Visitantes

viernes, 29 de octubre de 2010

SE BUSCA

Aquel día vi como tras una agria discusión, al ir creciendo su enojo, su rostro se iba tiñendo de púrpura e hinchándose rápidamente como un globo. Cuando percibí que sus ojos casi estaban fuera de las órbitas, le grité “¡vas a explotar!” Asustado, comenzó a expulsar de golpe todo el aire, y con un chirrido sibilante comenzó a hacer vertiginosos círculos, elevándose hacia el cielo. Han pasado ya dos meses, y aún lo sigo buscando.

34 comentarios:

Ángeles Sánchez dijo...

Muy bien Maite, vemos cómo se desinfla el personaje, buena imagen la que has creado.
Un abrazo.

Chula dijo...

Bueníiiiisimo. Miraré al cielo a ver si te puedo ayudar en la búsqueda.
Besos.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Creo que se podría pulir un pelín más, porque la idea es de 10, y veo un 9 en este microrrelato.
Quizá hubiera jugado con la idea de que es un globo, pero sin decirlo en ningún momento, para luego engañar al lector.

Repito, es un microrrelato sobresaliente.

Torcuato dijo...

priiiiiiiiiiiiipriiiiiiiiiii-
Está allí, encima del kiosko.
Muy bueno.
Un beso Maite.

Bicefalepena dijo...

Es que hay cabreos y cabreos. Espero que cuando la protagonista encuentre al globo éste esté completamente desinflado.
Buena idea.
Un abrazo

AGUS dijo...

Es un micro fresco, brillante y con ese puntito canalla que tanto me gusta. Además destila un aire fantástico y surrealista. Aunque detrás de las risas, esconde una lúcida reflexión acerca de la relatividad de las cosas. En tu línea de matrícula, Maite.

Un abrazo y buen finde.

Alberto Flecha dijo...

Me encantan estos micros con imágenes tan de cómic, de dibujos animados. Te ha quedado estupendo.
Un abrazo

Víctor dijo...

Muy bien, Maite. Sigue esa linea porque apunta alto. De verdad.

Un abrazo.

Pedro dijo...

Quiebras la realidad con un golpe de ingenio. Me gustó.

Un abrazo.

Maite dijo...

Angeles: adivina quién me inspiró este relato ;-) ¡gracias!
Un abrazo



Chula: jajaja, estará colgando de alguna farola, si lo encuentras...avísame! :-D

Maite dijo...

Daniel: la verdad es que le di vueltas al tema, pero te para hacer lo que tú dices, se me alargaba demasiado para el efecto rápido que quería imprimirle al relato. No sé, tal vez sea un micro futurible (con revisión futura) Aunque me gusta así :-D
Un abrazo!

Maite dijo...

Torcuato: gracias por acompañar tu onomatopeya al relato, así queda completo!



Bicefalepena: afortunadamente, casi siempre nos desinflamos tras un monumental cabreo ;-)

Maite dijo...

Agus: sin duda alguna, con el comentario que me has hecho, ya va a ser un inicio de finde estupendo. Además, debo decirte que siempre espero tu lectura con ganas de ver tu interpretación, porque siempre lo clavas. Un fuerte abrazo y repon fuerzas.




Alberto: debo de confesar que a mi también me gustan, son unas imágenes fantásticas, y todo un reto reflejarlas con letras.
Un abrazo

Ángeles Sánchez dijo...

;-)

gracias a ti por escribirlo

Maite dijo...

Víctor: parece que estoy conquistando al maestro! ;-) es broma. Gracias por tu comentario, es muy gratificante. Un fuerte abrazo.



Pedro: que un "gigante" de la imaginación me haga este comentario...me enorgullece. Un fuerte abrazo.

pablogonz dijo...

Perfecto, Maite. Incorporas con total tranquilidad el elemento fantástico. Y resuelves con precisión.
Un excelente trabajo,
PABLO GONZ

Jesus Esnaola dijo...

Buen microrrelato Maite. La imagen creada es estupenda. Quizá da miedo pensar en que no explota yendo un poco contranatura y es eso precisamente lo que hace que se haya perdido, que no se le pueda encontrar.
Tal vez a ciertas alturas sea inútil cambiar.

Estoy de vuelta. Un abrazo.

woody dijo...

Me hizo reír, Maite, y me sorprendió. Se busca eso en un micro, ¿no?

Maite dijo...

Pablo Gonz: sólo espero que la imagen resulte tan graciosa para el lector como lo es para quien lo ha escrito (yo misma). Además intento, como apuntaban por ahí arriba, ver la relatividad de ciertos momentos, que debieran ser puntuales.



