Visitantes

martes, 14 de febrero de 2012

Microrrelato: Leyendas escúpidas


Cupido se enamoró de la bella Psique. Pensó que tenerla sería empresa fácil, una sola flecha que le atravesase el corazón sería suficiente para que cayera rendida a sus pies. Así lo hizo, tensó la cuerda de su arco y disparó la saeta dando de lleno en la doncella quien, desde ese momento, se entregó por completo a su dios. Tanto temió el arquero perder el amor que ansiaba, que puso en marcha un gran plan: ir completando parejas hasta que nadie quedara solo y, de esa manera, evitar cualquier tentación ajena que pudiera recaer sobre su dama. Lanzó flechas por doquier, impregnando el universo de poesías, trovas y alboradas. Sin embargo, todo fue bien hasta el momento en que no quedaron más mujeres a quienes poder asignar un hombre, sobrecogido por el miedo, comenzó a arrojar sus dardos indiscriminadamente entre los efebos, yéndose estos a vivir sus amores cerca de la isla de Lesbos, lejos de inquisidoras miradas. Así pasó Eros la vida, viajando por todo el planeta, en una búsqueda interminable de nuevas almas que mantener distantes de su amada, quien a su vez pasó su existencia exhalando suspiros, a la espera de que Cupido algún día regresara.

15 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Cuántos disgustos nos ahorraríamos, y le ahorraríamos a las personas amadas, si dejásemos nuestras inseguridades de lado...

Una prosa leve para un problema engarzado muy profundo en el alma humana.

Beso admirado

Cybrghost dijo...

El afán de tener todo atado les arruinó la vida.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

El amor se da y se recibe, pero no se retiene ni se secuestra.

Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Luisa Hurtado González dijo...

Ya veo que Cupido muy listo no era, más bien penosamente humano. ¿Será porque le inventamos nosotros? En fin. Tu cuento tiene moraleja de modo que espero que, quien lo lea, lo tenga en cuenta y obre en consecuencia.
Un beso, Luisa.

Mar Horno dijo...

Preciosa leyenda que nos da cuenta de la estupidez humana al fin y al cabo. Espero que Eros vuelva algún día sin ese instinto insano de posesión. Un beso.

Nicolás Jarque dijo...

Maite, bonita leyenda que explica muy bien el mundo en el que vivimos. Muchas veces, nos preocupa más nuestros miedos futuros que nuestra felicidad actual. Hay que disfrutar los momentos y los problemas, si llegan, pues ya ser verán.

Muy apropiado tu micro para el día de hoy. Me gustó.

Un abrazo.

Miguelángel Flores dijo...

Ella más sola que la una, pero eso sí, ni un tío que se la quite, que para eso está él ahí. Y a mí que me suena esta historia. Seguro que llamaban Eros y Psique...?

Un abrazo, Maite.

Adivín Serafín dijo...

La receta del amor no la tiene ni Cupido. Menos mal, gracias al desconocimiento se llenó hojas de hojas de buenos momentos.

AGUS dijo...

Admiro cuando alguien se mete dentro de una leyenda y nos explica la otra historia, la cara b, sin restar un ápice a la original, y siendo fiel a su espíritu. También, que hables del amor en toda sus facetas, en este caso los celos y la posesión, aunque estas sean sus aristas menos luminosas. Valiente, Maite.

Abrazos.

Elysa dijo...

Vaya imagen de Eros pasando la vida alejando posible parejas de su amada y mientras ella y él solos. ¡Tremenda perdida de tiempo! Precioso, Maite, muy bien contado.

Besitos

Maite dijo...

Patricia Nasello: en efecto, Patri, ¿dónde quedó la confianza? :) Besos


Cybrghost: a ellos sí, pero fíjate que ahí empezó toda una leyenda :p


Pedro Sánchez Negreira: bueno, en el fondo fue generoso, se dedicó a repartir amor enrededor :o


Luisa Hurtado: ya ves Luisa, si es que yo creo que los dioses tienen mucho de humanos ;)


Mar Horno: bueno, a veces alguien tiene que sacrificarse por los demás :p Como en este caso, para que reinara el amor, renunciaron al propio ¿o no era así?


Nicolás Jarque: un pequeño homenaje a todos los que se enamoran, ya sea por las inseguridades de cupido o por lo que sea :D


Miguelángel Flores: jo, pues mira que ahora que lo dices, a mi también me suena ¿eh? =_=


Adivín Serafín: desde luego, Nel, aquí el amigo Cupido formó una bacanal del amor.


Agus: y las inseguridades, Agus, no te olvides de ellas. Me encantan las "nuevas explicaciones" a las leyendas.


Elysa: no se puede resumir mejor. Qué gusto me da verte activa. Besos.

Laura dijo...

Vida bastante penosa la de Eros, con tanto viaje y tanta búsqueda para mantener a su amada a salvo, cuando en realidad la estaba perdiendo poco a poco ...

Muy chulo y muy apropiado para el día.

Besos

Ximens dijo...

Un relato del día de los enamorados el que te inventas una historia de celos y abandono de lo que se ama. Cuento con moraleja. En este el título es un juego de palabras irónico.
Maite ¿te sentó mal mi comentario a tu anterior relato? Si es así lo siento, pero simplemente te comente lo que me hizo sentir o comprender.

Maite dijo...

Laura: efectivamente, muchas veces nos excedemos tanto en el cuidado de algo que lo estropeamos. Besos.


Ximens: nooooooo, por favor, ¿en serio pensaste que me podía sentar mal? Ximens, este es un blog abierto, con ganas de aprender y que admite toda clase de crítica constructiva y más aún los pensamientos de los lectores. Solo expuse mi punto de vista, lamento si pareció que lo decía en un tono distinto al que, de haber tenido voz, hubiera utilizado (amigable, alegre y de compartir opinión) Un besazo y ya sabes que las puertas están siempre abiertas.