Visitantes

miércoles, 22 de septiembre de 2010

PILLADA POR LOS PELOS

Robó veintisiete bancos, dos gasolineras y tres estancos. Lo hizo impunemente, bajo un sencillo disfraz y una peluca pelirroja. Dispuesta a enderezar su ya de por sí torcida trayectoria, decidió colgar los guantes y subirse a un avión rumbo a un cálido paraíso fiscal. Cuando estaba a punto de dejar atrás todo ese turbio pasado, en el último segundo, con un pie en el aeroplano y una mano saludando a la azafata, un fornido y sudoroso policía, la sujetó suavemente, pero con firmeza, por el brazo. Solícito, le pidió abriera su maleta de mano y allí, entre la ropa interior de raso, el vestido de Armani, los perfumes de Loewe, las Joyas de Tiffany’s y el maquillaje de Max Factor, encontró aquella peluca delatora. El retrato robot no dejó lugar a dudas.

22 comentarios:

Chula dijo...

Jaja. Un título que ni pintado. El color rojo es demasiado llamativo para tareas en las que no hay que llamar la atención. Por los pelos pudo haberse librado...

Un abrazo.

Maite dijo...

Ya ves, Chula, tanto glamour le hizo perder la cabeza. Un beso.

Manuel dijo...

Cuando uno empieza una nueva vida debe deshacerse bien del pasado ¿Para qué quería la peluca ya? Hay que ver...

No Comments dijo...

Y es que cuesta romper con el pasado y empezar nueva vida. Nos aferramos al ayer sin darnos cuenta.

Un saludo indio

Maite dijo...

Manuel: a veces es difiícil desprenderse de todo lo que en algún u otro momento has significado...desde luego, con lo bien que le había salido todo, lo fastidia con esto, es como para tirarse DE LOS PELOS!!! aunque estos sean los de la peluca. Un beso.

Maite dijo...

Indio: has tenido una lectura impecable. No tengo nada más que añadir, sólo un fuerte abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

un brillante final, la última frase remata perfectamente el texto.

Buen juego de palabras y muy cuidada redacción.

Alberto Flecha dijo...

Eso es fetichismo, anda que quedarse con la peluca... Estoy de acuerdo en que es un muy buen título.
Un abrazo, Maite.

Maite dijo...

Daniel: me alegra mucho verte por aquí. La última frase es la base con la que he querido sustentar todo el texto. Un fuerte abrazo.

Maite dijo...

Alberto: jajaja, desde luego, o tal vez pensó "nunca se sabe cuando la volveré a necesitar", aunque yo creo que es más un cierto apego al pasado, como nos pasa a la mayoría. Un fuerte abrazo.

Claudia Sánchez dijo...

¡Buenísimo Maite! El título cierra redondo el relato. Yo creo que ella tenía sus dudas...
Saludos!

Maite dijo...

Eso también es posible Claudia, a lo mejor se le había convertido ya en vicio y pensó en cambiar de aires pero no de hábitos. La intención era enmarcar el relato con el título y la frase final. Un abrazo.

Patricia dijo...

Brillante Maite, título y remate.

Un abrazo

Maite dijo...

Patricia: si algo brilla aquí, sólo pueden ser vuestros comentarios :-) Un fuerte abrazo.

Isabel María González dijo...

ai, qué lástima, se merecía el paraíso, no es fácil engañar a tanta gente.

Maite dijo...

No es fácil, Isabel, pero menos fácil es engañarse a uno mismo, yo creo que no deseaba tanto el cambio. Además, uno casi nunca se conforma con lo que tiene, siempre quiere un poquito más ;-)

vittt dijo...

yo tampoco olvido nunca una pelirroja.

Maite dijo...

Jajajaja, vittt, no se porqué motivo, ya tenía esa impresión de ti, no eres de los que olvida facilmente :-)

Belén Lorenzo dijo...

Qué descuidada! Con lo fácil que hubiera sido facturar la maleta... :o) Genial, Maite. Un beso.

Maite dijo...

Jejeje, sí Belén, hubira sido fácil, pero nos cuesta tanto desprendernos de la piel (o los pelos) que formaron parte de nuestro paasado... Un beso.

Anónimo dijo...

Te pilléeee por las letras!!!!!jejeje nada jamia, que a cada paso que doy por la "VIRTUALIDAD LITERARIA" ¡¡¡¡zas!!! apareces. Genial!!! ya leo que también dominas el microrelato, jolin para quitarse el sombrero y aplaudirte plas, plas, plas... Estoy deacuerdo que a veces cuesta desprenderse del pasado, siempre caminamos con algo que nos delata... y nos une.

Un saludo de una admiradora
Juani Pérez

Maite dijo...

Juani: menuda sorpresa! los caminos de internet son inescrutables :-D Ya ves que sigo necesitando juntar letras. Espero que leas y disfrutes con algunas de las historias que por aquí he dejado. Un fuerte abrazo.