Visitantes

lunes, 28 de febrero de 2011

AUTODESTRUCCIÓN

Comencé a buscar términos en Google y fui tomando apuntes para mi próxima novela. El protagonista era un niño hindú nacido en el seno de una familia pobre, que fue entregado por unos dinares a un bandido. Un pequeño al que le fueron quemados los ojos. Los ciegos daban más lástima y eso significaba algo claro, habría más limosnas y por tanto, más dinero. Continué buscando bibliografía sobre el sistema hereditario de las castas: los intocables, los invisibles o los jatis, y sobre las viudas en India, mujeres muertas en vida.

Mencioné en voz alta mi repulsa por tan devastadores y brutales actos. Acciones que consideraba impropias de cualquier ser humano. Ahí debí haberme callado, porque entonces fue cuando se me rebelaron. Salieron de mis líneas y dijeron: “tú eres como ellos” Me explicaron que habían nacido inocentes, perfectos, hasta que me hice su dueño. Fui yo quien abrasó sus ojos, el que rompió sus piernas y el que los condenó a una vida de desprecio y soledad. Tras pedir perdón cien veces, me obligaron a sentarme en mi silla nuevamente y escribir un texto supuestamente autobiográfico. Ahora están aquí, a mi lado, vigilándome, mientras yo escribo mi historia, la que ellos han decidido que sea, la de un cazador de elefantes en África, que es devorado por un tig

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Sorprendente historia sobre esa capacidad que tiene el escritor de convertirse en creador, y con ello en dios todopoderoso. En engendrar y destruir a su capricho. Y más sorprendente aún ese giro de tuerca, hasta transformarse en víctima de su propia mano de verdugo.
Literatura dentro de la literatura ¿O saliendo de la literatura?
En cualquiera de los casos, me ha encantado.

Un besazo lunero.

Antonio M. dijo...

Amiga Maite, en 2003 comencé una novela que me llevó, tres años después, en 2006 a La Plata (Argentina), lugar donde se narraba mi historia.
La misma, acabó dándome tanto miedo, que la dejé apartada hasta día de hoy.
Esta historia es totalmente verídica.
Espero, eso si, tener algún día el ánimo necesario para concluirla.
Tu historia me lo recordó muy mucho ;-)

Abrazos entrelazados¡

Torcuato dijo...

Creer es crear.

Muy interesante texto, Maite.
Lo que dice Antonio, lo he pensado a veces. Escribir cosas que se adueñen de ti. Que sin quererlo saques de algún lugar en otra dimensión, una verdad no permitida y que te persiga eternamente.
Besos.

Kum* dijo...

Muchas veces, creyentes o no, nos planteamos cómo Dios, si es que existe, puede permitir o generar semejante mundo lleno de injusticias y sufrimientos.

Luego, al escribir, le pudrimos la vida a nuestros personajes en vez de hacerlos felices...

¿No seremos meras novelitas de algún hijo de puta?

Me encantó tu forma de plantearlo.

Besos de novela.

Daniel Sánchez dijo...

Muy bello y sobre todo, muy bien trabajado.

Lola Sanabria dijo...

Los personajes se rebelan y toman la dirección de la vida del escritor.

Muy bueno.

Besos, mil.

AGUS dijo...

El otro día, con Gus, nos hacía reflexionar sobre los límites de nuestra imaginación y el mundo real.Hoy, todavía vas mucho más allá y le das la vuelta a los personajes en busca de autor de Pirandello. Me encanta cuando nos haces realizar equilibrios sobre esta línea tan delgada y difusa - si existe - que separa ficción y realidad. Lo mejor - tu acierto, la genialidad - es que uno siempre acaba cayendo, pero nunca sabe hacia que lado cayó. Espléndido, Maite.

Abrazos.

Sibreve dijo...

Tu historia de niños lisiados me recordó a El callejón de los milagros, no sé si lo habrás leído, 100% recomendable. Hay un personaje, entre muchos otros, que "trabaja" lisiando a pedigüeños para que obtengan más limosna. En un momento le llega un visir caído en desgracia para que lo deje cojo, o ciego o así y el tipo le dice que no, que ya tiene lisiado aquello que le dará más dinero, la dignidad, porque el resto disfrutarían dando unas monedas al antiguo visir. Qué conocimiento de la condición humana.
Por cierto, que los personajes caminen solos está bien, pero cuando se ponen chulos con el autor, borrón y cuenta nueva.
Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Tu imaginación es deslumbrante.
Me encanta.

Besos.

Patricia dijo...

Maravilloso! Y el título como conclusión, otra joya.


