Visitantes

domingo, 13 de junio de 2010

SEÑA DE IDENTIDAD

Había perdido su sombrero, y con él, su personalidad. Ya no existían las mañanas, ni la compañía, y mucho menos el cariño. Los años desaparecieron por arte de magia. Los campos vaciaron sus viñas y los soñadores, se quedaron sin sueños. Agotadas las esperanzas, en un quiosco una revista hizo un guiño, y allí, la ene, encontró su sombrero, y con él su seña de identidad.

4 comentarios:

Alberto Flecha dijo...

Genial, contado de una forma elegante y bonita. Leyéndolo me pregunto dónde está la frontera entre el microrrelato y la poesía.¿Hay acción? No sé, es pura lírica.

Un detalle: todos desaparecen sin el sombrero. Menos los años, esos se transformaron.
(Bah, una tontería :P)
>......>

Víctor dijo...

Maite, te felicito. Me gustó mucho este micro. Está trabajado, y tiene mucha chispa. Enhorabuena.

Un saludo.

Maite dijo...

Alberto, la poesía y el micro tienen mucho que ver, y mas para mi, que tuve mis orígenes literarios en los versos.

Y...mi querido Flecha, ya sabes que lo que no muere...se transfoma ;-)

Un abrazo de los mios, mayúsculos.

Maite dijo...

Víctor, me alegra que te haya gustado este pequeño homenaje a una letra que tanto nos diferencia y caracteriza.

Un fuerte abrazo