Visitantes

miércoles, 13 de octubre de 2010

VENCEDORES VENCIDOS

Algunos lloran, otros ríen, y la mayoría aplaude hasta sentir un intenso dolor  en las manos. Las banderas ondean en acompasado movimiento. Primero extendiéndose altivas, haciendo apología del orgullo adquirido. Al instante, replegándose, como bajando la cabeza en un sincero arrepentimiento por las almas caídas. Muchos entran apoyados en muletas, los más afortunados. Otros lo hacen tullidos, ciegos o con algún miembro amputado. Unos atraviesan la calle con la mirada perdida, otros suben a los tanques buscando el calor de los ojos de quien hace tiempo han dejado. La multitud corre a abrazarse.

34 comentarios:

Alberto Flecha dijo...

Está claro que la línea entre la victoria y el fracaso no está tan clara. Me gusta el desfile de imágenes que van pintando el cuadro con el paso de la alegría a la pena en ese replegar de las banderas. Quizá podías haber hecho más larga la parte inicial, la de la alegría, para meternos más en esa sensación de júbilo y encontrarnos tras las banderas con la otra escena. Sólo es una opinión personal.

Por cierto, has cambiado la imagen del blog. Me gusta. Más sobrio y sobre el lomo de una trucha, para salir a navegar :P

Un abrazo, Maite.

Anita Dinamita dijo...

Sin duda con este principio era difícil no hacer algo emocional
La imagen que construyes es muy clara, no hay vencedores ni vencidos en una guerra, hay personas que la han sufrido y que agradecen el final.
Un abrazo

Torcuato dijo...

Y mientras los peces gordos se mofan de todos.
Me ha gustado mucho maite pero veo que no ha habido éxito en el concurso.
Un beso.

woody dijo...

Al principio me ha venido a la mente "Ensayo sobre la ceguera", del gran Saramago

Maite dijo...

Alberto: puede que tengas razón, ya sabes, iba para la SER y se me acaban enseguida las palabras, así que no podía recrearme demasiado en las escenas. Quizás haya otro un poquitino más largo. Y pensándolo bien, con el tema de las guerras, me sale más la tristeza que la alegría, es posible que haya sido una jugada del subconsciente.

Me alegra que te haya gustado la nueva apariencia del blog. A mí también me gusta :-D

Maite dijo...

Anita: te doy la razón en todo. La frase iba encaminada hacia los sentimientos. Y el sentido del micro era exactamente ese, creo que todos pierden. Un beso.


Torcuato: nada chico, no ha habido suerte, pero no pasa nada, ahí continuamos.


Woody: anda que no dices tú nada!!! el gran Saramago. Ensayo sobre la ceguera es uno de mis libros preferidos. Un abrazo enorme

Miguel dijo...

Estoy con el sentir general: en una guerra todos pierden, unos más que otros, pero todos pierden. Y sin embargo sigue repitiéndose.

Espero que tengas suerte en el concurso.

Saludos

Maite dijo...

La suerte ya está echada, Miguel, otra vez será. Era consciente de que en esta ocasión las posibilidades eran escasas, pero el tema, el del horror de la guerra, se merecía al menos el huequecito. Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

La guerra nunca se termina de verdad. Siempre hay alguna guerra. Pública o privada. Pero si tú le escribes un final, espérate que yo la paro.

Blogsaludos

Maite dijo...

Adivín, yo creo que el final de este micro podría valer, ¿por qué no nos matamos a abrazos o a besos? Mira que es mucho más fácil, y seguro que las heridas no serían profundas, tan sólo los sentimientos.
Un abrazo+beso para empezar esta reivindicación.

Elèna Casero dijo...

Vengo del blog de Daniel Sánchez Bonet. Veo que tenemos la misma afición, mejor diría yo el mismo veneno.
Una vez empiezas con esto de los microrrelatos te engancha, te peleas con ellos, los dejas, los tomas. Una gozada.

Un saludo

Maite dijo...

Elena: gracias por dejarte "redireccionar" por Daniel y pasarte por aquí. Efectivamente, esto es como una pequeña droga, una vez que se empieza, no se puede parar. Para mí también es una auténtica gozada. Un fuerte abrazo, Elena.

Su dijo...

Es lo que queda ante una situación traumática. Una misma experiencia pero infinidad de consecuencias, tantas como personas la han vivido.
Muy bueno

Maite dijo...

Miles de historias, Su, miles. Gracias por tu estupendo comentario.

AGUS dijo...

Me gusta que incidas en la otra cara de la guerra. En las víctimas que se quedan en casa.

Un abrazo

Maite dijo...

Ya ves Agus, una guerra tiene tantas caras, y tantísimas historias. Un abrazo. Gracias por pasarte.

Lola Sanabria dijo...

Duro, durísimo. Me puso los pelos de punta.

Abrazos.

Maite dijo...

