Visitantes

miércoles, 1 de diciembre de 2010

DESEO TEMPORAL

A Arthur le fue concedido un deseo. Enseguida supo qué pedir, siempre había querido ser dueño de más tiempo. El extraño ser azul que se le había aparecido aquella mañana le entregó un sobre como toda respuesta. Cuando Arthur llegó corriendo a casa lo abrió encontrando en su interior un tiempo casi infinito. Se sentó en el alféizar de la ventana, nervioso por la nueva responsabilidad adquirida. Quedó pensativo, mirando tras los cristales, elucubrando cómo utilizar ese tesoro. Pasaron las horas, pero todo lo que se le iba ocurriendo le parecía carente de trascendencia, ahora que tenía todos los minutos del mundo, debería emplearlos a conciencia. Pasaron los meses sin encontrar un plan ideal que le convenciera. Al cabo de los años, al fin, tuvo una idea excelente y decidió comenzar a utilizar su momento. De inmediato fue a por el sobre, buscó y rebuscó por todos los rincones, percatándose, no sin sorpresa, de que había perdido su tiempo.

35 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Yo tambien querría tiempo y... cada vez que he conseguido un poco, me lo he gastado en un pis pas.
Es una pena que tu prota lo haya perdido, yo me lo hubiese apropiado sin pensármelo dos veces.

Puck dijo...

Me ha gustado mucho. El tiempo da mucho juego, gastarlo, perderlo... pero no puede guardarse
Saludillos

AGUS dijo...

Una paradoja excelente. Me gusta como entra el hombrecillo azul en la vida de Arthur, así sin más, sin hacer ruido ni aspavientos. Luego planteas el conflicto y lo resuelves de una manera muy inteligente, elegante y con ese puntito de ironía marca de la casa. Enhorabuena.

Un abrazo.

Torcuato dijo...

Buen micro. Lo único ha decir es que cuando uno tiene todo el tiempo no ha de preocuparse de si lo emplea de la mejor manera...y si no tiene tiempo, tampoco.
Un beso, Maite.

Sibreve dijo...

Leí una vez que el tiempo es lo único que iguala a los hombres porque es el único bien que no puede comprarse ni venderse, cada cual tiene el que tiene y transcurre para todos de la misma manera. Y resulta que realmente se reparte en sobrecitos... Pero ¿crees que realmente pierde el tiempo? Si en un año tiene una buena idea de que hacer con el tiempo, ni tan mal.
Me ha gustado mucho, como dicen por ahí, te quedó elegante.
Saludos.

Maite dijo...

LUISA HURTADO:pues por lo que cuentas, tú eres la cara B de mi micro, sabes utilizar el tiempo, consumirlo, devorarlo, en definitiva...disfrutarlo. Un abrazo.


PUCK: pues efectivamente el tiempo puede ser usado de muchas maneras, pero perder el tiempo, cuando no sabemos hasta cuando vamos a poder utilizarlo, es un pecado!!!


AGUS: siempre te digo lo mismo, pero es que no me sale otra cosa, qué gusto de lector!! Captas cada matiz a la perfección. Un lujo leerte y ser leída. Abrazos.


TORCUATO: exactamente, por eso, muchas veces tenemos tiempo y no sabemos cómo emplearlo, da igual que sea bien o mal, pero emplearlo, no perderlo, que es un bien escaso!!


SIBREVE: me gusta esa reflexión, tiene mucho que ver con el micro. Si el tiempo es igual para todos, es lo único que tenemos en cierta forma en la misma medida, aunque no sepamos la fecha de caducidad, ¿crees que todo el mundo lo emplea de la misma manera? A mi prota le dieron un tesoro, y pasó demasiado rato pensando qué hacer con él, sin emplearlo, para mí, eso, es perder el tiempo. Abrazos.

Anita Dinamita dijo...

Qué bueno! Hace un par de años escribí un cuento parecido para regalárselo a alguien que pedía más tiempo a los Reyes Magos (yo a veces colaboro con ellos). No recuerdo como lo resolví pero al final la idea era que debemos emplear nuestro tiempo en lo que realmente nos apetece hacer, y no perderlo queriendo hacer mucho más de lo que podemos.
Un relato para pensar en poco tiempo :)

Alberto Flecha dijo...

Recuerda a los cuentos antiguos, a los que tienen moraleja. Lo volveré a leer de noche antes de irme a dormir.
Un abrazo, Maite.

Juan Leante dijo...

Muy bueno. Me ha gustado mucho.
Saludos cordiales.

