Visitantes

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Ojo de Cristal


Cecilia siempre le mira de frente y pregunta ¿cariño, tú me quieres? Él responde afirmativamente, y le besa. Mientras tanto en sus ojos se le adivinan, futuras, las lágrimas.

33 comentarios:

CYBRGHOST dijo...

¡Que triste!. Y lo malo (y lo bueno) de haber escogido tan bien las palabras es que esa tisteza llega.

Patricia dijo...

Tristísima historia. Coincido con Cybr, el manejo del lenguaje, tan económico y preciso, hace de este hiper breve algo memorable. Felicidades.
Un abrazo Maite.

AGUS dijo...

Ese "mirar de frente" de ella contrasta con el sí mecánico de él. Qué bien describes el inicio del fin. Es triste porque el presente intuye el futuro desolador. Y pese a que ambos conocen su destino, se hundirán juntos en el barco. Muy bueno, Maite.

Un abrazo.

Ángeles Sánchez dijo...

Me gustó Maite, sin embargo, veo que algo no me acaba de cuadrar, me explico, el título "ojo de cristal" presupone que uno de los dos es tuerto, por lo que la última frase debería decir para hacer mayor consonancia al título "Mientras tanto en su ojo se le adivinan, futuras, las lágrimas.".

Creo, pero es sólo mi opinión.

Un abrazo

Maite dijo...

Cyb: muchas gracias por tu comentario, la verdad es que es triste, si.


Patricia: quería hacerlo corto para que fuera como una mirada. Un abrazo.


Agus: siempre generoso y acertado en tus comentarios. El mirarle de frente arroja su inquietud y su sentimiento, mientrs que, como bien dices, la indiferencia o el mecánico asentimiento de él, hace intuir el final.


Angeles: a ver, aquí abro el debate. Lo primero es que ninguno es tuerto, es un símil con la bola de cristal en la que se adivinará el futuro, de ahí el título. La verdad, dudé mucho en cambiar la frase final y poner en su ojo, pero me parecía poco natural, queda mejor en sus ojos. Sobre el título, pensé entonces en ponerlo allí en plural, ojos de cristal, pero ¿se entenderá que quiero hacer un símil con la adivinación del futuro?, aquí sí, porque la fotografía nos da la pista, pero si lo llevamos a otro sitio sin foto ¿qué pasaría? Ahí lo dejo, a ver qué dicen por aquí. Abrazos.

Puck dijo...

El texto me ha encantado y me ha transmitido esa tristeza de la que hablan. El título me chirría pero creo que ni aporta ni quita nada al relato que es redondo. Es una opinión personal.
Saludillos

Su dijo...

Coincido con Puck, el relato consigue llegar al sentimiento, las palabras perfectas. El título, se entiende a qué viene, pero no sé por qué me chirría un poco también.
Abrazos

Ángeles Sánchez dijo...

Abierto el debate, Maite, te digo que a mi este micro me parece grande. La idea de que él, lleva un ojo de cristal (ya que dices que ella le mira de frente, evitando poner que le mira a los ojos, dejando de esta manera, en bandeja la idea del ojo implantado)y que en ese ojo de cristal, una mínima bola de cristal, se adivinen sus futuras lágrimas, es como te digo una idea fabulosa. Y creo, que no deja de ser natural poner "en su ojo" pues es en él dónde puede adivinar ese futuro, no en el sano.
A mi, como ya te he comentado, el título me parece muy acertado, haciendo la variante que te dije.
Por otro lado, lo de implicar a las imágenes en el relato, conlleva cierto riesgo, y no soy partidaria ya que creo las ímagenes deben crearlas las palabras.
Bueno, lo dicho Maite, el micro es grande.

Un beso y perdona la extensión de mi comentario, siempre hecho desde la admiración a tus letras.

manuespada dijo...

Me gusta mucho la comparación entre el oo de cristal y la bola de cristal que ve l futuro, sobre todo porque el ojo es precisamente el ojo que ve, y si además es de cristal, como la bola de los adivinos, ve doblemente. Creo que ahí está el punto fuerte del micro. Besos, Maite.

Juan Leante dijo...

Maite, espero que te sirva (como lector) mi opinión. Siempre me han gustado los textos directos que no haya que releerlos demasiado.
No encuentro concordancia entre el título y el final. Me parece una idea brillante a la que le falta dar ese pequeño remate final. Es más, me quedo en el beso que él le da. Ella ya presiente lo que está por venir.

Saludos cordiales.

Lola Sanabria dijo...

El micro es fantástico. Muy bueno ese futuro que adelanta los ojos de él sin que eso signifique que ella lo vea. Tal vez deberías buscar un título que no se dé de bruces con el plural del final. Seguro que si buscas lo encuentras, el relato lo merece.

Dobles abrazos.

Torcuato dijo...

Los ojos, además de ser el espejo del alma, son bolas de cristal adivinatorias...o intuitivas.
Muy bonito y muy bueno.
Un beso, Maite.

Antonio M. dijo...