Me has recordado a un poema de Borges que habla del ajedrez:
'Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?'

Enhorabuena por este micro Maite

woody dijo...

En estos meses leyéndote creo que empiezo a "conocerte" (que los demás se imaginen cómo eres a partir de lo que te leen también tiene su miga... y da algo de miedo). Y esto de los personajes que se te rebelan es otra de tus "obsesiones" (benditas obsesiones). ¿Notas que los personajes toman el poder?
Abrazos

Su dijo...

Vaya historia! Crear se puede crear, pero siempre se corre el riesgo de que los "creados" quieran crear también.

Abrazos

Elysa dijo...

Curiosa manera de buscar la autodestrucción, escritor-dios dando poder a sus criaturas. Muy interesante.

Besos

Puck dijo...

El final es un colofón sorprendente. Me ha gustado mucho
Saludillos

Adivín Serafín dijo...

Letra a letra te leo en mi libro recien comprado y reconozco todas tus formas de no ser con las que tanto me maravillas.

Blogsaludos

Pedro Alonso dijo...

Sorprendente y fantástica historia, Maite. Me ha gustado el efecto del toque "periodístico" que le das al texto, porque hace más impactante el inesperado final. Es más o menos lo que la cámara al hombro consigue en el cine. Un abrazo.

Maite dijo...

Anónimo: hoy has llegado el primero ¿eh? El escritor es el dueño de la vida de sus personajes. Una de mis frases es que la literatura es descomponer la realidad para volver a crearla a tu gusto. Un beso.


Antonio M.: tal vez esto sea una señal, lo que te indica que los autores somos dueños de nuestros personajes, y también podemos serlo de nuestro destino. Desde aquí, yo te animo a continuar ese camino, a lograr ese sueño. Animo!!


Torcuato: eso sería un poco como los actores ¿no? algunos se meten tanto en su papel que acaban perdiendo su propio yo. Un beso.


Kum*: es muy posible, a mi me pasan cosas extrañísimas, raras, que seguro son pensamientos maquiavélicos de algún malintencionado autor que anda por ahí suelto. ¿Hay alguien en la sala que pueda desmontar esta teoría y decir lo contrario? Abrazos ;)


Daniel Sánchez: Dani, te agradezco tu reconocimiento, ya que tras el micro hay mucho trabajo, sí. Ojalá tuviera la virtud o el don de que todo saliera fluido de mi mente, pero las ideas se agolpan y hasta que el texto adquiere el tono, la forma, el argumento deseado, pasa tiempo. Eso sí, lo que disfruto, eso, no tiene precio. Un abrazo.


Lola Sanabria: cuando les damos demasiado protagonismo, a veces puede suceder algo así, o quizás es que también nosotros deberíamos rebelarnos. Besos.


Agus: me gusta esa imagen del lector equilibrista que utilizas cuando comentas mis textos, tener al lector andando en la cuerda floja, me atrae, pensando por dónde vendrá el peligro, si caeré por aquí, por allí, a la red, o llegaré con buen pie. Un abrazo equilibrado.

Maite dijo...

Sibreve: me tomo nota del libro, has despertado mi curiosidad y sin duda alguna lo leeré, no sé cuando, porque tengo lista de espera, pero lo haré. Gracias por la recomendación ;)


Toro Salvaje: necesito la imaginación para poder volar, y no sentir que me arrastro por el suelo ;) gracias a ella sobrevivo. Un beso.


Patricia: precioso ese poema de Borges, que no conocía, hoy me estáis llenando de referencias literarias que agradezco y de las que aprendo. Gracias por el aporte, Patri. Un beso.


woody: ups, esto de que se conozca mi interior por mis textos y no por mis actos, me preocupa y me da algo de miedo, sí señor ;) Debo decirte que obsesiones tengo pocas, salvo la de pasar por la vida sin que la vida pase por mí, y hasta el momento, no lo estoy haciendo muy bien ;) Abrazos.


Su: ese es uno de los grandes misterios de la humanidad, quiénes somos, puede que solo seamos personajes, creados por unos personajes que a su vez fueron creados por otros personajes, alucinante ¿no? Besos


Elysa: no sé quien tiene más poder, si el autor, o el propio personaje, ¿quién tiene más fuerza, Kafka o Gregorio Samsa? Abrazos


Puck: me alegra ver que has saltado de tus jardines hasta aquí, y más todavía ver que te ha resultado agradable la lectura. Un lujazo tener lectores como vosotros. Besos.


