Visitantes

lunes, 3 de octubre de 2011

Microrrelato: Viaje Iniciático


Puse punto final a mi serie de relatos. Feliz con el trabajo realizado, me recosté un momento; hacia días que no dormía más de dos horas seguidas debido a los caprichos de la inspiración que me había mantenido en un agotador duermevela. Me quedé traspuesto y, al despertar, decidí dar un último repaso a mi obra. Extrañado observé que sobre la mesa solo quedaban un montón de hojas en blanco. Revolví los cajones y miré los archivos del ordenador, estaban vacíos. Por un momento pensé estar soñando. Andaba en estas divagaciones cuando me di cuenta de que el aviso de un nuevo mail parpadeaba en la bandeja de entrada. Lo abrí; era una carta de despedida de mis personajes. En ella me notificaban su decisión de huir y correr sus propias aventuras. Para ello, habían utilizado una máquina del tiempo que yo había imaginado hacía ya un par de décadas, pero que jamás terminé de escribir. Habían desaparecido y con ellos todo mi trabajo. Fui consciente de que yo también había viajado al pasado, a mis inicios, al pavor de mi primera página en blanco. No habría cota de malla, chaleco antibalas o salvavidas que lograra salvarme de aquella traición.

NOTA: Para entender este texto es necesario leer por orden cronológico las tres partes de "Unos años más o menos, ¿qué más da?"

29 comentarios:

AGUS dijo...

Una forma brillante de terminar la saga. Creo que este tipo de micros interconectados, creo que los llaman "acueductos", funcionan muy bien y son de agradecer en un libro.

Abrazos

Luisa Hurtado González dijo...

Final redondo para una serie simpática cuando menos.
Casi me da pena.

XAVIER BLANCO dijo...

Interesante final para la serie, me ha gustado.
A veces tengo esa sensación, ser el autor de mis textos o uno mas de los personajes.
Esa máquina del tiempo se ha convertido en una cuenta regresiva. No está mal esa catarsis, ese recomenzar.
Abrazos.

Patricia Nasello dijo...

Estoy con Luisa, "casi me da pena"... aunque la posibilidad de un nuevo comienzo siempre es alentadora.
Volveremos a comenzar nosotros, tus lectores, con una nueva serie?
Ojalá

Besos!

montse dijo...

Pues te aseguro que aún sin haber leído los precedentes el efecto es impactante. Es muy bueno. Si digo que me ha gustado mucho no expreso del todo la sensación que me ha causado.

Pablo Gonz dijo...

Hay que ser orgulloso como un dios para crear a un personaje; y humilde como un esclavo para seguir sus pasos hasta la muerte. ¿Está todavía por ahí la máquina del tiempo? Úsala.
Besazos,
PABLO GONZ

Odys 2.0 dijo...

Puede leerse de forma independiente, excepto por la última frase, que cobra significado si has leído los anteriores.

Te ha quedado una microsaga muy redonda, felicidades :-)

No Comments dijo...

Esto es una micronovela en toda regla, por capítulos, jeje

Un saludo indio

TORO SALVAJE dijo...

Que tiempos...
No te puedes fiar de nadie.
Ni de los personajes.

Besos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Me apena tanto el final como admiro tu forma de llegar hasta el.

Me pongo de pie, me descubro y aplaudo.

Antonio M. dijo...

Maite... Tremendo¡
Felicidades ;-)

Kum* dijo...

NOOOOOOOOOOOOOOOOO... ¿POR QUÉ? ¿POR QUÉ TAN PRONTOOOOOOOOOOOO?

Quiero más, más, máaaaaaaaaas...

Estoy indignado.

En fin, el final es ferpecto, pero... QUIERO MÁS!!!

Mientras... te dejo aquí mi sombrero. El más apropiado para la ocasión que tengo ahorita a mano.

Enhorabuena, Maite. Genial. Quiero más,... pero genial.

Mar Horno dijo...

Menuda saga Maite. Me encanta. Aunque espero que esa máquina del tiempo siga funcionando. Un beso.

Maite dijo...

Agus: sí, es una buena forma de tener un hilo argumental en un libro. ¿Acueductos? no lo sabía. A mí también me gustan los puentes, para irme de vacaciones!!


Luisa Hurtado: me gusta el calificativo de simpático, aunque digan que es el adjetivo que se utiliza para no llamar feo a alguien, hummmmmm.


Xavier Blanco: a mí también me pasa, a veces tomo distancia de mis historias y pierdo la percepción real de las cosas.


