Visitantes

martes, 19 de octubre de 2010

NANORRELATOS (I)




NAZIMIENTO

Se llamará Adolf y hará historia -dijo el padre

34 comentarios:

Víctor dijo...

El primero me recordó a un dibujo, del 13 de agosto, de este blog:

http://humortonto.blogspot.com/

Además, creo que se parece a uno de los finalistas del año pasado.

Hay que decir que el concurso estaba complicado.

Un abrazo.

manuespada dijo...

Veo que los nanorrelatos vienen pegando fuerte. Los tuyos están muy bien.

Maite dijo...

Víctor: está genial el blog de humortonto, me he reído un rato, son muy originales.
Veo que yo no pequé precisamente de originalidad. Envié algún otro que publicaré por aquí también estos días.
Ultimamente veo muy buenos trabajos en humor gráfico, como en el blog de Galantz, por ejemplo.
Un abrazo

Maite dijo...

Manu: gracias por el comentario, el auge de los nanos creo que ha sido debido al concurso que ha habido recientemente, y me parece un campo a investigar muy interesante

Torcuato dijo...

Me gustó más el segundo.
Un beso.

Ángeles Sánchez dijo...

Me parecen muy buenos Maite.

Un saludo

Anita Dinamita dijo...

El primero es muy bueno, a la segunda lectura reparé en el título que lo borda.
Y el segundo... genial! así mueren las películas, aunque algunas que creíste que con The End tuviste bastante atacan con terribles reencarnaciones (que por supuesto no hay que seguir) ¿pasará igual con las personas?
Tan pequeños y dan tanto de sí...

Su dijo...

Muy buenos.
Me quedaría con el segundo, me parece diferente.
Besos

Maite dijo...

Torcuato: y a mi me gusta que a cada uno os guste uno distinto, porque eso significa diversidad. Un beso.


Angeles: gracias por pasarte y quedarte con los dos. Un abrazo.

Maite dijo...

Anita: muy buena apreciación la tuya. Al final, la vida, es una película, con su trama, con su desenlace, y muchas veces con esa segunda oportunidad. Un beso.


Su: pues ya ves que la paleta de colores permite elegir. Yo creo que se sale un poquito de la norma. Iré poniendo otros a ver cual os va gustando más. Un abrazote.

Anita Dinamita dijo...

Maite ¿quieres unirte al grupo de correo para relatistas? si es así envíame un mensaje... yo no me enteré de este concurso de nanorrelatos :(
Abrazos

Anónimo dijo...

Jolin!!!! cuantíiiiiiisimas formas de hacer literatura!!!! desconocia esto de los nanorelatos, están bastante bien, tienen su punto, impactan, llegan... me dan... ideas :-)

Saludos

Juani

Bicefalepena dijo...

Interesante. Por la misma letra hubo otro que se hizo famoso. El primero espero que acabe en The end, pero el segundo tuvo una buena segunda parte. Con Banderas de protagonista...

Un abrazo

AGUS dijo...

Me gustó mucho la primera. Aunque, claro, no se si debería gustarme... En fin, buenas pulgas.

Un abrazo.

Chula dijo...

¡Qué fácil ha resultado leerte! ;)
Yo no escojo, prefiero quedarme con todo.
Besos.

Maite dijo...

Anita: ahora me apunto al grupo.


Juani: ¿a qué están bien los nanos?
Contar algo en 10 palabras tiene su "intríngulis". A mi me encantan, yo creo que es por su cercanía a la poesía, ya sabes, reglas, estructuras, fondo, forma...
Un abrazo.

Maite dijo...

Bicefalepena: jejeje, me ha hecho gracia este comentario, tiene tu sello :-D Pregúntale a Alegría si quiere hacer el papel de Antonio Banderas.


AGUS: Razón tienes, amigo. Y al padre se le caería el orgullo que sintió al suelo. Habrá más pulguitas. Un abrazo.

Maite dijo...

Chula: y qué fácil me resulta a mí dejarte este abrazo :-D

Alberto Flecha dijo...

Muy buenos, Maite. Los nanorrelatos son muy exigentes porque dependen muchas veces de una gran idea para que funcionen. Y la has tenido.
Un abrazo.

pablogonz dijo...

Me gustan mucho los dos, Maite. Es una especialidad que se te da muy bien. Terreno fértil.
Abrazos,
PABLO GONZ

Lola Sanabria dijo...

A mí también me gustaron los dos.

Par de abrazos sentidos.

Maite dijo...

Alberto: gracias por tu apreciación, la verdad es que me gustan mucho los nanos. Un fuerte abrazo.


Pablo: un gusto oirte decir eso. Parece ser que contra menos palabras digo, mejor se me da, jejeje, espero no acabar quedándome callada ;-) Un fuerte abrazo, Pablo.


Lola: y a mi me gustan esos dos abrazos sentidos por igual. Un beso.

R.A. dijo...

Maite son muy buenso, desde el título( lo de Nazimiento es genial) hasta el punto final.

A mí me parecen dificilísimos este tipo de textos porque se trata de condensar al máximo. En un curso que hice la profesora dedicó una semana a este tipo de micros y a mí me costaba, me costaba....
Un abrazo

Maite dijo...

Rosana: son dificíles porque tienen que tener mucho fondo, y a veces es complicado no acabar cayendo en el chiste o en la imagen superficial. Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Me ha gustado el segundo. Je je je. En medio de la vorágine consumista de estos tiempos, igual podia ser: Muerte: Game over. Resurreccion: Insert coin.

Maite dijo...

Miguel, me parece muy bueno ese nano que te ha salido :-D Voy a ver si hago un insert coin a mi inspiración también. Un abrazo

enmalestado dijo...

Muy buenos. Qué difícil contar una historia con tan pocas palabras

Maite dijo...

enmalestado, es difícil que tenga consistencia, que no quede floja o resulte ser un simple chiste. Un abrazo.

No Comments dijo...

Es la fuerza de los nanorrelatos, muy buenos.

Un saludo indio

Maite dijo...

Como flechas que se clavan contando historias, Indio. Un abrazo.

pablogonz dijo...

Todos los autores tienen distancias en las que funcionan mejor. Desde el hiperbreve, micro, cuento breve, cuento, relato, novela breve, novela, novelón... Hay formas para todos los gustos y todas son literarias. El silencio (existe por ejemplo toda una corriente de filosofía ágrafa que inauguró Sócrates, nada menos) no es sino lo absoluto literariamente hablando: se alcanza con la muerte, claro.
PABLO GONZ

Maite dijo...

Pablo, esto es como los cantantes, que cada uno se desenvuelve mejor en su registro. Lo importante es llegar a saber cuál es el nuestro, sin dejar por ello de explorar otros terrenos, pues a fin de cuentas, eso es el aprendizaje.
El silencio es lo absoluto, buena definición. Es como el blanco, que siendo carente de color, se puede descomponer en todos los colores.
Un abrazo, Pablo

Juan Vásquez dijo...

los dos son muy ingeniosos

Maite dijo...

Muchas gracias, Juan, estos dos fueron la espoleta que provocó la adicción al nano.