Patricia dijo...

Creo que el personaje comete un error, la sabiduría, la dicha, está en aprovechar bien el tiempo del que se dispone.
Tu micro: un deleite, como ya nos tenés acostumbrados.
Besos

Maite dijo...

ANITA: pues tu pensamiento de hace 2 años, me ha venido a mi a la cabeza ahora, ¿será algo de mi subconsciente? seguro que sí :-s
Por cierto ¿colaboras con los Reyes Magos? no me extrañaría nada que incluso fueras uno de ellos ;-)


ALBERTO FLECHA: pues sabes una cosa, yo haré lo mismo, creo que al finalizar el día es un buen momento para reflexionar sobre qué hemos hecho con nuestro tiempo. Abrazos.


JUAN LEANTE: Muchas gracias, Juan, y bienvenido. Me alegra que esta lectura te haya gustado. Un abrazo.


PATRICIA: así de claro, el prota comete un terrible error, lo único que hace en su vida es perder el teimpo. Hay que aprovechar cada minuto, aunque aún nos queden muchos...o pocos.

Su dijo...

Buena moraleja se puede sacar de esta historia. Yo por si acaso, como de todas formas va a pasar, voy a elegir aprovecharlo y disfrutarlo lo más que pueda.
Abrazos atemporales

Claudia Sánchez dijo...

Esteeeee... me parece que es una buena historia Maite, pero le falta una media vuelta más. Y creo que tiene que ver con la vida del personaje, porque digamos que un año no parece un tiempo infinito, salvo que sea lo que te resta de vida.
No sé, por ahí vuelvo a leerlo más tarde y lo veo de otra forma. Sí me encanta la narración y la moraleja. Besos,

Gastromaniac dijo...

Diosss... parece que estás hablando de mí! Yo no hago más que desear tiempo y cuando lo tengo al final no me cunde nada :-S Un besazo!!!!!

Maite dijo...

SU: buenísima opción esa, este micro sólo trata de "empujar" al indeciso a aprovecharlo. Un abrazo.


CLAUDIA: en esta ocasión, y sin que sirva de precedente, disiento contigo. Verás, el personaje es el menos importante aquí, lo importante es una llamada de atención al lector sobre la importancia del tiempo del que disponemos, sea mucho o poco, y que perder el tiempo, es perder vida.
Sobre que el año no es un tiempo infinito, efectivamente, por eso digo textualmente "casi infinito". Un año, vivido con la pasión que la vida se merece, puede resultar toda una eternidad. Yo he vivido segundos que te juro que han sido más intensos y duraderos que muchas horas de mi vida.
Tal vez tú seas de las que sacas el máximo partido al tiempo, y por ello este micro no te llegue tanto (ojalá sea así) Un beso


GASTROMANIAC/Rocío: jajaja, tú eres de las mías ¿a qué te pasa eso? yo voy como el conejo de Alicia por el mundo :-D Un beso

Lola Sanabria dijo...

¡Cuántas veces nos ocurre eso! Si tuviera más tiempo, si me dejaran hacer... Y cuando lo tienes no sabes qué hacer con ello. Muy bien reflejado.

Abrazos a pares.

Maite dijo...

LOLA: qué bien, has hecho una lectura ¡exacta! no sabes qué hacer con ello, o simplemente lo dejas pasar. Un besazo y felicidades, que te he visto también en el libro de Artesanía Comprimida :-D

Cartaphilus dijo...

Muy bueno, Maite. Como siempre, admirada
:)
Ya querríamos volver atrás para recuperar el tiempo perdido en que esperábamos un tiempo mejor. Me niego!!!

Jesus Esnaola dijo...

Lo volveré a leer, Maite, hoy estoy muy cansado, pero no me acaba de convencer. Pero ya te digo, es más el interés de dejar mi huella por aquí que comentar de verdad.

Besos.

Anónimo dijo...

Me ha encantado, bueno nos ha encantado estamos eva y yo disfrutando... del tiempo.

muy bueno
besos
alber

Maite dijo...

CARTAPHILUS: muchas veces dan ganas, pero como eso es imposible, a vivirlo!! Un beso


JESUS: pues mañana, con la mente más fresquita, se lo lee usted, y después le mete cuchillo ;-) Abrazos


ALBER: cómo me alegra encontrarme con alguien como tú, que valora el tiempo como el tesoro que es, y que sabe con quién compartirlo. Un besazo a los cinco.

vittt dijo...

cierto. el tiempo ni se crea ni se transforma, se destruye.

