Visitantes

lunes, 4 de octubre de 2010

ON

28 comentarios:

Torcuato dijo...

Redondo, como la bola donde vive este Papá Noel.
Un beso.

Maite dijo...

Parece ser que hay más gente de la que creemos observándonos :-D Un beso, Torcuato.

Claudia Sánchez dijo...

Muy bueno Maite! Y tu comentario... hummm, se viene un cortito me parece... ;-)
Saludos!

Maite dijo...

Ey, Claudia, me encanta sentirme musa de un cortito :-) Espero a leerlo... ya! Un beso.

Alberto Flecha dijo...

Siempre había pensado que las figuras de dentro de esas bolas tenían que vivir amargadas. Están encerradas y no pueden jugar con el resto de los juguetes, sumergidas en agua y, además, cada vez que alguien se fija en ellos viene, los agarra y los pone cabeza abajo. Así que hago un llamamiento: ¡hay que liberarlos ya!
Me has ablandado el corazón, Maite.
Besos.

Maite dijo...

Jejeje, Alberto, no soy yo quien te ablanda el corazón, ese venía ya de serie ;-)

vittt dijo...

la nieve mejor en la cabeza que en los pies

No Comments dijo...

¡No me digas que hay vida dentro de esas bolitas! Pobres, y yo sin darme cuenta. Ahora mismo voy a liberarles, jejeje

Un saludo indio

Maite dijo...

vittt: si vieras la nieve que suelo tener yo por aquí, es de la cabeza a los pies, sin posibilidad de elegir :-D

Maite dijo...

Sí, Indio, si te fijas bien le verás poner los ojos en blanco cuando lo pones cabeza abajo!! Un abrazo

Anita Dinamita dijo...

Y después del día de hoy un montón de bolitas de nieve fueron liberadas, un ejército vengativo de Papás Noeles metieron a los humanos en una gran bola de cristal.
Muy lindo cuentito Maite, pero se ve que tiene vida propia.
Abrazos

Patricia dijo...

Ojalá pudiéramos liberar a todos los juguetes de su cárcel de plástico o madera.
(Y hagámoslo rápido, no sea que pase lo que presiente Anita y un día seamos nosotros los que estemos fijos en una estantería).

Jesus Esnaola dijo...

A mí me deja un poso de tristeza tu micro, Maite. Más que a Papá Noel, veo a toda esa familia que ha olvidado cómo disfrutar de la navidad, casi cómo disfrutar. Menos mal que dejas una ventana abierta a la esperanza, viene un bebé, veremos qué les enseña el pequeño.

Muy bien, Maite.

Un abrazo.

Maite dijo...

Anita: así me gusta, haciendo que el micro cobre vida. Un fuerte abrazo.

Maite dijo...

Patricia: tal vez sólo tengamos que volver a sentirnos niños, con eso es muy posible que los juguetes se liberen por sí sólos :-D Un abrazo

Maite dijo...

Jesus: déjame que te de un aplauso por tu buenísima lectura. Eso era exactamente lo que quería mostrar con este relato, el olvido de las cosas importantes, de los momentos infantiles para hacernos "demasiado adultos". Sólo cabe la esperanza a través de la nueva vida que se crea y que vuelve a dar sentido a todo. Un fortísimo abrazo (seguimos en sintonía)

Adivín Serafín dijo...

La navidad. Fechas que poseen gente a favor y en contra. La navidad. Siguen sonando las bombas que ahuyentan la paz, enriqueciéndose los ricos que no tienen corazón, dando discursos los reyes de la información privilegiada,... La navidad. Ni a favor ni en contra. Solo vivir tranquilo.

Blogsaludos

Maite dijo...

Así es, Adivín, la Navidad siempre tiene adeptos y detractores. Pero mientras nos montan un decorado de regalos, magia, comilonas y supuesta armonía, la gente sigue sufriendo. Eso, parece ser que, es la vida. Un abrazo.

Miguel dijo...

La Navidad cada vez es más un momento en el que nos hinchamos a comer, a beber, y a trabajar poco.

Al menos la Navidad que cuentas aquí tiene su punto más alegre que la que hoy tocó en mi entrada.

Saludos

Maite dijo...

Miguel, es verdad que la Navidad, como muchos otros momentos de la vida se ha desvirtuado mucho, pero no estoy de acuerdo en que es una época de poco trabajo!!!! para mí es horrible :-D Se nota que se acercan estas fechas que ya a todos nos empiezan a inspirar, a unos historias más negras y a otros más blancas. Un abrazo.

DANIEL SÁNCHEZ BONET dijo...

A mí lo que más me sedujo fue la narración ágil.
No tanto el argumento.

8

Maite dijo...

Daniel, me gusta tu comentario. Sé que tu ojo crítico observa bajo el prisma de la calidad y la mejora, y eso me parece muy saludable. Sé podrá estar más o menos de acuerdo con la opinión, pero repito, me parece saludable. Gracias por comentar.

manuespada dijo...

Maite, a mí me ha recordado a Ciudadano Kane, a la bola de Rosebud, a la infancia perdida del protagonista. Cuando muere recuerda esa bola, su infancia, la nieve, el trineo...

Maite dijo...

Manu, recuerdo (aunque algo vagamente) esa escena. Lo que dices es precioso y evocador. Los recuerdos no sólo están en la mente, también lo están en los objetos. Un fuerte abrazo.

Miguel Baquero dijo...

Siepre puede surgir la oportunidad de dar la vuelta a los viejos juguetes y que todo vuelva a empezar. Me ha gustado mucho el micro, aunque a mí esas bolas de nieve, no sé por qué, siempre me han causado una gran melancolía.

Maite dijo...

Miguel Baquero: pues me alegro muchísimo de que te haya gustado. Hay que vivir la vida como ciclos, vueltas concéntricas y nuevas oportunidades. Un secreto, a mi también me producen melancolía, supongo que algo se nota en el relato. Un fuerte abrazo.

Lola Sanabria dijo...

No me gusta la Navidad y vas tú y haces este micro de abandonos.Me ha entrado la morriña total, Maite. Lo has hecho muy bien, mi niña.

Besos.

Maite dijo...

Querida Lola: debo confesarte que mi sentimiento hacia la Navidad es más bien de rechazo, pero siempre hay personas/historias que ponen un remiendo a este sentimiento. Un besito grande.