Visitantes

viernes, 17 de septiembre de 2010

LA VUELTA DE PAPÁ

¡Tachán! Gritó papá cuando apareció de la nada en mitad del salón. La sorpresa que nos llevamos todos fue mayúscula. Haciendo honor a la verdad, ninguno nos lo esperábamos. Pero lo que él tampoco imaginaba era que junto a la hornacina que contenía sus cenizas, hubiera un montón de fotografías de mamá con un señor desconocido que, sonriente, la rodeaba con sus brazos. Sin mediar palabra, papá dio media vuelta y regresó al portarretratos.

24 comentarios:

Ángeles Sánchez dijo...

Fantástico, en todos sus sentidos. Me ha gustado mucho Maite.
Un abrazo.

Maite dijo...

Gracias, Ángeles. Ya ves que no ha tenido mucho éxito para el concurso, pero sirve para practicar :-D

Torcuato dijo...

Es realmente bueno. Para mi gusto le sobra la última frase. Sin ella engancha aún más.
Un beso.

Maite dijo...

Torcuato, he estado mirando lo que me has dicho, y no se, creo que sin la última frase, a mi se me queda un poco cojo. Veremos qué piensan por ahí. Un beso.

Belén Lorenzo dijo...

Qué bueno, me encantó la idea! Coincido con Torcuato, creo que es mejor dejarlo abierto, pero es cuestión de gustos.

Maite dijo...

Belén, está visto que tendré que reflexionar este fin de semana. Gracias por el aporte y opinión. Un beso.

Patricia dijo...

Maite, coincido, es un micro excelente.
Dejaría la última frase, puesto que es en esas circunstancias como la voz que narra ve por última vez al personaje.

Feliz fin de semana.

No Comments dijo...

Pues a mí me gusta con la última frase, no veo mal que se cierre el micro de esta manera, conduciéndonos con la mirada de regreso al portaretratos.

Un saludo indio

Alberto Flecha dijo...

Genial. De lo mejor que he leído tuyo, Maite. Buena idea y muy bien escrita. Esto mejora a pasos gigantes ;)
Un abrazo.

Gotzon dijo...

Muy bueno, ¿En qué estarán pensando los de la ser para dejar pasar un texto así...?

Ánimo Maite, que en esa linea seguro que suena tu telefono.

Maite dijo...

Patricia: me alegra mucho que lo veas así, esa era la intención y estaba empezando a dudar de ella, pero cada vez que lo leo, termino reafirmándome en que esa es la última mirada y necesaria en el relato.

Feliz finde para ti también. Un abrazo.

Maite dijo...

Indio: bueno pues ya somos tres, Patricia, tú y yo. Ya sabemos que para gustos...los colores (esto viene al pelo con tu micro publicado hoy "Cuestión de gustos")
Un abrazote

Maite dijo...

Alberto: Caray! menudo comentario, pues espero seguir en línea ascendente, aunque para no frustrarse, lo mejor es no crearse demasiadas espectativas. Espero que los anteriores te hayan gustado también, aunque sólo sea un poquito ;-) Un abrazo

Maite dijo...

Gotzon: jejeje, paisano, parece que en estos últimos tiempos la suerte se nos ha vuelto de espaldas. Seguiremos intentándolo, y mientras, aprovechamos para inspirarnos, aprender y practicar. Un abrazo

Lola Sanabria dijo...

A mí también me gusta con la última frase. Creo que quedaría cojo como dice Maite.

Abrazos.

Maite dijo...

Lola: pues definitivamente lo dejo como está, que realmente es tal y como me ha brotado. Un fuerte abrazo. Gracias por la aportación.

Herman dijo...

Me ha gustado. Y no le quitaría nada. Está muy bien así. Enhorabuena por haberlo escrito.

Maite dijo...

Herman: por aclamación popular, pero sobre todo, por decisión propia, no le quito nada. Ún fuerte abrazo.

Pablo dijo...

Que "Tachán" más logrado y pobre hombre... Con lo que cuesta resucitar! Me gustó mucho el micro, última frase incluída

Maite dijo...

Jajaja, muy bueno Pablo. Efectivamente, después del esfuerzo que hizo el hombre y mira con lo que se encontró, si es que es mejor no remover las cosas :-D Un abrazo

Artistalight dijo...

Leí el mensaje que escribiste en mi blog, gracias :) por tan alentadoras palabras. Y entré a ver tus escritos, y volví a quedar fascinada por la magia del microrrelato, estuve allí en ese salón en tan memorable y triste momento, a mí me pareció excelente en todas y cada una de sus palabras :)

Maite dijo...

Artistalight: el microrrelato tiene una magia especial, algo que es característico del género y que engancha hasta la médula, creo que ya te estás dando cuenta de ello. Un fuerte abrazo.

Juan Vásquez dijo...

A mí me gustó mucho. Ambas versiones, con o sin última frase son buenas. Depende de lo que quieras: por un lado un final abierto e impactante, por otro un final concluyente que deje una sensación melancólica y algo de identificación del lector con el señor que resucitó.

Voy despacio hasta el final, que en realidad es el comienzo de tu blog.

Felicidades

Maite dijo...

Juan, a mi me gusta como está, la verdad, por más que lo leo, lo veo cerrado, así, con la vuelta del padre a la fotografía. Para él se ha paralizado el momento, pero los demás han seguido viviendo su vida (como es lógico).
Gracias por este repasito que estás haciendo a los micros, además me haces recordar, trabajar, y mirar cosas antiguas, que ahora, a veces, miro con otros ojos.
Supongo que irás viendo cosas distintas en esta "regresión" que estás haciendo.
Abrazos