está, una historia de celos, en el ring see toma la revancha.

Me gustó, muy bien aprovechada esa frase tan difícil.

Besitos

Maite dijo...

Mar Horno: gracias, Mar. Como siempre, la lectura y la interpretación la dejo a elección del lector. Besos.


Agus: la vida está conformada por historias, y éstas, siempre tienen ese componente que comentas, de amor o desamor. Abrazos con historia de cariño :)


Nicolás Jarque: así es, cada día libramos decenas de combates, aunque no sea dentro de un cuadrilátero.


David Moreno: las luchas, siempre son duras, luego podemos desdoblarlas en finales felices o tristes. Un fuerte abrazo.


Patricia Nasello: y te aseguro que a mí me encanta que me leas. El final se intuye, pero yo pienso como tú ;)


Pedro Sánchez Negreira: pues me alegra mucho que te guste, aunque ya sabes que en esta casa también se aceptan las críticas. Besos.


David Vivancos Allepuz: hombre, David, hablar, lo que se dice hablar, creo que no mucho :p


Melvin Rodríguez Rodríguez: muy bien visto, Melvin. Me encanta ver caras nuevas por aquí, siéntete como en casa. Abrazos.


Luisa Hurtado: en efecto, creo que este hombre tenía dentro una gran motivación.


Su: tú lo has dicho, tienes toda la razón, bien extraída esa metáfora, Su.


Cybrghost: yo es que soy un poquito peliculera ;) Besos


Elysa: a veces lo que no se dice, es lo que se oye más fuerte. Besos.

manuespada dijo...

Me gusta este triángulo que planteas entre los dos boxeadores y la chica, dejando un final abierto. Muy de cine negro tu texto. Besos.

TORO SALVAJE dijo...

Con esa motivación tumbará a cualquiera.

Besos.

vittt dijo...

eso fue antes de que amandas, catherines, maries y maites entraran a formar parte de la lista de sustancias dopantes.

Miguelángel Flores dijo...

Y a todo esto, ¿qué dirá Amanda?, a fin de cuentas es la tocada.
Yo digo que ReC, impulsa buenos micros. Muchas veces me quedo maravillado, más que cuando leo los ganadores. Bueno, creo que eso nos pasa a todos.
Un abrazo, Maite.

Ximens dijo...

Antes de nada ver wiki que eso de Queensberry. Reglas de boxeo, asociado a deportividad y juego limpio. Ahora a leer. Está claro nos conduces a pensar en está hablando de lucha, y al final aparece el motivo. Luego en relato va de lo contrario del título. Es de los relatos que requieren conocimiento para que se comprenda.

Maite dijo...

manuespada: muy geométrico, díría yo, un triángulo dentro de un cuadrilátero :p


Toro Salvaje: ese es un motor que no necesita combustible, sip.


vittt: jejeje, si, somos como solomillos en mal estado.


Miguelángel Flores: habrá que preguntárselo, ¿a cuál de los dos habría ido a ve al combate? ahhhh.


Ximens: el relato no va en contra del título, todo lo contrario, las reglas de Queensberry son reglas de caballerosidad, como la que un hombre debiera tener ante la mujer de otro. Y no creo que se haya de tener ningún conocimiento extra para entender que una relación de tres puede terminar en pelea. El título solo era un guiño al boxeo y a las reglas de caballerosidad, como ya he explicado, si al lector le apetece conocer más estupendo, pero sino no creo que haga falta, es más, me juego el pellejo a que la mayoría de los que se han pasado por aquí no han consultado la wiki :) Un fuerte abrazo, Ximens

Laura dijo...

Maite, llego un poquito tarde, pero nunca es tarde si la dicha es buena, y este micro tuyo ¡me gusta!. Tiene la fuerza de un boxeador, y la ternura de un corazón malherido.

Que te roben a tu chica no está bien, pero que un tipo con guantes ...quiera tocarla ...¡brrr!, no me extraña de su fuerza.

Un beso

Adivín Serafín dijo...

La lucha de la vida, ese gran tema de la literatura, con un perfil descarnado de dulce venganza. Un placer leerte.

Maite dijo...

Laura: tú nunca llegas tarde y siempre eres bienvenida. Gracias por pasarte :)


Adivín Serafín: siempre hay temas que son y serán universales ¿verdad? Besos