Visitantes

jueves, 2 de septiembre de 2010

BATIDA CRUENTA

Arropados por el refulgente resplandor del amanecer, cogieron sus armas de caza y partieron hacia el interior del frondoso bosque. El corazón retumbaba en sus pechos como un mazo golpeando una marimba. El olor del miedo y la excitación impregnaba cada metro de tierra. La persecución podía durar horas, hasta que atisbaban la presa, quien sintiéndose acorralada, huía temerosa saltando entre las ramas, buscando un refugio inane, desorientada, como si supiera a ciencia cierta que su fin andaba próximo. Un silente y certero tiro daba fin a la cacería, después, el silencio, la nada. El espartano había dado caza al ilota.

21 comentarios:

Anonima Mente dijo...

Desde luego este tipo de cacería es más que cruenta inhumana. La frase "el olor del miedo" muy buena, es capaz de llevarnos hasta el escenario donde se desarrolla tu micro, así a golpe de narices.
Me encantó.

Un saludín

Maite dijo...

Gracias Anónima por tu temprano, puntual y acertado comentario. Un abrazote.

Gotzon dijo...

Ups..Me has pillado Voy a google a mirar ilota... :D (seré i(di)ota? jajaja

Alberto Flecha dijo...

Me recuerda a "La noche boca arriba" de Cortázar por esa persecución, por el bosque frondoso (griego :P) y por la marimba también un poco exótica. Pero está bien contado, Maite.

Un abrazo.

Maite dijo...

Gotzon: vete, vete a que San Google bendito te de la solución, jejeje. Pero luego vuelve ¿eh?


Alberto: ups, ahora me has pillado tú, tal vez esté mal ambientado en un bosque frondoso? (griego) voy a ver, voy a ver.

Patricia dijo...

¡Yo sé lo que es un ilota! Lo que no sé es cómo lográs esta magia. ¡Bravo!

Maite dijo...

Jajaja, gracias, Patricia. Dile a Gotzon que un ilota no es un pájaro! ;-) Un besito para ambos

Gotzon dijo...

Maite, no es un pájaro... pero vive como "enjaulado"... en cambio yo... menudo pájaro estoy hecho, jajaja.

Imaginaba que sería algo así, en todo caso buen relato.

Avelino Vallina dijo...

Interesante relato y muy bien narrado.
Saludos.

Claudia Sánchez dijo...

¡Excelente Maite! Los espartanos tenían olfato de animales. Me gustó mucho!
Saludos!

Maite dijo...

Gotzon: exactamente!!! (a las dos cosas, a que vive enjaulado y a menudo pájaro estás hecho) jajaja. Gracias por el comentario. Un abrazo.

Maite dijo...

Avelino: me alegra que te pareciera interesante, es un relato con un pequeño tinte histórico.



Claudia: me parece que los espartanos tenían algo más que el olfato de animales. Un abrazote y enhorabuena por tu mención en minificciones.com.ar

Hansel en Baviera dijo...

Hola, Maite.
Estaba convencido de que tú todavía no tenás blog... (pero con mis despistes...)
A ver si tengo tiempo de pasearme un poco por él. Una cosita, sin querer importunar.
en la frase: "buscando un refugio inane", no crees que lleva una coma antes de inane? De otro modo el inane es el refugio, creo.
Por lo demás, el micro está muy bien.
saludos,
Norberto

Maite dijo...

Norberto/Hansel: bienvenido al blog, es todo un lujo contarte entre mis lectores. Como puedes observar, sí tengo blog, y espero que saques algo de tiempo y le eches un vistazo.

No me importunas, para nada, pero te dire que realmente es eso lo que quiero decir, inane como adjetivo del refugio. El significado es que aunque cnsiguiera refugio, éste sería inane, inútil, porque el espartano lo encontraría, no hay lugar en la tierra donde un espartano no encuentre a su presa. De esa manera pasaba a ser "ciudadano". Un fuerte abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Un relato duro, que ahonda en la crueldad humana. Me gustó.

Besos.

Maite dijo...

Gracias Lola, me alegra mucho verte por aquí. Un beso.

Baizabal dijo...

Caray, qué buen golpe al final. En este caso, el final sorpresa es sorprendentemente bueno.

Miguel dijo...

Y pensar que cosas así son ciertas...

Saludos

Maite dijo...

Baizabal: la "trampa" de ese final es...¿quién podría pensar que eso ocurría en realidad? Un abrazo.



Miguel: desde luego, pero no pensemos que esto sólo ocurría entonces, estamos rodeados de cosas parecidas o aún peores. Gracias por dejar huella de tu paso. Un abrazo.

Hansel en Baviera dijo...

Hola Maite. Sí, un refugio inútil, interpreté más como inútil la búsqueda.
He leído como un tercio de este blog y mi opinión es muy buena, los cuentos, en general, me gustan mucho, aunque, como es natural, prefiera unos u otros.
Te tenía linkeada sin saber que era tu blog, y mal escrito también. Pero esto de los blogs no son mi fuerte, lo confieso, siguen dándome problemas tanto al leerlos como al redactarlos y me pierdo en ellos con facilidad.
Mi enhorabuena y un abrazo,
Norberto/Hansel

Maite dijo...

Norberto, me alegra muchísimo este comentario que dejas en el blog, que a alguien de tu "calado" (sin menospreciar a nadie) emita este juicio, es todo un honor. Afortunadamente te gustan unos relatos más que otros, porque eso significará que puedo llegar a un espectro de público distinto, porque no a todo el mundo le puede gustar lo mismo, además, sería muy aburrido :-D
Animo con los blogs, que aunque a veces la informática se nos rebele, son un medio fantástico para acortar caminos. Un fortísimo abrazo.