Daniel Sánchez dijo...

BELLA paradoja.
El tiempo es siempre un buen elemento para el género.

Enhorabuena

Claudia Sánchez dijo...

Jajaja Maite, ojalá fuera así! yo necesitaría otro medio día por día al menos.
Tienes razón en lo que dices, es que yo comencé a leerlo y me imaginaba que pedía mas tiempo de vida. Vale, hago caso a la moraleja.
Besos,

Maite dijo...

VITTT: no estoy muy de acuerdo con eso, el tiempo se crea (a veces hay que sacar tiempo de donde no hay), se transforma (un plan cambia en un segundo y se convierte en algo bien distinto), y se destruye (lo que se ha vivido, no hay nada ni nadie que logre destruirlo)


DANIEL SANCHEZ: la relatividad del tiempo y sus usos da para mucho, la verdad. Un abrazo fuerte para ti, tan laureado últimamente, bueno, siempre :-D


CLAUDIA SANCHEZ: Clau, no era una prórroga de vida, no!! era tan sólo tiempo para hacer cosas, ya sabes aquéllo de...si tuviera tiempo haría...y luego se queda en que no sabemos como utilizarlo realmente. Bueno, eso, pues haz caso a la moraleja y vete a bailar al son de la vida!! :-D Me alegra que al final le hayas sacado el gustillo al micro.
Besos

Un punk ignorante dijo...

Muy bueno el blog, te dejo el mio

www.cordurainsana.blogspot.com

Nos leemos, saludos.

manuespada dijo...

Me ha encantado. te ha salido un micro redondo, Maite. Planteas el problema de la pérdida del tiempo, cuando el personaje tiene la solución en sus manos, se da cuenta de que ha estado perdiendo el tiempo. Es un cuento clásico, de los de toda la vida en el mejor sentido de la palabra, con duendecillo (azul) incluido.

Juan Vásquez dijo...

Está muy bueno el desarrollo y el mensaje: El tiempo, gran amigo mio, aunque a veces quiera matarlo.

vittt dijo...

visto así, no estoy nada de acuerdo conmigo mismo

Maite dijo...

UN PUNK IGNORANTE: muchas gracias por la visita, espero que además del blog, también te haya gustado algún microrrelato. Pasaré a devolverte la visita :-)


MANUESPADA: jejeje, así es, con duendecillo azul incluído, ya ves que no he innovado mucho en los personajes, pero es que tenía los trajes por aquí, de otra función, y los he utilizado ;-)
Gracias por tu comentario, es muy reconfortante y tus palabras son exactamente lo que significa el micro, claro que para eso están las letras, para que cada uno haga sus interpretaciones ¿verdad? pero lo dicho, coincidimos plenamente. Gracias, un abrazo!!


JUAN VASQUEZ: el tiempo, en un principio, es un gran amigo de todos, pero a veces, es traicionero, y como mandan los cánones de la amistad...no nos queda más remedio que perdonarlo :-) Un abrazo


VITTT: ¿te convencí? pues si eso hizo que volvieras por esta casa, me alegro de haber argumentado tan divinamente ;-p Eso sí, ponte pronto de acuerdo contigo mismo o la dualidad acabará partiéndote en dos, y dos VITTT son mucho VITTT. Besos.

Anita Dinamita dijo...

Colaboradora especial para grandes ocasiones, nada más ;) ( psss psss bajito que nadie nos oiga ¿necesitas algún encargo especial que se lo haga llegar? mira que queda poquito, eh? ¿te portaste bien?)
Un abrazo pre-Navideño

Maite dijo...

ANITA: uy, pues esas ocasiones son las más especiales :D (bajito) tengo un encargo especial, a ver si me lo puedes conseguir tú que tienes mano con ellos, me porté regulín, pero es que ser buena...me aburre!! Te daré una pistita, tiene tapa dura, con hojas dentro, y miles de personas que viven dentro :-) A mi también me dejaron algo para ti...¡muchos besos!

woody dijo...

Y yo le pido más tiempo al duendecillo para poder leerte con calma. ;)

Anita Dinamita dijo...

¿Estás segura de que quieres una Enciclopedia de un solo tomo Maite? ji ji

Maite dijo...

WOODY: tengo al otro lado del teléfono al duendecillo (moderno él) y me dice que va para allá a dejarte tu sobre, y más si es para utilizar tan bien tu tiempo leyéndome, jejeje. Abrazos.


Anita: :-p