Jesus: que gusto tenerte de vuelta! Te hemos echado de menos y te hemos envidiado.
A mi me encantaba inflar un globo y luego soltarlo, dejando que el aire saliera a chorro, y ver como se iba chocando contra las paredes, haciendo además un silbido extraño, me reía muchísimo. Este micro debe ser algo que se quedó por ahí en el subconsciente.
Un abrazo

Maite dijo...

Woody: esa puede ser una de las características del microrrelato, pero no siempre tiene porqué llevar ese factor sorpresa (aunque a mi me encantan cuando lo tienen y te arrancan una sonrisa, o un pensamiento/reflexión)
Un abrazo y gracias por sonreir y sorprendente, para mí sí que es lo que quiero provocar en el lector. Un abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Te gustó por eso lo sigues buscando,
es un placer pasar por tu casa.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo

Lorena dijo...

Me pareció muy bueno tu microrrelato, y el blog en general, recién empiezó a leer relatos así, y me parece que encontré un buen referente. Saludos

Stewart dijo...

Es simplemente mágico, Maite.

Soy Stewart de Cuenticos Cuánticos, es un placer pasear por tu relatos y descubrir giros y sorpresas por todas partes.
Espero el próximo micro con ansia!

Un saludo

Lola Sanabria dijo...

A mí me parece que así está perfecto. No hay que engañar al lector. En todo caso reservarse información. Pero este no es el caso. Buen desarme del contrincante, buenísimo final. Me encantó.

Besos a puñados.

Maite dijo...

Ricardo Miñana: el placer es mio. Bienvenido!!



Lorena: un gusto tenerte por aquí, espero que encuentres historias que te saquen sonrisas, te sorprendan o te hagan pesnar. Un abrazo y bienvenida.

Maite dijo...

Stewart: y yo ansío verte por aquí en los próximos relatos. Un abrazo, estaré también por los cuenticos



Lola: me dejas sin palabras, sólo me quedan abrazos, así que todos para ti!!!

Claudia Sánchez dijo...

Pues para mí está muy bien Maite. Tiene esa mezcla de realidad y fantasía, fundidas con total naturalidad en un toque de humor. Redondo!
Besos,

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

Rectifico mi comentario. El microrrelato está perfecto.

Quizá, en una primera lectura quise ver otra día.

Gracias por abanderar la difusión del género.

Maite dijo...

Claudia: gracias por pintar un círculo perfecto con tu comentario. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo.



Daniel: es un placer volverte a ver por aquí, el microrrelato tiene ese poder, el de darnos visiones diferentes, en diferentes lecturas. Gracias por volver y ojalá logremos acercar el género cada vez a un mayor número de gente. Un fuerte abrazo.

R.A. dijo...

Estoy de acuerdo con Lola, es redondo tal y como está.
Perdón por mi tardanza en aparecer pero sois tantos que me pierdo, de verdad. Al abrir el blog además ha aumentado el núemro de bitácoras dedicadas al género y madremía no da una a basto. Yo conocía unas 9 o 10 y ya me parecían muchas :DDDD
Un saludín

Elèna Casero dijo...

A mi me ha gustado mucho, con una amplia sonrisa.

REdondo como un globo

Maite dijo...

Rosana: no te preocupes, hay mucha gente escribiendo en la red y es imposible llegar a todo el mundo, esto se trata de disfrutar, aprender y leer buenas historias, cuando a uno le apetece, bastantes obligaciones tenemos como para imponernos más!!! Un abrazo y gracias por pasarte




Eléna: gracias por la sonrisa

Anita Dinamita dijo...

Maite, creo que has reflejado muy bien la imagen corporal de la ira, y que al reconocer la ira del otro y hacerle ver como estaba, has ayudado a que no explote, pero con tal cabreo no quedaba otra que subir volando... quien sabe si se habrá desinflado por el camino y esté en cualquier parte con la calma de haber rebajado la emoción, o al verse ahí arriba se ha vuelto a llenar de ira y finalmente explotó.
Este relato dice mucho más de lo que tu escribiste y eso siempre es algo excepcional.
Un abrazo calmadito

Maite dijo...

Anita: quería reflejar ese estado del hombre, cuando uno parece que está tan encolerizado que va a explotar, y la banalidad del mismo acto, representado en un desinflarse rápidamente.
Todos los relatos tienen más de una lectura, son pequeños mensajes encriptados.
Un abrazo