Que bonito Maite. Me ha gustado mucho este micro, y en su triste medida, me he visto también reflejado en tu ojo de cristal.
Abrazos cuanticos ;-)

vittt dijo...

me dejaste un nudo en el estómago

Stewart dijo...

Maite, tu micro me ha parecido magnífico, llámame raro, pero lo que más me ha llamado la atención no es el tema del ojo, (buena idea, por cierto), sino algo que pasa casi desapecibido...

¿Porqué sabemos que ella se llama Cecilia y no sabemos cómo se llama él?

Creo que esa es la clave (casi subliminal) que hace que el micro llegue tan dentro.

A ella la conocemos, pero él podría ser un mounstruo.

En eso me recuerda a películas de terror en las que no se sabe qué es, ni cómo es, lo que da miedo. Tipo "El proyecto de la bruja de Blair", o "Darkness"

Abrazos cuánticos.

Maite dijo...

Puck: gracias por el comentario, estoy dándoles vueltas a lo que decís, no hay nada que más odie que el chirriar de las cosas, me da dentera!!


Su: pues te digo lo mismo que a puck, veré si puedo solucionarlo. Gracias por aportar la opinión.


Angeles: no te excuses, todo mi lienzo en blanco es vuestro para expresaros, sea de la longitud que sea la opinión :-D Creo que estoy casi decidida al cambio.


Manu Espada: esa era mi intención, Manu, pero creo que no lo logré. Me agrada ver que tú sí has llegado a ver lo que quería mostrar. Un abrazo.


Juan Leante: claro que me sirve tu opinión, para eso os la pido :-) Sólo que en esta ocasión no puedo estar de acuerdo contigo, creo que los micros, lo que yo entiendo por micorrelato, muchas veces tiene que ser releído más de una vez para captar cada matiz, cada respuesta escondida. Es como una peli de culto, que encierra pequeños detalles que a mucha gente se le pasan por alto, para mí, este es el gran misterio, y el gran imán del micro. Esto es lo que le diferencia en parte del relato o de la literatura más extensa. No puedes pedir lo mismo a un largometraje que aun corto. No sé si me he llegado a explicar. En fin, es mi opinión. Un abrazo fuerte.


Lola Sanabria: creo que tienes razón, pero no me gustaría cambiar la idea de la sintonía entre el ojo y la bola de cristal, como campos paralelos que se dan la mano a la hora de poder adivinar. Tal vez cambiando el título por "ojos de cristal", aunque no sé si ahí se vería la conexión, ayssss.


Torcuato: eso es exactamente, mirando a los ojos de alguien puedes ver más allá, como una medium ve en su bola de cristal.


Antonio M.: qué bien que tú también te hayas visto ahí reflejado. Cojo tus abrazos cuánticos y me los quedo ;-)


vittt: un nudo en el estómago y una pregunta con respuesta en la mirada. Abrazos desenredadores de nudos.

Maite dijo...

Stewart: te me has colado mientras respondía ;-) No sabes cómo te agradezco que hayas reparado en ese pequeño detalle, es lo que trataba de decirle a Juan Leante en mi comentario, el que muestre claramente el nombre de ella, y oculte la identidad de él, no es casual. Tal vez alguno considere que es un dato que carece de importancia, pero a mí me resultó imprescindible para colocar al lector dónde yo quería que estuviera. Gracias por estar ahí con tu lupa :-D Un fuerte abrazo.

Raúl dijo...

Excelente, como los micros que callan más cosas de las que cuentan.

Kum* dijo...

A ver, entrando en el debate: Para empezar, el relato me ha fascinado. En tan poco espacio, entra profundo. Ese misterio, ese incierto secreto que se intuye, queda zumbando en el lector después de leer el micro.

Cuando leí el título y vi la imagen pensé, como Ángeles, que habría ese juego entre un ojo de cristal y la idea de adivinación que sugiere la bola de cristal. De hecho me parece una excelente idea para un micro. Luego vi que no. Te limitas a plantear una situación (magistralmente) y a dejar el resto a nuestra imaginación.

Me gusta más el título en plural "Ojos de cristal"... me resulta más acertado, más cercano al texto y, a la vez, más original, más sugerente.

En cualquier caso, el micro es buenísimo.

Sobre las imágenes en general, yo intento que sean un mero adorno al texto, que tengan que ver con él, pero que no sean necesarias para entenderlo. Es más, que no adelanten demasiado. Me como mucho el coco con ellas... tal vez demasiado. pero me gusta el juego entre las imágenes y el texto.

En fin, hecha la autopsia... el carnicero se despide.

Besos de cristal.

Maite dijo...

Raúl: esa es la intención, esconder, no decir, entrever, y cada uno que haga su interpretación de cómo es ese personajes y qué les espera a ambos.


Kum*: de momento dejo esos "ojos de cristal" supongo que los más avispadillos darán con el quiz de asemejarlos a la bola de cristal, y a la capacidad de ambos de adivinar más allá de lo que un primer plano muestra. Un beso y gracias por filetear el micro :-D

Sinsellos dijo...