Sí Lola, es especialmente duro porque aún estas imágenes forman parte de la realidad, en una gran parte del mundo.
Gracias por dejar aquí huella de tu sensibilidad. Un abrazo.

manuespada dijo...

Como siempre dice mi padre, en las guerras, siempre, todos pierden. Muy real y conmovedor.

Maite dijo...

Muy sabio él, Manu. Terribles disfunciones las humanas. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Este también me gustó, me encantó por fuera (las palabras están en su punto) y me emocionó por dentro, por muy guerras que sean las guerras les puede un abrazo

Un abrazo
Juani

Explorando Lilliput dijo...

Ana, es muy bueno y en esta final había un relato con temática parecida. Sin decir nada vas describiendo y eso ya e sla historia.

Ánimo, la frase de esta semana se las trae pero hay más tiempo.

Saludín

Explorando Lilliput dijo...

Maite perdona. Te he llamado Ana porque os he agregado a las dos en mis enlaces y me he vuelto loca.

Sorry el comentario sigue igual sólo cambia le nombre.

Maite dijo...

Juani: pues es más de lo que se puede pedir, que a alguien le guste la forma y el fondo, aunque no tenga finales que sorprendan, es un lujazo.
Gracias por compartir. Un fuerte abrazo.


Explorando Lilliput: jejeje, no pasa nada, lo importante es que el relato te haya agradado. La verdad es que está duro el concurso, pero me alegro infinito por Elena y Rosana, a quienes he leído y tienen micros excelentes (sin menospreciar el relato ganador, a cuyo autor no conozco). La frase de esta semana ya me ha sugerido varias cosas, veremos qué sale. Un abrazo fuerte.

Maite dijo...

Rosana: ya ves que yo también ando espesa, que he hablado de ti en tercera persona :-D

HÉCTOR RIVERO dijo...

En este planeta no hay vencidos ni perdedores.Solo hay corazones que se apagan o se encienden. Me gusta mucho, y la serenidad que transpira la nueva imagen del blog. Abrazos.

Maite dijo...

Héctor, pensamiento positivo el tuyo, porque un corazón apagado creo que tiene más posibilidades que un corazón vencido.
¿Te gusta la nueva imagen? Yo creo que sí, que es más serena, y más luminosa, además de permitir una mejor lectura (a mi juicio). Un fuerte abrazo.

vittt dijo...

en la guerra nadie gana. solo que algunos pierden dos veces.

Maite dijo...

Así de escueto, claro y contundente, vittt. Desde aquí te mando un abrazo pacífico.

Bicefalepena dijo...

Claro está que no hay quien gane en esto de las guerras. Ni banderas, ni aplausos...
Nos quedaremos con el silencio, porque forma parte de la música y con el abrazo final.

Un abrazo y genial relato.

Claudia Sánchez dijo...

Mira, ya fui y vine varias veces y finalmente te lo diré. Muchos lectores, sobre todo de micros, solemos detenernos y regodearnos en las formas y los recursos, más que en el contenido en sí. Vale decir, nos preocupa menos qué se cuenta que cómo.
En este caso Maite, los sentimientos arrasan con todo y hasta la excelente narrativa pierde relevancia frente a la realidad desnuda que exhiben tus letras. Es un relato dolorosamente fantástico.
Abrazos,

Maite dijo...

Bicefalepena: pues callemos y fundámonos en un fuerte abrazo.



Claudia: Me has asustado cuando has comenzado con esa frase de "finalmente te lo diré" Luego poco a poco he ido esbozando una sonrisa, porque pensaba que iba a ser una crítica feroz, y me hubiera encantado también ¿eh? que conste que prefiero que la gente diga lo que siente y piensa, y al final ha sido la mejor critica que he tenido en mi vida. Bueno, pues aquí me tienes, con los pelos de punta leyendo tu comentario.
Es muy cierto que muchas veces, tal vez demasiadas, hipotequemos el sentimiento en aras del impacto, la forma, y los recursos, como bien dices. Yo también creo que un micro es reflejar un instante, un pasaje, un segundo, un momento, y eso, no se puede hacer sin imprimirle todos los sentidos, hasta el del corazón.
Gracias, Claudia, ya sólo espero que la próxima vez no tengas que estar en ese ir y venir constante antes de escribir. Un fuerte abrazo.

Baizabal dijo...

Bien bien bien, me gusta la construcción del ambiente, sabemos que es una guerra sin que lo digas. Tal vez sobraría "Todo ha terminado" para cerrar únicamente con "La multitud corre a abrazarse". ASí daría otra posible interpretación, de salvación o perdición total.


Un abrazo

Maite dijo...

Sí, Baizabal, tengo dudas de esa frase. Quería darle un final a la guerra, y de ahí la contundencia de la frase, pero cada vez que lo leo, siento que es posible que sobre. Gracias por la aportación. Un beso.