Patricia Nasello: ya sabes que todo final significa un nuevo comienzo :D


montse: gracias!! eres muy generosa en tu comentario. Es cierto que se puede leer de forma independiente, pero para sacarle todo el partido, sobre todo a la última frase, es bueno saber de dónde viene.


Pablo Gonz: estoy tentada de montarme en la máquina e ir en busca de mis personajes, contrario a Pirandello. Lo malo es que este aparatejo no parece tener muy buenas intenciones.


Odys 2.0: gracias, viniendo del último campeón de ReC, esto es mucho más que un halago ;)


No comments: aún podría seguir más, mandando al autor a por sus personajes, pero creo que eso lo guardaré en el cajón para futuros proyectos :)


Toro Salvaje: desde luego, ays, cómo está el servicio...


Pedro Sánchez Negreira: jur, Pedro, me sonrojas. Abrazos.


Antonio M.: ese es un buen calificativo, tremendo, no queda ni el apuntador en pie en esta serie ;)


Kum*: jajajaja, habrá más, pero de otras cosas :p
Me encanta el sombrero, muy apropiado para viajar en el tiempo :)))) Besos!

Maite dijo...

Mar Horno: quién sabe, tal vez se le hagan unos pequeños ajustes, puede dar mucho juego.

manuespada dijo...

Muy buena entrega, en plan folletinesco, de la saga de micros. Como bien dice Agus, estos micros interconectados funcionan muy bien en papel siempre que no se lea el libro a salto de mata, claro, por eso creo que también es importante que funcionen de manera individual, porque los libros de microrrelatos muchas veces no se leen cronológicamente. Besos.

Cybrghost dijo...

Al final todos acabaron mal, aunque al menos este acabó vivo. :-)

vittt dijo...

llevas una muy buena racha, maite. envidia de la mala, oiga ;-)

Ximens dijo...

Pues que lo vamos a hacer. No obstante, esos personajes andorreros pueden jugar una buena pasada a la escritora y con la susodicha maquinita mellada presentarse con un salvavidas cuando estés presentando tu libro a la prensa, y un crítico con cota de malla quiera fusilar tu éxito.

Elena Casero dijo...

Yo voy a empezar desde el principio porque me he perdido un capítulo.

Un beso

Lola Sanabria dijo...

Un broche con diamante, Maite. Me quedo a la espera de una nueva entrega con la que seguro nos sorprenderás.

Abrazos de inicio en página.

Maite dijo...

manuespada: he tratado de que los micros sean independientes, pero que en la lectura conjunta tengan un mayor entendimiento y conexión. Abrazos!


Cybrghost: vivo físicamente, muerto literariamente, glups


vittt: ¿envidia de esa que te tengo yo a ti desde hace tiempo? ;)


Ximens: jajaja, me ha encantado eso del crítico con cota de malla fusilando mi éxito ;) gracias por la sonrisa


Elena Casero: pues vuelve a empezar, a ver si leyéndolo otra vez, consigues cambiar la historia ;)


Lola Sanabria: de momento tengo la máquina en el taller, cuando la arregle...tal vez vuelva a darle otra oportunidad. Besos!

Elysa dijo...

¿Dónde está mi comentario? Creí que me estaba librando de las malditas abduciones de Blogger y no... quiero que me lo devuelvan, o meto al blogger en esta loca máquina del tiempo, ¡jo, qué pena que se acaba!

Besitos

Ana Crespo Tudela dijo...

Espero que no se quede atrapado en el tiempo y que cada día se repita la tortura del folio en blanco.
Buen viaje a los personajes y, ojalá vuelvan algún día.
Besos

Maite dijo...

Elysa: jajajajaja, blogger siempre ataca, ya lo sabes, yo también tuve un día raro, no me dejaba comentar en casi ningún blog. Te doy las gracias por partida doble, ya que al otro comentario le pasó como las historias del protagonista ¡desparecieron! ¿será una señal? Besos


Ana Crespo Tudela: puede ser que vuelvan, no lo descarto ;)

Torcuato dijo...

Jo, que chulo. Aquí si que me has pillado del todo. No me esperaba que el micro fuera la conclusión del la saga.

Con permiso de Kum, me quito el tricornio.

Besos.

Maite dijo...

Torcuato: jajajaja, estoy empezando a coleccionar sombreros, éste también me sirve. Me alegra haberte sorprendido, que tú eres difícil de "despistar"

Anita Dinamita dijo...

Excelente, me encanta el detalle al final de todos los relatos, así como la marca de la casa, el atuendo equivocado para hacer frente a la situación.
Aplausos y abrazos

Maite dijo...

Anita Dinamita: ese es el nexo de unión entre todos, sí ;) Besos