Es sencillo y delicado y triste, el título a mí me hizo pensar en ojos llenos de lágrimas, y la verdad es que incluso, dándole otra vuelta, podría ser que Cecilia esté anticipando la ruptura que ella misma provocará... (ya ves Maite, nos has hecho pensar, un abrazo tierno)

Bea

Anita Dinamita dijo...

Bueno, el micro está destripadito y sigue siendo maravilloso como la primera lectura. Ahora más porque me doy más cuenta de los detalles.
Me encanta la idea de que los ojos son como bolas de cristal, sin necesidad de serlo realmente, porque ciertamente en ellos se pueden adivinar futuros.
Con el corazón encogido te envío un gran abrazo... por cierto, tu comentario en mi blog ha llegado justo cuando yo entraba aquí ¿me sentirías entrar? ¿o te he sentido yo a ti?

Maite dijo...

Sinsellos: pues es una opción que puede ser planteable también ¿por qué no? a fin de cuentas, la pregunta primera que ella hace, puede dar a entender sus dudas ¿no? ;-) Un abrazo, Bea


Anita: conexión en la red, jejeje, hemos entrado en ambos blogs a la vez, buena señal ;-)
Sobre el micro, poco queda que decir, ¿verdad? no te quejarás, que te lo han dado mascadito :-D Ahora lo importante es tu impresión, esa que es propia y dueña de cada lector.
Un abrazo enorme

woody dijo...

Intenso, Maite. Y para mí esa es la clave de lo micros.
Abrazos

Juan Leante dijo...

Estoy de acuerdo en lo que dices sobre las diferencias entre un relato corto y uno largo. Lo que no comparto Maite, es que eso suponga que en el corto o el micro, el lector (yo lo soy, aunque no esté ducho en la técnica y la imaginación) deba entender lo que no entiendo bien o me queda entrevelado.
Para mí, la foto no es cualquier foto, lleva intencionalidad, representa la visión del futuro y enlaza perfectamente con las palabras de tu micro (...adivinan, futuras...) El título no es tampoco a mi entender casual, habla de un ojo de cristal (no unos ojos) similar a la bola mágica de la foto y algo tendrá que ver con el texto que sigue. Por tanto no es de extrañar, que haya quien se pueda enredar en adivinar cual es la intención de la autora. Lo prueba el gran debate que ha surgido gracias a este relato.
Ahora, con el nuevo título y con la misma foto, el final lo encuentro raro, forzado..., no sé Maite, me quedo con el primero tal cual estaba.

Felicidades de nuevo por el relato y el debate.

Saludos cordiales.

Maite dijo...

Woody: pues me alegra que te haya gustado y aquí te dejo un abraz intenso ;-)


Juan Leante: totalmente de acuerdo, no tienes porqué entenderlo, ni un micro siempre tiene que ser como una adivinanza, para nada. Sólo digo que muchas veces el micro lleva mensajes entre líneas, y mira que es difícil con las pocas líneas que tienen ;-) Y por supuesto que la foto, el título y el final tienen intencionalidad. Creí entenderte en tu primer comentario que no le veías la relación, pero no debí de entender bien. Por supuesto que la bola de cristal adivina el futuro, de igual forma que se adivina el futuro de la pareja en ese ojo. Ese es el paralelismo. Así que en ese punto, de acuerdo también. Y sobre el título, pues una vez más se demuestra que nunca llueve a gusto de todos :-) Lo bueno de veras de este micro, es que ha sido capaz de traer todas estas exposiciones de los lectores, que ha sido interactivo y que ha permitido crear historia al lector. Abrazos.

David Figueroa dijo...

Un micro fantástico Maite, duro como el cristal.
Un abrazo.
David.

Sibreve dijo...

En los ojos se puede ver el futuro mejor que en una bola de cristal. Por eso me encanta el relato: tiene fuerza, no le sobra nada y es elegante,(eso sí, me desconcierta el título, que me hace divagar, y casi consiguió que me perdiera de lo que el micro me dice si lo obvio).
Saludos...

Maite dijo...

David Figueroa: gracias David, duro pero muy real, aunque sin generalizar ¿eh?


Sibreve: pues la idea la has captado a la perfeccion, pero lo del título me tiene frita!!! ;-) al final lo voy a dejar como empezó, que creo que expresa más claramente lo que quería decir. Un beso.

Ángeles Sánchez dijo...

Maite, con semejante micro, buenísimo, merecería la pena que te lo replantearas de nuevo. Opino, como dice Juan más arriba, que el título y el final se dan cierta bofetada. Sigo apostando por el título original y la última frase en singular.

Un abrazo.

Maite dijo...

Angeles: miro tu apuesta y le sigo dando vueltas ;-) Gracias

Un tipo dijo...

¿De felicidad :,(?
Muy nostálgico el micro.
Me gusta.


Un saludo.

Maite dijo...

Un tipo: ojalá fueran de felicidad ¿verdad? tal vez el lector pueda hacer esa magia, si tú las ves de felicidad ¿por qué no? :-D