Adivín Serafín: debo confesarte que tu comentario me ha creado cierta inquietud, me ha resultado una mezcla entre poesía y sentencia. Me alegra muchísimo verte por este rincón. Abrazos.


Pedro Alonso: wow, Pedro, qué bueno eso que dices, ojalá te escuche algún intrépido guionista de cortos. Un abrazo enorme.

CYBRGHOST dijo...

Me gustó la rebelión de los personajes.

manuespada dijo...

Se nota que detrás de este micro hay mucho trabajo, Maite. Para que3 un micro quede bien hay que dedicarle mucho tiempo, a no ser que tengas uno de esos días en los que te visitan las hadas. El secreto es precisamente pulirlo, como si fuera una escultura. Me ha gustado mucho la mezcla de realidad y ficción, la mezcla de planos, la metaficción. Enhorabuena.

Bicefalepena dijo...

Creo que elegir personajes débiles no te libra tampoco de su persecución.
Siento lo tuyo con el tigre...

Un abrazo

Sucede dijo...

Bueno Maite, buen relato por el miedo que produce la veracidad de lo que se puede llegar a contar, veo por tus comentarios que no te devoró ningún tig y que sigues aquí... jaja, me lo has hecho pasar mal!
Abrazos!

marialuisa dijo...

Impresionante final,
genial

un beso

Maite dijo...

Cyb: un remake de rebelión en la granja, pero de personajes ;)


manuespada: Manu, ya sabes que agradezco muchísimo no solo tu visita, si no tu capacidad de análisis y de "introducirte" en el texto y en la producción del mismo. Te advierto que mis hadas han debido de perder las alas, y vienen caminando hasta mi escritorio ;) Un abrazo


Bicefalepena: a veces el débil es más inteligente, y ya sabes que para ciertas cosas...más vale maña que fuerza :D Abrazos


Sucede: jajaja, alguna ambulancia ha venido hasta casa, les he tenido que decir que...de momento...se trataba de una falsa alarma. Nunca se sabe qué es realidad. Besos y gracias por preocuparte.


marialuisa: si te ha gustado ya ha merecido la pena el esfuerzo. Abrazos

Pablo Gonz dijo...

Sí, es verdad. Los personajes sólo son dados a luz por nosotros. Luego hacen lo que quieren. Esos indios, por lo menos, respetan tu trabajo. Sobre el tigre a mí no me mires, eh.
Abrazos,
PABLO GONZ

Miguel Baquero dijo...

Todo eso de la India, se mire como se mire, es una auténtica salvajada. O ni eso. Ni los animales más cerriles hacen eso.

Maite dijo...

Pablo Gonz: ¿estás seguro que no era el tuyo? porque yo ya estaba notando su saliva en mis piernas!! Abrazotes


Miguel Baquero: es terrible, ese otros miles de casos más, solo hay que coger un mapa y señalar, horripilante. Abrazos.

Anita Dinamita dijo...

Vale, voy a comentar sin leer a nadie y así puedo crear mi propio comentario o autodestruirme, como prefiera...
El recurso de hacer al escritor protagonista me gusta muchísimo, y aquí lo bordas, Maite
Un gran abrazo

Maite dijo...

Anita: tú ten cuidado, porque eres todo un personaje!!! ;) Un besazo y gracias por pasar a comentar

vittt dijo...

los dioses son siempre devorados por su creación y viceversa. hubiera leído la novela.

Maite dijo...

vittt: tal vez algún día sea escrita ;)

NiñoCactus dijo...

Un relato estupendo. Cuánta verdad, a veces nos ensañamos con nuestros protagonistas. Pobres.
Un brindis por las historias amables.
Abrazo casi con nieve

Maite dijo...

Niño Cactus: chin, chin, por los finales felices o al menos, como tú dices, por las historias amables, que buena falta nos hacen! Un gran abrazo

Jesus Esnaola dijo...

Me ha recordado una cosa que leí una vez: dicen que a veces dices lo que piensas pero, no menos veces, acabas pensando lo que dices. Me gusta esa realidad nacida de la imaginación de un artista. Y la venganza de esos personajes maltratados como en "Freaks"

Abrazos, tarde pero seguro.

Maite dijo...

Jesus Esnaola: el escritor tiene el poder de crear, de dar vida a un personaje, de convertirlo en bueno o malo, de darle un final feliz o que le suceda algo terrible, si ellos cobraran vida ¿qué pensarían o harían? Ahí hay mil micros escondidos. Por cierto, confieso que no he visto la peli de La parada de los monstruos, creo que aquí se llamó así, aunque sí he oido hablar de ella. Abrazos.